.

Biomedicina

"Creer que alargaremos la vida 500 años se basa en la fe, no en datos"

1

Tras más de 25 años estudiando el envejecimiento, Judith Campisi critica a quienes afirman que llegaremos a vivir varios cientos de años. Ahora trabaja en un nuevo tipo de fármaco, los senolíticos, que permitirían abordar la vejez en conjunto en vez de tratar cada enfermedad de forma individual

  • por Stephen S. Hall | traducido por Ana Milutinovic
  • 26 Noviembre, 2018

La investigadora Judith Campisi ha sido una de las principales expertas mundiales en la biología del envejecimiento desde principios de 1990 cuando su trabajo sobre los mecanismos básicos del cáncer reveló un hallazgo inesperado. Campisi descubrió que las células entran en una fase denominada la senescencia que les impide convertirse en cancerosas. Más de 25 años después, esta idea dado lugar a un nuevo tipo de fármaco que puede retrasar o revertir ligeramente el envejecimiento humano.

La investigación de Campisi se basa en el papel de la senescencia celular en el cáncer y en otras enfermedades relacionadas con la edad. Cuando las células senescentes evolucionan hacia su ocaso, alcanzan un estado en el que, aunque siguen activas, ya no se dividen. Este fenómeno se ha convertido en una estrategia para desestabilizar los cánceres incipientes, que se caracterizan por la división y el crecimiento incontrolado de las células tumorales. Pero también descubrieron que estas células senescentes se acumulan a medida que envejecemos, segregando una serie de moléculas que provocan la degradación de los tejidos asociada con el envejecimiento.

Así es como, en los últimos cinco años, la ciencia ha dado con una nueva clase de fármacos conocidos como senolíticos, que eliminan las células senescentes. En experimentos con animales, estos compuestos han demostrado que son capaces de restaurar algunas funciones más juveniles. En 2011, Campisi, quien es profesora en el Instituto Buck para la Investigación sobre el Envejecimiento en California (EE.UU.), cofundó una compañía llamada Unity Biotechnology. El pasado julio, la empresa arrancó un ensayo en humanos de su primer fármaco senolítico.

Recientemente, Campisi habló sobre su trabajo con el periodista Stephen S. Hall, que lleva más de dos décadas dedicado el tema de antienvejecimiento.

¿Hay razones para que debamos volver a emocionarnos con los medicamentos de antienvejecimiento?

Ahora los científicos biomédicos disponen de algunas herramientas que simplemente no existían. Así que por fin podemos hacer experimentos que, en algunos casos, se consideraban imposibles o con los que solo podías soñar hace 20 o 25 años. Otro cambio radica en que finalmente el campo de la senescencia ha sido aceptado y se reconoce que las células senescentes pueden ser motores del envejecimiento. Todavía no se sabe si esos fármacos funcionarán en las personas. Pero las primeras pruebas humanas ya están en marcha.

¿Cómo afecta la senescencia al envejecimiento en concreto?

La forma correcta de pensar en la senescencia es que se trata de un equilibrio evolutivo. Se empezó a estudiar con un noble objetivo, prevenir el cáncer, ya que si [las células] no se dividen, no pueden formar un tumor. También optimiza la reparación de tejidos. El problema es que, si estas células se acumulan, algo que ocurre durante el envejecimiento, pueden llegar a ser nocivas. A la evolución no le importa lo que nos pase después de haber tenido a nuestros bebés, así que después de los 50 años, no existen mecanismos para eliminar estas células de manera efectiva en la vejez. Tienden a acumularse. Así que la idea de eliminarlas para ver si podemos restaurar los tejidos a un estado más juvenil empezó a ganar popularidad.

Ha comentado que la atención médica viviría una transformación gracias a los fármacos senolíticos, que eliminan las células senescentes. Es una afirmación bastante ambiciosa.

Si consideramos que el envejecimiento contribuye a múltiples patologías relacionadas con la edad, la idea es que una nueva generación de médicos, a quienes hoy llamamos geriatras, adopte un enfoque mucho más integral, igual que para las intervenciones. La idea es que [esta clase de fármacos] revolucionarían nuestro concepto actual de la medicina. Es necesario recordar que el 80 % de los pacientes hospitalizados bajo atención médica intensa tiene más de 65 años. Entonces, los senolíticos serían una de las armas del arsenal de los geriatras para tratar el envejecimiento de manera holística en lugar de abordar cada enfermedad de forma individual.

Existe un debate acerca del límite biológico para la vida humana, alrededor de los 115 años, o si la duración máxima de la vida podría extenderse hasta 130 años o incluso los 150 años. ¿Qué opina sobre eso?

Ahora mismo simplemente no sabemos lo suficiente, ni siquiera si sería posible prolongar la duración máxima de la vida. ¿Calcular la media de la duración de la vida? No hay problema, ya se ha hecho. ¿Pero la duración máxima de la vida? Simplemente no lo sabemos.

Si nos fijamos en el gusano Caenorhabditis elegans, la ciencia ha conseguido alargar su vida útil 10 veces más que lo que dura su vida media. Si consiguiéramos el mismo resultado en humanos sería increíble, ¿verdad? Viviríamos 1.000 años. Pero cuando aplicamos el enfoque en un peldaño más alto de la escala evolutiva, en la mosca de la fruta Drosophila melanogaster, tal vez solo podemos alargar su vida al doble. Y luego, si llegamos a un ratón, la mayoría de los informes de alto perfil indican una prolongación de su vida útil de un 20 % o, con suerte, un 30 %. Así que hay que pensar en las diferencias entre un ratón y un humano. Ambas especies compartimos cerca de un 97 % de nuestra genética, lo que significa que tenemos los mismos genes. Sin embargo, la vida útil humana dura 30 veces más que la de un ratón.

Así que me parece que para que la evolución marque una diferencia en la duración de la vida de 30 veces con tan pocas diferencias genéticas realmente claras, tal vez se tuvieron que modificar cientos, si no miles, de genes. Es poco probable que ahora mismo podamos encontrar solo medicamento capaz de hacer lo que hizo la evolución.

Algunos entusiastas de Silicon Valley (EE. UU.) dicen que es posible alargar la vida humana hasta los 500 años o incluso los 1.000 años.

Bueno, es como una religión. No es ciencia. Quiero decir, eso es todo lo que puedo decir. Se basa en la fe, no en datos. Las personas pueden creer lo que quieran. ¡Pero eso no lo hace real!

"El envejecimiento es aterrador, pero creo que estamos a punto de comprender lo suficiente sobre él como para poder atacarlo"

A menudo, usted destaca que el envejecimiento es un proceso complejo, y que modificarlo no será rápido ni fácil. Pero todos anhelamos una solución.

De nuevo, no hay que confundir el envejecimiento con la muerte. Soy optimista de que experimentaremos intervenciones médicas que prolongarán la "duración de la salud", que es el término de moda ahora mismo. Creo que lo que aterroriza a la gente, y lo que me aterroriza a mí desde luego, es mirar, por ejemplo, a mi madre, que ya tiene más de 90 años. Está perdiendo la función cognitiva, no camina bien, ¡pero está en muy buena forma! Hay muchas personas a su edad que están en silla de ruedas. Eso es el envejecimiento, y eso es aterrador. Confío en que estamos a punto de comprender lo suficiente sobre ese proceso para poder atacarlo. Y mucha gente se va a beneficiar de ello.

Pero todos vamos a morir. Recordemos que en los modelos del ratón en los que eliminamos las células senescentes se produjo un aumento importante en la duración media de su vida, pero no en la duración máxima de su vida útil. En cierto modo, los ratones murieron más sanos. Creo que ese es el objetivo, y opino que eso es lo que esperan los inversores, porque ese será el tipo de intervención que se podrá aplicar aplicable y que resulta muy deseable. El conflicto es con aquellos que piensan que vamos a vivir 200 o 300 años o más. Eso no es realista por ahora.

Digamos que logramos tener éxito en reducir o revertir el envejecimiento, o extender el período de nuestra salud. ¿Existe algún impacto social o cultural que le preocuparía?

No. Durante mi vida, la población no se ha duplicado, pero está cerca. Eso es insostenible. La verdad es que el hecho de que las personas no mueran no va a añadir mucho a la población de la Tierra tanto como el ritmo al que estamos añadiendo nuevas personas al planeta, que es lo que realmente está arruinando la tierra. Así que creo que esto es ridículo.

Por eso no lo veo como una desventaja. Existen problemas, pero no creo que prolongar el período de la salud vaya a agravarlos.

Biomedicina

Nuevas tecnologías y conocimientos biológicos empiezan a ofrecer opciones sin precedentes para mejorar nuestra salud.

  1. Computación molecular: la nueva puerta para los fármacos inteligentes

    Nuevas moléculas capaces de actuar como un ordenador logran medir de forma cada vez más precisa la señalización entre las células. Si el sistema gana más precisión podría permitir que los medicamentos solo actúen ante determinadas señales muy concretas

  2. La cruzada millonaria para que una terapia génica salve a dos niños

    Los Landsman han recaudado 1,3 millones de euros en una web de 'crowdfunding' para pagar una terapia experimental a sus hijos, que padecen un trastorno genético mortal. Este caso hace plantearse si es ético que aquellos con más recursos consigan tratamiento para las enfermedades raras. Pero también hay quien defiende que la medicina personalizada es el futuro

  3. Harvard probará CRISPR en el esperma para prevenir el alzhéimer

    Tras la polémica del experimento chino que afirma haber creado dos bebés editados genéticamente, el responsable del proyecto de la universidad y otros científicos siguen defendiendo el potencial de la tecnología para prevenir enfermedades e incluso salvar a la especie ante futuras epidemias