.

Dan Kitwood | Getty

Computación

Los usuarios solo dejarían Facebook a cambio de 1.000 euros al año

1

A pesar de todos los escándalos recientes, la red social no está reduciendo su nivel de uso. Este estudio revela que la gente solo estaría dispuesta a darse de baja a cambio de una cantidad importante y sugiere varias formas en las que el servicio sigue aportando valor a sus usuarios

  • por Charlotte Jee | traducido por Ana Milutinovic
  • 26 Diciembre, 2018

Aunque Facebook sea un servicio gratuito para sus 2.300 millones de usuarios, eso no quiere decir que su uso no tenga un valor. De hecho, un nuevo estudio revela que a los usuarios de Facebook habría que pagarles una media de casi 1.000 euros por desactivar su cuenta durante un año.

"Esto demuestra que el hecho de no pagar por Facebook no significa que no le demos un valor", afirma el economista de la Universidad de Tufts (EE.UU.) Sean Cash, coautor del estudio, publicado en la revista PLOS ONE la semana pasada. El objetivo de la investigación era calcular lo que los economistas llaman el "excedente del consumidor", es decir, la diferencia entre lo que estaríamos dispuestos a pagar por algo y lo que realmente pagamos.

Para tratar de cuantificar el valor que los usuarios de EE. UU. dan a Facebook, el estudio utilizó tres subastas diferentes, dos con estudiantes universitarios y una con adultos del servicio colaborativo Mechanical Turk de Amazon. Los participantes pujaron por la cantidad que aceptarían por renunciar a su cuenta, y quien hizo la oferta más baja "ganó". Las ofertas para apagar Facebook oscilaron entre los 1.000 euros y los 1.812 euros. Las personas que usaban más Snapchat o Instagram hicieron ofertas más bajas, lo que sugiere que, hasta cierto punto, otras redes sociales pueden actuar como sustitutas de Facebook.

A los ganadores de la subasta se les pagó (con dinero real) para que desactivaran su cuenta por períodos que iban desde una hora hasta un año, siempre y cuando proporcionaran pruebas de que habían completado el desafío.

El estudio podría ayudar a explicar la paradoja de que a pesar de que la desconfianza en Facebook esté en sus puntos más altos (gracias a un año de escándalos de privacidad de datos), no hay pruebas de que sus usuarios estén abandonando la plataforma. Aunque los internautas más jóvenes tienen menos tendencia a usar Facebook.

"A pesar de las preocupaciones reales acerca de cómo se usa o si se usa mal, una parte de los motivos por los que la gente sigue en Facebook reside en que la red social todavía nos proporciona muchas cosas buenas", opina Cash. También puede reflejar el hecho de que las vidas de muchas personas están vinculadas a través de Facebook. El investigador detalla: "Podemos tener más de una década de fotos, podemos usarlo para organizar grupos de estudio... alguien de 20 años podría haber estado en Facebook toda su vida adulta".

"La interacción social digital puede ser una parte tan importante de la vida actual como cualquier forma 'sin conexión'", afirma la profesora del departamento de sociología de la City University de Londres (Reino Unido) Holly Powell-Jones, que no formó parte del equipo.  La experta considera que, para muchos, la resistencia a abandonar Facebook podría no deberse tanto a la posibilidad de perder el contacto con las personas (dado que hay otras plataformas que podrían usar) sino a que abandonar la red social causaría una "ansiedad de identidad". "La falta de actualizaciones de estado y fotos significa que podría estar 'ausente' en la mente de los demás en su red social", concluye.

Computación

Las máquinas cada vez más potentes están acelerando los avances científicos, los negocios y la vida.

  1. Las estrategias de los hackers para sacar provecho del coronavirus

    Gobiernos, empresas y particulares permanecen atentos a cualquier información, y los ciberdelincuentes se están aprovechando de ello. Su principal ataque consiste en enviar correos informativos que parecen proceder de fuentes fiables, como la OMS y los CEO, junto a archivos maliciosos que infectan los ordenadores

  2. Todo lo que se sabe de la carrera por crear el mejor ordenador cuántico

    IBM utiliza cúbits ajustables, que son más fiables, para duplicar su volumen cuántico cada año. Por su parte, Google con sus rápidos cúbits de frecuencia fija, trabaja en la supremacía cuántica. Cada enfoque y cada compañía tiene sus propias ventajas y desventajas, y nadie sabe quién acabará ganando

  3. Ha llegado la hora de que cunda el pánico por el fin de la ley de Moore

    La mayoría de las tecnologías que gobiernan la economía actual se basa en chips cada vez más pequeños y potentes. Pero, a pesar de algunas ingeniosas estrategias, cada vez es más difícil que sigan aumentando su velocidad. O empezamos a invertir en I+D ahora o las industrias no podrán seguir avanzando