.

Nature

Biomedicina

Esta tela inteligente podría acabar con la guerra del aire acondicionado

1

El material deja salir la radiación infrarroja cuando el cuerpo está caliente y suda, pero la retiene cuando la temperatura baja para mantener el calor. Además puede teñirse y lavarse como cualquier prenda. ¡El sueño de todos los trabajadores de oficina que se pelean por el termostato!

  • por Charlotte Jee | traducido por Ana Milutinovic
  • 18 Febrero, 2019

Primero calor y luego, en seguida, frío. Cualquier trabajador de oficina que mantenga una guerra por el aire acondicionado sabrá que es imposible que la temperatura esté al gusto de todos. Pero, ¿qué pasaría si cada uno llevara ropa capaz de ajustarse a su temperatura corporal en lugar de subir y bajar constantemente el termostato?

Un nuevo tejido, desarrollado por un equipo de la Universidad de Maryland (EE.UU.), es el primero en calentar o enfiar automáticamente a sus portadores cuando sea necesario. Si tenemos calor y sudamos, por ejemplo cuando hacemos deporte, la tela emitirá radiación infrarroja (calor, para entendernos). Pero cuando tengamos frío y dejemos de sudar, mantendrá el calor en el interior para que no se espace.

Fue creado con un hilo especial de ingeniería de fibras compuestas de dos materiales sintéticos diferentes: uno que absorbe el agua y otro que la repele. Los hilos están recubiertos con nanotubos de carbono. Cada fibra se expande o se contrae a medida que cambia la temperatura.

Cuando el material se calienta y se moja, por ejemplo cuando sudamos, los hilos se retuercen y deforman, apretando el tejido. Este proceso activa el recubrimiento de nanotubos, que permite que el calor salga, casi como lo hacen los poros del cuerpo. Cuando sentimos demasiado frío, este mecanismo se bloquea, atrapando el calor cerca de la piel para calentarla. La investigación fue publicada recientemente en Science.

El coautor del estudio YuHuang Wang detalla: "Reconoce la forma en la que nuestro cuerpo cambia de temperatura en diferentes entornos. Es como una antena que capta los cambios de temperatura y de la humedad". Un equipo de Stanford creó una tela similar en 2017, pero era necesario dar la vuelta a la prenda para sentir el efecto.

¿Quiénes serán las primeras personas en llevar ropa hecha de este material? Tal vez los atletas, pero la innovación también podría ser útil para los bebés, las personas con discapacidades, las personas mayores y cualquiera que requiera una atención constante para su comodidad, destaca Wang. Aún no se han realizado pruebas completas en usuarios, pero el equipo afirma que se siente como un tejido normal.

Wang calcula que la tela podría pasar a producción en unos meses. Algo que podría impulsar su comercialización es el hecho de que el material también se puede tejer, teñir y lavar como cualquier otro tejido, lo que debería volverlo más atractivo para el consumidor medio. ¡Que llegue ya el verano!

Biomedicina

Nuevas tecnologías y conocimientos biológicos empiezan a ofrecer opciones sin precedentes para mejorar nuestra salud.

  1. Se buscan rarezas genéticas para crear nuevos fármacos

    Hay personas con errores genéticos que, sin embargo, no han tenido problemas de salud graves. La 'start-up' Maze Therapeutics pretende buscar esas excepciones en los biobancos para desarrollar nuevos medicamentos, un enfoque utilizado previamente en una terapia para la atrofia muscular espinal

  2. La extraña relación entre un péndulo de oficina, la fotosíntesis y el olfato

    Una versión cuántica del péndulo de Newton hecha con fotones revela que, a esta escala, la transmisión de energía funciona diferente ante el ruido. Cuando se introduce, la energía se transfiere de forma más eficaz, un fenómeno que ya se había detectado en la fotosíntesis y la captación de olores

  3. Una báscula predice mejor la diabetes que el nuevo test de 23andMe

    Varios expertos critican que la nueva prueba genética de la compañía para predecir el riesgo de padecer diabetes tipo 2 no resulta más útil que el propio peso del usuario. Además, disponer de la información no motiva un cambio de estilo de vida, por lo que los 175 euros que cuesta no servirían para nada