.

Urban Isthmus | Flickr

Móvil

Las 'apps' como Tinder aumentan el desequilibrio de género a la hora de ligar

1

Se suponía que los servicios de citas 'online' iban a equilibrar el comportamiento del cortejo de hombres y mujeres, pero está siendo justo al revés. Su diseño fomenta que los hombres inicien el contacto y las mujeres esperen. Pero nuevas 'apps' como Bumble podrían revertir la situación 

  • por Emerging Technology From The Arxiv | traducido por Ana Milutinovic
  • 22 Octubre, 2018

Una de las características curiosas del cortejo humano es la asimetría entre los roles que adoptan hombres y mujeres. Gracias al aumento de los servicios de citas online y las importantes bases de datos que generan, en los últimos años, los investigadores han comenzado a estudiar este fenómeno en detalle. Sus hallazgos muestran que, en general, los hombres tienden a iniciar el contacto y las mujeres, a menudo inundadas de solicitudes, son más selectivas con sus respuestas (ver Tinder obliga a las mujeres a ser selectivas y a que a los hombres les guste cualquiera).

Pero los servicios de citas online están cambiando este esquema, e incluso pueden estar alterando la propia la naturaleza de la sociedad (ver El (posible) efecto Tinder: parejas más estables y más interraciales). Por lo tanto, no debería sorprender que también tengan un efecto en los distintos comportamientos de hombres y de mujeres. Así que cabe preguntarse si realmente está pasando algo así.

Eso es lo que han intentado averiguar la investigadora de la Universidad de Oxford (Reino Unido) Rachel Dinh y sus colegas. Para ello, el equipo ha analizado cómo el el comportamiento de citas online en la página web de citas eHarmony en Reino Unido ha ido cambiando lo largo de 10 años.

Sus resultados revelan que la asimetría en el comportamiento de hombres y mujeres efectivamente ha cambiado. Pero al contrario de lo que esperaban, en lugar de reducirse, la diferencia de comportamientos entre géneros es cada vez mayor.

Su método es relativamente sencillo. Dinh y sus compañeros empezaron analizando la actividad de los perfiles y mensajes de 150.000 usuarios heterosexuales de la página web entre 2007 y 2018. Después, extrajeron estos datos para determinar el número de personas diferentes con las que cada usuario se comunicó y si el contacto fue iniciado por un hombre o por una mujer. Dada la duración del estudio, los investigadores fueron capaces de identificar cambios a lo largo del tiempo.

Los resultados muestran que los hombres siempre tienen a iniciar el contacto. Pero con el paso del tiempo, esta diferencia ha aumentado, un hallazgo que Dinh y sus colegas describen como contradictorio. La investigación detalla: "Aunque al principio esperábamos que las citas online crearan un campo de juego más equitativo para que las mujeres las inicien, los resultados muestran que los hombres inician los contactos cada vez más".

Los investigadores creen que saben el porqué. Sugieren que las mujeres no tardan en darse cuenta de que es muy probable que reciban muchos mensajes, por lo que se van acostumbrando a esperarlos. Por el contrario, los hombres se están dando cuenta de que tienen poco perder, lo que les anima a aumentar sus intentos de contacto.

Los miembros del equipo ofrecen una explicación adicional: "La introducción y la popularidad masiva de aplicaciones de citas para móviles como Tinder en 2014 también podría explicar la disminución acelerada de la iniciación femenina en los años siguientes, a medida que las citas online se hicieron más populares, y a los hombres les costaba menos esfuerzo psicológico enviar mensajes".

Eso arroja unas ideas interesantes sobre cómo está evolucionando el comportamiento de las citas online. Claramente, una cuestión importante es el coste de enviar mensajes y responderlos. A los hombres les cuesta poco, mientras que las mujeres pueden llegar a retrasar sus respuestas por temor a parecer demasiado ansiosas. Este tipo de pensamiento parece estar impulsando el cambio en el comportamiento.

Curiosamente, han surgido varios sitios de citas que intentan modificar esa situación. Dinh y su equipo apuntan a Bumble, una app de citas en las que solo las mujeres pueden iniciar el contacto. Una faceta importante de este servicio es que la mujer tiene solo 24 horas para iniciar una conversación, después de eso, la posible pareja desaparece. "La preocupación de que responder muy rápido equivale a un exceso de entusiasmo desaparece porque la aplicación no deja otra opción", afirman Dinh y compañía.

Eso cambia significativamente el cálculo. La investigación detalla: "Al modificar el funcionamiento tradicional del mercado, Bumble restringe estratégicamente un comportamiento para que los usuarios puedan salir de ese desequilibrio (caracterizado por mensajes de baja calidad y bajos índices de respuesta) y la cosa se vuelva más equitativa".

Aún no está claro si este tipo de funcionamiento ganará más popularidad. Pero el ejemplo de Bumble demuestra el comportamiento online puede evolucionar rápidamente. Desde su lanzamiento en 2014, el servicio no para de crecer y actualmente ya cuenta con 35 millones de usuarios, según datos de la compañía.

En el futuro será interesante ver cómo estos hallazgos se relacionan con las interacciones en el mundo real, donde aún cuesta iniciar un contacto de forma tradicional y el miedo al rechazo sigue presente. En esos escenarios, es probable que los cambios en el comportamiento sean más lentos.

También es posible que ligar online en Reino Unido sea significativamente diferente otras partes del mundo. Así que otra línea para un trabajo en el futuro sería ver cómo el comportamiento varía geográficamente. Cuando se trata de minería de datos sobre citas online, hay mucho oro que sacar.

Ref: arxiv.org/abs/1809.10032 :Computational Courtship: Understanding the Evolution of Online Dating through Large-scale Data Analysis

Móvil

Qué significa estar constantemente contectados unos a otros y disponer de inmensas cantidades de información al instante.

  1. A la caza del píxel falso: estas 'apps' descubren imágenes manipuladas

    Dos 'start-ups' han desarrollado aplicaciones para nuestro 'smartphone' que utilizan algoritmos con el fin de averiguar si una fotografía ha sido modificada. Su tecnología podría ser muy útil para detectar 'deepfakes', vídeos falsos creados por inteligencia artificial

  2. El teclado QWERTY mantiene su reinado, aunque tiene nuevos rivales

    Desde que se popularizaran las primeras máquinas de escribir hace casi 150 años, el teclado QWERTY es el gran favorito. Dispositivos que captan los movimientos de nuestros dedos o cascos que descifran la actividad cerebral intentarán destronarle, pero estamos demasiado acostumbrados al teclado del ordenador

  3. Las huellas digitales destapan a los troles rusos de Twitter

     Un equipo de investigadores ha analizado tuits publicados por troles rusos para influir en las elecciones estadounidenses de 2016. Estudiando sus patrones de comportamiento, han descubierto que sus campañas de desinformación eran más ambiciosas: su actividad aumentó antes de los comicios franceses y alemanes