.

Ms. Tech

Computación

El IPFS acorrala al HTTP para que internet sea más seguro y democrático

1

El Sistema de Archivos Interplanetarios de Couldflare permite compartir datos entre pares de forma más eficiente que los modelos anteriores. Si se populariza, podría convertirse en la base de una nueva red controlada por los usuarios en lugar de por las grandes empresas de tecnología

  • por Mike Orcutt | traducido por Ana Milutinovic
  • 24 Octubre, 2018

La promesa más exagerada que probablemente han hecho los fanáticos de blockchain (cadena de bloques) es que esta tecnología podría crear la base para un nuevo tipo de internet. Sería una nueva red en la que el control sobre quién accede a las páginas web estaría distribuido entre los usuarios en vez de quedarse en manos de un puñado de grandes empresas como Amazon y Google. La idea es que ese tipo de red distribuida (o "descentralizada", en el lenguaje de blockchain) sería más resistente a los ataques de denegación de servicio (DDoS, por sus siglas en inglés), a la censura e incluso a los desastres naturales. No habría ningún tipo de error que pudiera hacer colapsar el sistema.

Los componentes de la web descentralizada están empezando a emerger. Pero aunque aún no están listos para su uso a nivel masivo, hay una empresa llamada Cloudfare que lo está intentando. Esta compañía obtiene sus beneficios alojando contenidos de internet en servidores remotos y utilizando algoritmos para que lleguen a los usuarios lo más rápido posible. El primer elemento para lograrlo es lo que la compañía llama "puerta de enlace", una interfaz a la que cualquiera podría conectar una página web y comenzar a servir datos almacenados en una red de intercambio de archivos punto a punto llamada Sistema de Archivos Interplanetarios (IPFS, por sus siglas en inglés).

Cloudflare pretende que el IPFS se convierta en una alternativa legítima al acrónimo de cuatro letras con el que empiezan casi todas las direcciones de internet: HTTP (que significa protocolo de transferencia de hipertexto). En el fondo, HTTP es un conjunto de reglas para controlar cómo se entrega la información a los usuarios de internet. A diferencia de HTTP, en el que los datos se identifican por su ubicación, IPFS identifica los datos con huellas criptográficas únicas que no se pueden falsificar. En lugar de solicitar contenido a través de la dirección IP del servidor donde está almacenado, los usuarios de IPFS deben solicitar la huella digital del contenido.

El jefe de criptografía de Cloudflare, Nick Sullivan, afirma que este enfoque puede hacer que internet sea más fiable, ya que los usuarios no tienen que depender de terceros para recibir los datos reales que solicitaron. El experto detalla: "Si sabemos lo que queremos obtener, no nos podrían engañar para que descarguemos otra cosa". La red IPFS funciona de forma similar a otros servicios de intercambio de archivos entre pares, como BitTorrent. Siempre que alguien en la red esté compartiendo un activo digital como un vídeo o una página web, el protocolo puede ponerlo a disposición de los usuarios que lo soliciten.

Pero hay una trampa (o dos, en realidad). El sistema es difícil de usar y resulta demasiado lento como para tener sentido. Ahí es donde Cloudflare cree que puede cambiar las cosas. La compañía ya almacena cachés de páginas populares, archivos y otros contenidos en 154 centros de datos de todo el mundo, y utiliza su propia red para entregarlos rápidamente a quienes los solicitan. Con el lanzamiento de su puerta de enlace, Cloudflare podría ofrecer rápidamente los datos almacenados a través de IPFS a gran escala.

Veamos el caso de CryptoKitties, un juego que utiliza un contrato inteligente basado en Ethereum con el que los usuarios pueden crear gatos digitales únicos. La propiedad de cada gatito y su "genética" digital están registradas y descentralizadas en la cadena de bloques de Ethereum. Pero sus imágenes están almacenadas en los servidores de Amazon porque, según el cofundador Dieter Shirley, sus responsables no han encontrado una opción para almacenarlas de forma descentralizada. El responsable explica que sería "inconcebiblemente caro" hacerlo en una cadena de bloques, y que aunque existen herramientas públicas disponibles para usar IPFS y cargar imágenes de las páginas web, de momento son lentas y poco fiables. Pero el aumento de rendimiento de la puerta de enlace de Cloudflare ha inspirado a la compañía a considerar seriamente pasarse al sistema IPFS.

Por supuesto, la puerta de enlace está centralizada, ya que está bajo el control de una sola compañía. Pero Cloudflare explica que ha aprovechado el funcionamiento del IPFS para evitar que ni los usuarios ni los propietarios de una página web deban confiar a ciegas en que la empresa entregue los datos correctos. Cloudflare no puede cambiar ni eliminar el contenido de la red IPFS, y si se desactivara la puerta de enlace, el contenido aún estaría allí. Así que, aunque no se trata de una experiencia totalmente descentralizada, al menos se ha transformado de forma gradual en menos centralizada que antes.

Computación

Las máquinas cada vez más potentes están acelerando los avances científicos, los negocios y la vida.

  1. Testamento digital: seis medidas para dejar en herencia sus datos

    Los familiares de un fallecido pueden tener problemas para conseguir su legado digital. Asegurarse de que alguien de confianza puede acceder a sus cuentas o revisar las políticas de datos en las redes sociales son algunas de las precauciones que usted puede tomar antes de morir para ponérselo fácil a sus allegados

  2. Un avatar con los datos de nuestra vida, la fórmula para ser inmortales

    La plataforma Augmented Eternity pretende recoger datos de redes sociales y ‘apps’ para crear una versión virtual de nosotros mismos que interactúe con nuestros allegados después de que fallezcamos. Sin embargo, replicar la complejidad humana en un avatar es uno de los retos pendientes del 'big data' de la vida eterna

  3. "Los datos permiten evaluar si las políticas de urbanismo funcionan"

    El investigador de Telefónica Enrique Frías-Martínez analiza a la población a través de sus 'smartphones' para planificar aspectos como el uso del suelo de una urbe. Para él, uno de los mayores retos es la resistencia al cambio que limita a las instituciones para utilizar nuevas herramientas