.

Ola Jasionowska

Computación

Cinco argumentos que pueden convertir a China en líder del 5G

1

La próxima generación de tecnología inalámbrica promete velocidades mucho más rápidas y un menor consumo de energía, además de ventajas económicas y generación de empleo. Así que no es extrañar que el país asiático esté apostando tan fuerte por esta nueva forma de conectividad

  • por Elizabeth Woyke | traducido por Ana Milutinovic
  • 23 Enero, 2019

El distrito de Fangshan es un barrio tranquilo y en las afueras al suroeste de Pekín (China). Hasta hace poco tiempo era más conocido por sus fábricas petroquímicas y siderúrgicas. Hoy en día, este vecindario de adormilados edificios de apartamentos y vías de tren es parte de una revolución móvil que envuelve a las ciudades de China: el mayor despliegue mundial de la tecnología 5G.  

El otoño pasado, el Gobierno de Fangshan y China Mobile, el operador de telefonía móvil más grande del país, equiparon una carretera de 10 kilómetros con torres celulares 5G. Desde septiembre de 2018, las empresas han estado utilizando esta conectividad para probar las comunicaciones inalámbricas entre los vehículos autónomos y sus alrededores. La red 5G transmite datos de los sensores de coches, de los de la carretera y de las cámaras de vídeo instaladas por la vía, a un centro de datos local, que analiza la información y la envía a los vehículos para ayudarles a navegar.

¿Cómo logra todo esto la tecnología 5G? A diferencia de las anteriores generaciones de la tecnología móvil, que tendían a introducir una nueva característica para los usuarios (el 1G permite caminar y hablar, el 2G permite enviar mensajes de texto, el 3G ofrece internet y el 4G permite transmitir), el 5G promete un conjunto de grandes mejoras. Utiliza una infraestructura inalámbrica completamente nueva para alcanzar velocidades hasta 100 veces más rápidas que el 4G y podría eliminar casi cualquier retraso en el procesamiento. También impulsará el avance de internet de las cosas (IoT, por sus siglas en inglés), ya que fue diseñado para conectar miles de millones de máquinas, aparatos y sensores de bajo coste sin agotar sus baterías.

China es muy consciente de todo esto. En su 13º Plan Quinquenal, el Gobierno describe la tecnología 5G como una "industria estratégica emergente" y una "nueva área de crecimiento". Y en su plan 'Made in China 2025', que describe el objetivo del país de convertirse en un líder de fabricación global, promete "hacer avances en la comunicación móvil de la quinta generación". 

Claramente, China se ha tomado muy en serio que la tecnología funcione, y en una escala épica. Y eso tiene varias implicaciones.

¿Por qué China lo está apostando todo al 5G?

Por un lado está el orgullo nacional. China ve al 5G como su primera oportunidad para liderar el desarrollo de la tecnología inalámbrica a escala mundial. Europa adoptó el 2G antes que nadie, en la década de 1990; Japón fue pionero en el 3G a principios de la década de 2000; y EE. UU. dominó el lanzamiento del 4G, en 2011. Pero ahora, en lugar de seguir al resto, China es líder en las telecomunicaciones. En una entrevista de televisión, el e presidente de China Mobile, Jianzhou Wang, el mayor operador de telefonía móvil de China, describió el desarrollo de la industria de comunicaciones móviles de China del 1G al 5G como "un proceso de nada a algo, de pequeño a grande, y de débil a fuerte".

El dinero es otra buena razón. El Gobierno chino considera que el 5G es crucial para el sector tecnológico y la economía del país. Después de años dedicándose a fabricar productos de imitación, las compañías tecnológicas chinas quieren convertirse en el próximo Apple o Microsoft, gigantes globales innovadores que valorados en mil millones de euros.

La Academia China de Tecnología de la Información y Comunicaciones (CAICT, por sus siglas en inglés), un instituto de investigación administrado por el Gobierno chino, estima que el 5G creará más de ocho millones de empleos a nivel nacional para el 2030. La agencia piensa que las principales industrias, incluida la energía y la salud, invertirán miles de millones de euros en equipos 5G y servicios inalámbrico durante ese período.

¿Cómo lo está haciendo?

El Gobierno controla los tres operadores móviles del país (China Mobile, China Telecom y China Unicom) y los ha estado "guiando" para desplegar sus redes 5G de prueba a gran escala en docenas de ciudades, incluyendo Pekín, Shanghái y Shenzhen. China Mobile afirma que sus prototipos se han convertido la red 5G de prueba más grande del mundo.

Bajo la dirección del Gobierno, las compañías chinas comenzaron a realizar investigaciones sobre el 5G en 2013 y realizaron pruebas técnicas de tecnologías relacionadas en 2016. "Los operadores chinos ven su trabajo como una implementación de la política del Gobierno, mientras que la mayoría de las compañías de telecomunicaciones globales intentan equilibrar los factores competitivos, por lo que, lógicamente, invertirán a un ritmo más lento ", explica el analista de investigación de la empresa de gestión de inversiones Sanford C. Bernstein Chris Lane. 

Pekín también se ha comprometido a ceder grandes porciones del espectro radioeléctrico para el 5G a los operadores chinos. Es un acuerdo mucho más cómodo comparado con el que disfrutan los operadores de otros países, que deben pagar a los reguladores miles de millones de euros por el derecho a utilizar una pequeña parte de espectro. Estas radiofrecuencias transmiten señales inalámbricas y son críticas para el servicio móvil, especialmente para el 5G, que necesitará amplias franjas de ancho de banda para proporcionar a los usuarios esas velocidades super rápidas.

¿Qué conseguirá con el 5G?

China quiere usar el 5G para las ciudades inteligentes y los coches conectados, para empezar. Un buen ejemplo es Xiong'an, una nueva ciudad que el Gobierno está construyendo a 129 kilómetros al suroeste de Pekín para desahogar un poco la capital. China Mobile y China Telecom ya han establecido sus redes de prueba allí. Empresas como el gigante de la red Baidu están utilizando estas redes para transmitir en directo algunos eventos en realidad virtual y, igual que en Fangshan, las redes permiten que los vehículos autónomos intercambien datos entre sí para evitar colisiones. Las autoridades locales han alentado a los desarrolladores a crear aplicaciones basadas en 5G relacionadas con la telemedicina y la infraestructura urbana, mientras que las empresas chinas quieren usar el 5G para agregar conectividad e inteligencia a los equipos de fabricación.

"Las ciudades chinas son caóticas en muchos, muchos niveles", afirma el analista de política tecnológica global del Grupo Eurasia Paul Triolo, una consultora de riesgo político. "El Gobierno cree que el 5G ayudará a gestionar esta población al suavizar el flujo de tráfico y, en general, a hacer que las ciudades sean más eficientes y habitables", añade.

¿Cómo se beneficiarán las empresas chinas de todo esto?

El acceso temprano a las robustas redes 5G podría dar a China una ventaja en los servicios del desarrollo y monetización que las utilizan, al igual que Silicon Valley (EE. UU.) se benefició de aplicaciones como Instagram, Uber y YouTube después del lanzamiento de las redes 4G LTE. Como EE. UU. fue el primer país en ofrecer 4G a gran escala, las empresas estadounidenses se apresuraron a aprovechar la red y vender las aplicaciones resultantes a nivel mundial. El centro de la fabricación de China, Shenzhen, podría aprovechar el 5G para conectar enormes volúmenes de dispositivos a la nube y convertirse en líder de IoT.

¿El resto del mundo se está quedando atrás?

Depende de cómo se defina la carrera por el 5G. Si se tiene en cuenta el lanzamiento del servicio comercial de cualquier forma, Estados Unidos va por delante de China. En octubre, Verizon comenzó a vender su propio servicio 5G en cuatro ciudades de EE. UU., que es básicamente una versión inalámbrica de una banda ancha por cable para hogares y oficinas. AT&T planea introducir el servicio móvil 5G en 12 ciudades de EE. UU. antes de que acabe el año. T-Mobile y Sprint afirman que activarán sus redes 5G a mediados de 2019. Mientras tanto, en Europa, "el 5G aún no es una realidad. No hay terminales". Por su parte, los operadores chinos no tienen intención de empezar a vender el servicio 5G hasta 2020.

Sin embargo, si consideramos que un país debe instalar 5G en todas sus ciudades principales para poder reclamar el liderazgo, es probable que China vaya ganando. China Tower, una compañía que construye la infraestructura para los operadores móviles del país, afirmó que podría cubrir toda China con 5G en los tres años siguientes a la asignación de espectro del Gobierno. Eso apunta a una cobertura nacional para 2023.

En EE. UU. y Europa, el proceso probablemente será mucho más lento porque será necesario construir más infraestructura. Los operadores chinos utilizarán principalmente una banda de espectro similar a la que usaron para el 3G y el 4G, lo que les permitirá reutilizar una cantidad de sus torres celulares existentes, según el director del desarrollo de tecnología global 5G para Nokia, Mike Murphy. 

Los fabricantes de equipos esperan que China pueda desplegar el 5G mucho más rápido. "Según el historial, [los operadores chinos] aceleran muy rápidamente", sostiene el director de Comercialización de 5G de Ericsson, Thomas Noren, uno de los mayores fabricantes de equipos de redes móviles del mundo. "Ellos [ya] han construido más de un orden de magnitud de redes 4G más grandes que las de Estados Unidos", añade.

No importa qué país asuma el liderazgo, los despliegues de la red no serán el único factor decisivo en la carrera por el 5G. "La creatividad y el espíritu empresarial serán igualmente importantes", concluye Lane.

*Yiting Sun ha contribuido a este artículo

Computación

Las máquinas cada vez más potentes están acelerando los avances científicos, los negocios y la vida.

  1. Este titular no es gracioso y la ciencia ya sabe por qué

    Para descubrir las raíces del humor, un equipo de investigación se dedicó a convertir en serios los titulares satíricos de la revista 'The Onion'. Según sus conclusiones, es más fácil quitarle la gracia a algo que añadírsela, y basta con hacer real algo irreal

  2. Solo harían falta tres hackers para destruir todo el internet cuántico

    Una investigación revela que si tres ciberdelincuentes se pusieran de acuerdo para infectar la infraestructura al mismo tiempo, toda la información sería irrecuperable. Antes de que esta tecnología se haga realidad es necesario entender las amenazas a las que se enfrenta y buscar soluciones

  3. La desprotección de la industria ante los ciberataques es "alarmante"

    Asi lo afirma un estudio que revela que el 96 % del tráfico nacional de los sistemas de control industrial viaja por internet sin ningún tipo de protección. Entre las empresas vulnerables figura una consultora de energía solar, una empresa de construcción y otra de comercio y transporte