.

Imaginechina | AP

Cambio Climático

El desinterés de China por la energía nuclear nos perjudica a todos

1

Tras la catástrofe de Fukishima, el Gobierno empezó a reducir su interés por esta fuente de energía libre de carbono. Aunque los reactores avanzados aún no han garantizado su seguridad al 100 %, si el país asiático no se encarga de impulsarlos, será imposible que el resto del mundo los valore como opción

  • por Peter Fairley | traducido por Ana Milutinovic
  • 08 Octubre, 2019

"Las fotos de boda más bonitas tomadas en una central de energía nuclear" es el nombre de la que tal vez sea la competición más extraña de la historia. Pero la estrategia del mayor operador de energía nuclear del país, China General Nuclear Power (CGN),  de invitar a parejas a celebrar su boda en la central nuclear de Daya Bay en Shenzhen (China) y publicar sus fotos online, recibe mucha publicidad favorable.

Mientras otros países se alejaban de las nucleares, China se posicionó a su favor durante años. De los cuatro reactores que se pusieron en marcha en 2017 en todo el mundo, tres estaban en China y el cuarto fue construido en Pakistán por la compañía China National Nuclear Corporation (CNNC) con sede en Pekín (China). La capacidad de generación nuclear doméstica del país creció un 24 % en los primeros 10 meses de 2018.

China es capaz de construir entre 10 y 12 reactores nucleares cada año. Sin embargo, aunque los reactores instalados previamente todavía funcionan, la industria lleva desde 2016 sin construir ninguno nuevo, según un reciente Informe sobre el estado de la industria nuclear mundial.

Oficialmente, China todavía considera que la energía nuclear es imprescindible. Pero extraoficialmente, cree la tecnología está en las últimas. Los expertos, incluidos algunos vinculados al Gobierno, opinan que el sector nuclear chino está sucumbiendo a los mismos problemas que afectan a Occidente: es demasiado caro y la sociedad no lo quiere.

La crisis de la central de Fukushima Daiichi en Japón de 2011 conmocionó a los funcionarios chinos y causó una fuerte impresión en muchos ciudadanos. Una encuesta del Gobierno realizada en agosto de 2017 reveló que solo el 40 % de la población china apoyaba el avance de la energía nuclear.

El mayor problema es el financiero. Para evitar un desastre como el de Fukushima, los reactores construidos con características de seguridad adicionales y sistemas de refrigeración más robustos resultan muy caros. Paralelamente, los costes de la energía eólica y solar siguen cayendo en picado: la electricidad que generan en este momento es un 20 % más barata que la de las nuevas plantas nucleares en China, según Bloomberg New Energy Finance. Además, los altos costes de construcción convierten la inversión en un negocio muy arriesgado.

Atrás quedan los días en los China necesitaba desesperadamente la energía nuclear para satisfacer su creciente demanda de electricidad. A principios de la década de 2000, su consumo energético crecía a más del 10 % anual. En los últimos años, su crecimiento se ha desacelerado y la economía se ha diversificado, por lo que su demanda de energía ha crecido en una media inferior al 4 %.

El desencanto de China con la energía nuclear se debe a la disminución de generación nuclear en otras partes del mundo. Las empresas de servicios públicos están echando el cierre las plantas existentes y dejando de construir otras nuevas. Si China también renuncia a la energía nuclear, la dedición podría significar la sentencia de muerte para una fuente de energía estable y libre de carbono que muchos consideran aún imprescindible para frenar el cambio climático (ver La energía nuclear 2.0 seduce a los expertos, pero no a la ciudadanía).

Fukushima lo cambió todo

China impulsó su industria nuclear en la década de 1980 con la construcción de plantas como la Bahía Daya. En 2005, el país comenzó una ola masiva de nuevas construcciones para resolver su persistente escasez de energía y combatir la creciente contaminación del aire por las numerosas fábricas de carbón del país. En 2009, los planificadores gubernamentales esperaban que la capacidad nuclear de 2020 fuera 10 veces mayor que en 2005.

Entonces ocurrió el desastre de Fukushima. Los líderes de China observaban en shock que la mayor empresa de servicios públicos en uno de los países industriales más avanzados del mundo fue incapaz de evitar la catástrofe. Sabían que, si un accidente similar ocurriera en China, el daño no se limitaría a una explosión nuclear y algunos efectos colaterales. Un evento así pondría en tela de juicio la competencia del Gobierno. "Si un acontecimiento como Fukushima destruye la imagen de competencia, tendría muchísimas consecuencias. Deslegitimaría al régimen por completo", opina el experto en China de la Kennedy Escuela de Gobierno de la Universidad de Harvard, William Overholt.

 

Pocos días después de Fukushima, China paralizó la construcción de reactores nucleares  Cuando se reanudó, meses después de una oleada de inspecciones, Pekín insistió en que los futuros proyectos debían adoptar diseños más avanzados con características de seguridad adicionales.

Pero el daño a la confianza de la sociedad ya estaba hecho. En 2013, más de 1.000 personas se reunieron en Jiangmen (China) para protestar contra los planes de construir una fábrica de combustible de uranio. Unos días después, el proyecto fue descartado. En 2016, los funcionarios locales suspendieron sus trabajos preliminares en la provincia noreste de Jiangsu, tras un alboroto causado por las revelaciones de que sitio iba a albergar una fábrica de reciclaje de combustible nuclear gastado. A raíz de esa protesta, el Consejo de Estado de China modificó su proyecto de reglamento sobre la gestión de la energía nuclear, y exigió a los desarrolladores que empezaran a celebrar audiencias públicas antes de definir la ubicación de los proyectos.

Sin garantías

En junio de 2017, dos de los reactores más avanzados del mundo comenzaron a operar en China: un AP1000 diseñado en EE. UU. y un EPR franco-alemán. En teoría, estos reactores tienen un riesgo muy reducido de un accidente similar al de Fukushima. En la central japonesa, las olas del tsunami inundaron los generadores de emergencia necesarios para mantener en funcionamiento las bombas de enfriamiento, y la catastrófica pérdida de refrigerante provocó que tres de los seis reactores de la central se fundieran. El diseño del AP1000 almacena agua por encima del reactor que se mantiene fresco si las bombas fallan mediante alimentación por gravedad. Los reactores EPR emplean múltiples generadores y sistemas de refrigeración para reducir el riesgo de fusión.

Pero, a mayor seguridad, mayor coste. Los 6.600 millones de euros necesarios para una central de AP1000 con una configuración de dos reactores suponen un presupuesto de construcción casi el doble que el de la tecnología convencional habitualmente utilizada en China. El exdirector del Instituto de Investigación de Energía Wenke Han considera que la energía nuclear es "muy cara" y añade: "La energía nuclear en China ha comenzado a toparse con la competencia de precios y seguramente tendrá más competencia en el futuro".

El carbón sigue siendo la fuente de energía más barata del país, pero los operadores se enfrentan a las exigencias del Gobierno de usar más energía renovable y limitar la polución. Con toda esta presión, ni siquiera las centrales nucleares activas funcionan a pleno rendimiento. En 2017, la media de su producción fue del 81 % frente a su capacidad de generación. Esta cifra fue un 10 % menor que cinco años antes, lo que hace que la electricidad que producen sea aún más cara.

La muerte definitiva de la energía nuclear

El Gobierno chino no suele hacer muchas menciones a su política nuclear actual. Su objetivo oficial, actualizado por última vez en 2016, exige la instalación de 58 gigavatios (GW) de capacidad de generación nuclear para 2020 y la construcción de otros 30 gigavatios. Todos los expertos coinciden en que China no alcanzará su meta de 2020 hasta 2022 o incluso más tarde, y las proyecciones previas a Fukushima de 400 GW o más para mediados del siglo empiezan a verse poco realistas. Han cree que después de que el país construya los 88 GW en su plan 2020, hará una transición a otras fuentes de energía.

Otros creen que China seguirá construyendo reactores, pero a un ritmo más lento que en el pasado. El país está desarrollando su propio diseño avanzado, el Hualong One, y podría querer proteger su industria nuclear, incluidos sus esfuerzos incipientes para exportar el nuevo reactor. CNNC está construyendo dos en Pakistán, y CGN está esperando la aprobación del diseño en Reino Unido. CNNC también está construyendo dos reactores en su central eléctrica Fuqing en la provincia sureste de Fujian. La construcción comenzó en 2015 y CNNC afirma que tendrá un reactor funcionando antes de que acabe el año.

Si el Hualong One resulta demasiado caro, las históricas esperanzas nucleares de China quedarán atrapadas en su programa de reactores avanzados, ese esfuerzo por desarrollar una nueva generación de tecnologías que incluyen reactores de alta temperatura enfriados por gas, diseños enfriados con sodio metal o sal, y versiones más pequeñas de reactores de agua a presión. Estos diferentes diseños deberían ser más baratos de construir y operar, y mucho más seguros, que los reactores convencionales.

Pero hasta, no hay pruebas de que alguno de estos modelos sea capaz de resolver todos los problemas nucleares. Un reactor enfriado con sodio construido cerca de Pekín en 2011 ha tenido fallos técnicos en sus sistemas de refrigeración. Y el creciente coste de un par de reactores de alta temperatura enfriados por gas que están a punto de completarse en la Bahía de Shidao provocó la cancelación de otros 18 reactores de este tipo en la zona.

Siempre existe la posibilidad de que aparezca un avance que haga que la energía nuclear sea lo suficientemente segura y asequible para competir con las energías renovables y el carbón. Pero incluso los gigantes nucleares de China se están cubriendo las espaldas. Tanto CGN como la empresa estatal que financia las inversiones de AP1000 en China se encuentran entre los 10 principales operadores de energía renovable del mundo.

La transición hacia la energía renovable y el alejamiento de la energía nuclear puede ser una estrategia comercial sólida para estas empresas. Pero podría significar una opción menos libre de carbono para un mundo sobre el que se cierne la amenaza de la emergencia climática. Si las ambiciones nucleares de China disminuyen, la viabilidad de la tecnología será imposible en otros lugares.

*Peter Fairley es un periodista de energía independiente.

Cambio Climático

  1. La lámina que podría cumplir el sueño de extraer agua potable del aire

    Un nuevo análisis sugiere que la recolección pasiva de rocío alimentada con energía solar podría resultar viable en sitios en los que hasta ahora se consideraba imposible. Para lograrlo, sería necesario un emisor selectivo compuesto de tres materiales colocados en capas sobre una base de aluminio

  2. Cuatro lecciones contra incendios de una ciudad arrasada por el fuego

    La ciudad de Paradise acabó reducida a escombros y de sus 85 habitantes fallecieron a manos del Camp Fire el año pasado. Ahora, los expertos plantean nuevas políticas que podrían evitar tragedias similares en zonas con alto riesgo de ser devoradas por las llamas

  3. Árboles, muros y techos blancos: así lucha Nueva York contra el cambio climático

    La ciudad destinará más de 18.000 millones de euros para prepararse para las futuras amenazas climáticas a las que se enfrenta. Entre las distintas estrategias, está plantando árboles y pintando tejados de blanco para combatir el calor y construyendo muros marinos para resistir la subida del nivel del mar