.

AP | Zhejiang Daily

Cambio Climático

China vuelve a apostar por la energía nuclear tras años de parón

1

El país parece haber aprobado la construcción de cuatro nuevos reactores nucleares con un diseño nacional, de los cuales uno podría estar operativo a finales de año. Su renovado interés podría influir en las políticas energéticas libres de carbono en otros países

  • por Peter Fairley | traducido por Ana Milutinovic
  • 17 Junio, 2019

Pekín (China) ha aprobado la construcción de cuatro nuevos reactores nucleares con un diseño nacional, según informan varios medios chinos. Si la noticia se confirma, la activación del reactor Hualong One de China pondría fin a una pausa de más de dos años en las nuevas aprobaciones que ensombrecieron el esfuerzo nuclear de China.

El medio chino Jiemian News lanzó la noticia a finales de febrero con una entrevista en exclusiva con el propietario del diseño de Hualong One, Hualong International Nuclear Power Technology, una colaboración de los pesos pesados ​​nucleares de China: General Nuclear Power (CGN) y China National Nuclear Corp. (CNNC). Según esta página web de noticias, los líderes de la empresa conjunta afirman que han recibido un permiso provisional para comenzar a verter el hormigón de dos proyectos de doble reactor.

Otras publicaciones también recogieron esta historia, incluyendo First Financial Journal, que afirma haber confirmado las aprobaciones a través de los "relevantes canales autorizados". CNNC y CGN no respondieron a las noticias de los medios.

Los reactores se construirían en dos nuevos sitios a lo largo de la costa de China: el proyecto de energía Zhangzhou de CNNC en Fujian y el proyecto Huizhou Taipingling de CGN en Guangdong. Ambos fueron planeados y aprobados por las autoridades chinas con el diseño del reactor AP1000 de Westinghouse, que promete algunos avances de seguridad como el enfriamiento pasivo. Eso significa que almacena agua sobre el reactor, aprovechando la gravedad para mantener la planta fresca si las bombas fallan.

Pero los proyectos emblemáticos AP1000 de Westinghouse han estado plagados de sobrecostes y retrasos. El primer AP1000 comenzó a operar en China el año pasado, cuatro años después de lo programado, y los servicios públicos de Carolina del Sur (EE.UU.)  abandonaron  un par de AP1000 parcialmente construidos después de haber invertido casi 8.000 millones de euros.

Esos problemas pueden haber ayudado al Hualong One a ponerse al día. CNNC comenzó a construir el primer reactor Hualong One en 2015 en su planta de energía Fuqing y espera tenerlo en funcionamiento a finales de este año.

Reiniciar el funcionamiento de reactores nucleares de cualquier diseño en China supondría un estímulo para la tecnología a nivel mundial, ya que, hasta hace poco, China era el mayor inversor en energía nuclear. También representaría un desarrollo positivo para los expertos en energía y los gobiernos que consideran que la energía nuclear es una fuente crucial baja en carbono para acelerar la eliminación de los combustibles fósiles.

Cambio Climático

  1. Seis medidas radicales e imperativas para eliminar el CO2 en 2050

    El último informe de la AIE alerta de que la única forma de evitar que el calentamiento supere los 1,5 ˚C nos obliga a alcanzar las emisiones netas en dióxido de carbono para mitad de siglo. Y la única forma de conseguirlo requiere cambios integrales en el sistema eléctrico en la próxima década

  2. El potencial del amianto para capturar CO2 contra el cambio climático

    A pesar de su efecto cancerígeno, estos residuos mineros podrían tratarse para acelerar el ciclo natural del carbono y atraparlo permanentemente en forma de rocas. Además de sus riesgos para la salud, será imprescindible combinar el enfoque con políticas que compensen su elevado coste

  3. Si China quiere ser neutra, ¿por qué sigue creando plantas de carbón?

    El plan del país más contaminante del mundo de volverse neutro en carbono para 2060 choca con algunas de sus iniciativas energéticas actuales. Sin embargo, se está alzando como líder en la lucha contra la emergencia climática y podría compensar sus emisiones con enormes sistemas de captura de CO2