.

Tecnología y Sociedad

Empleos 2.0: La actriz que interpretó a Carrie Fisher haciendo de Leia

1

Ingvild Deila apareció en 'Rogue One' durante 15 segundos, y aunque nadie vio su cara, el papel le abrió las puertas a otros mejores. Forma parte de una nueva generación de 'actores fantasma', marionetas de cuerpo que simulan a personajes ya fallecidos, una tendencia al alza a la que no le falta polémica

  • por Erin Winick | traducido por Ana Milutinovic
  • 30 Octubre, 2018

Ingvild Deila interpretó uno de los papeles más comentados en Rogue One: A Star Wars Story. Sin embargo, solo estuvo en pantalla durante unos 15 segundos y nadie vio su rostro. Pero ahora, en su página de IMDB puede afirmar que una vez tuvo el papel de la princesa Leia. La realidad de la historia es que Deila interpretaba a Carrie Fisher, quien, a su vez, interpretaba a la princesa Leia. Delia hacía de su cuerpo, un títere humano, para mover la reconstrucción digital de Fisher, de 19 años, al final de la película.

Deila forma parte de un pequeño grupo de actores que deben sus papeles a la convergencia del amor actual de Hollywood (EE. UU.) por los remakes con los avances en la recreación de superestrellas ya fallecidas mediante efectos especiales. Sus compañeros de actuación fantasma son Danny Chan, quien hizo de marioneta para el cuerpo de Bruce Lee resucitado en un anuncio de Johnny Walker, y Guy Henry, quien "llevaba" la cara del difunto Peter Cushing para interpretar al Gran Moff Tarkin en Rogue One.

Antes de Rogue One, el papel más importante de Deila fue en Los Vengadores: La Era de Ultrón. Aunque no es una película pequeña, es muy probable que nadie se acuerde de su personaje, World Hub Tech. Para conseguir el papel de Leia, tuvo que realizar dos escenas de la película original Star Wars. Además de su interpretación, se parecía a Fisher por su altura, cuerpo y perfil, lo que la convirtió en la mejor opción. A partir de entonces, su trabajo se centró en encarnar a otra persona. La actriz explica: "No se trataba de hacer mío el personaje- Tenía que copiarla en cada detalle".

Para prepararse para salir menos de un minuto en pantalla, estudió las expresiones faciales de Fisher durante meses. Analizó detenidamente los vídeos de entrevistas y primeros planos de las películas. Incluso leyó la autobiografía de Fisher.

Cuando llegó el momento de actuar, pasó unos tres días en un estudio siendo escaneada por Industrial Light and Magic, mientras que el rodaje solo duró un día. Para realizar el escaneo, los expertos de efectos visuales le mostraron una imagen de Fisher que ella tenía que imitar. Cientos de luces se encendieron a su alrededor para capturar imágenes detalladas de su rostro bajo distintos tipos de iluminación. Este escaneo fue la base sobre la que se superpuso la cara de Fisher a sus 19 años para la escena final. Deila recuerda: "Fue muy extraño. Podría decir que era yo, pero definitivamente, a la vez no lo era. Es difícil describir ese sentimiento. Ahora podemos ver un poco de lo que se siente con las aplicaciones como Snapchat donde podemos poner capas e intercambiar caras".​
Fisher vio el resultado final antes del estreno y aprobó el resultado. Lamentablemente, falleció pocas semanas después de que la película fuera estrenada.

Para algunos, la interpretación de personajes fallecidos está llena de cuestiones morales. Deila no está segura de si hubiera aceptado el papel si Fisher hubiera muerto antes del rodaje. Para ella, hacer que alguien fallecido vuelva a aparecer en la pantalla plantea más tiene más dudas éticas si la persona acaba de perecer frente a personajes fallecidos años antes. La joven afirma: "Solo lo habría hecho si hubiera sabido que la familia estaba de acuerdo".

Casi dos años después, a pesar de que fue el papel más pequeño de su carrera en términos de tiempo en pantalla, todavía es el que más fama le ha aportado. Esos 15 segundos le han abierto las puertas, ayudándole a conseguir papeles más grandes. Aparecerá, con su propia cara, en la próxima película llamada Escape from Brazil. Hacer de Fisher también la ha lanzado a la escena de la ciencia ficción y el cómic, con invitaciones para asistir a conferencias en Europa y América del Sur.​

Deila afirma que le encantaría repetir el papel con la bendición de la familia de Fisher, si lo requiriera el guión. La actriz concluye: "Era un poco como cuando había un rey o una reina. Era un papel que había que hacer. No tenemos la propiedad personal de un papel. Desde el primer día supe que tenían la libertad de cambiar lo que quisieran. Yo era sólo un recipiente".

Tecnología y Sociedad

Los avances tecnológicos están cambiando la economía y proporcionando nuevas oportunidades en muchas industrias.

  1. Los mayores difunden más bulos, pero la causa no es la soledad ni el deterioro cognitivo

    A pesar de que los grupos de edad avanzada comparten hasta siete veces más noticias falsas, las razones no están claras. Los prejuicios nos han llevado a creer que se debe a que tienen una menor capacidad de tomar decisiones informadas, pero esto no es cierto. La razón podría residir en el analfabetismo digital

  2. El sector del coche autónomo muestra cómo reinventarse en una pandemia

    Al no poder salir a la carretera a causa del coronavirus, las empresas han redirigido sus inversiones y a sus trabajadores en tareas de etiquetado de datos, mejora de algoritmos y desarrollo de simuladores. Algunas compañías incluso han formado a sus conductores incapaces de trabajar para llevar a cabo estas funciones

  3. Oficinas en la era pos-COVID: adiós a la privacidad de los trabajadores

    Además de la distancia de seguridad, las empresas podrían imponer controles de temperatura, chequeos de salud, test de diagnóstico y monitorización de movimientos para anticipar cualquier posible caso de coronavirus y minimizar las posibilidades de contagio pero, ¿cómo reaccionarán los empleados?