.

Jake Belcher

Robótica

Fabricación 4.0: robots seguros y humanos que se sienten seguros

1

Si las personas pudieran trabajar codo con codo con las máquinas sin exponerse a riesgos se produciría un aumento de productividad y eficiencia en la manufactura. Y eso es justo lo que está intentando Veo Robotics, cuyo enfoque consiste en abordar a los robots como si fueran caballos

  • por Mike Orcutt | traducido por Ana Milutinovic
  • 26 Septiembre, 2018

Los fabricantes de coches llevan décadas usando robots de trabajo en sus fábricas. Pero estas enormes máquinas industriales son demasiado torpes y peligrosas para que los humanos puedan colaborar con ellas codo con codo de forma segura. Y eso es justo lo que está intentando solucionar la start-up Veo Robotics. Su enfoque consiste en desarrollar trabajadores robóticos capaces de trabajar de forma segura junto a sus compañeros humanos (ver Cómo convertir a los robots asesinos en compañeros inofensivos).

La vicepresidente de ingeniería de Veo Robotics, Clara Vu, se subió al escenario de la reciente conferencia EmTech  del MIT Technology Review para explicar que los robots de Veo no son capaces de moverse rápido ni de romper cosas, porque las cosas que romperían serían personas. Resulta impresionante que ya haya varias empresas de fabricación probando la tecnología de Veo. Gracias a estas pruebas, podemos empezar a imaginar escenarios en los que humanos y robots industriales trabajan de forma segura unos junto a los otros (ver Cobots: robots nacidos para trabajar codo con codo con humanos).

Los fabricantes, especialmente los de automóviles, necesitan robots porque son mucho mejores y más eficientes que los humanos para tareas como soldar, levantar y mover piezas pesadas. Por su parte, los humanos son mucho mejores que los robots para labores como unir partes pequeñas, algo que requiere precisión, manipulación fina y sensibilidad. Debido a esto, mientras que la soldadura se ha automatizado casi por completo, la línea de ensamblaje final (la última fase antes de que un automóvil pueda salir de la fábrica) se sigue pareciendo mucho al proceso que se seguía hace 100 años. Básicamente, en esta última fase hay "cientos de trabajadores haciendo cientos de tareas casi completamente de forma manual", explicó Vu.

En teoría, si los humanos y sus homólogos robóticos pudieran trabajar codo con codo, las tareas como el ensamblaje final podrían completarse de manera más eficiente. Pero en este momento el riesgo de que los humanos acaben lesionados (o algo peor) sigue siendo demasiado grande, y las normas de seguridad requieren que los robots se mantengan separados, a menudo en jaulas. Para solucionarlo, Veo está utilizando sensores tridimensionales, visión inteligente y software para crear representaciones de su entorno inmediato que permitan a los robots detectar y evitar a las personas.

Vu comentó que la compañía se ha asociado con tres de los fabricantes principales, uno de automóviles, otro de productos envasados ​​para el consumidor y un proveedor automotriz de primer nivel. Según explicó, están trabajando con ellos en "ensayos de prototipos tempranos" para probar los sistemas de Veo. 

Pero no se trata solo de crear robots más seguros: los humanos también necesitan cierta tranquilidad. "Para que un trabajador de línea pueda acercarse a ese robot, no solo es necesario que la máquina sea segura, él trabajador también debe sentirse seguro", afirmó. Así que Veo está trabajando en modelos de colaboración entre humanos y robots con un enfoque similar al de un granjero que trabaja con un caballo. La responsable detalló: "Ese caballo puede hacerte daño, pero sabes que no lo hará, porque conoces cómo piensa y cómo hay que interactuar con él".

Robótica

 

La inteligencia artificial y los robots están transofrmando nuestra forma de trabajar y nuestro estilo de vida.

  1. Un robot aprende a usar herramientas mediante observación y experimentación

    Sin ningún tipo de orden ni entrenamiento explícito, la máquina ha descubierto por sí misma cómo usar y mover distintos objetos que no había visto antes. Para lograrlo, combina información previa con su propia experimentación y observa a los humanos mientras manipulan las cosas

  2. La importancia de que este dron sea capaz de posarse como un pájaro

    Un simple mecanismo de agarre, que imita los posados de aves y murciélagos, permite que los vehículos aéreos no tripulados ahorren energía al apoyarse en salientes y postes. Cuando se cuelga boca abajo puede permanecer largos tiempos observando con todos sus rotores apagados

  3. La próxima Alexa podría tener un cuerpo físico para no ser tan tonta

    El responsable del asistente de voz de Amazon cree que los sistemas de inteligencia artificial deben tener la capacidad de ver y explorar el mundo para alcanzar una comprensión real sobre él. Su cárcel computacional limita su experiencia a la lingüística pura, una de las áreas más complejas