.

Hal Gatewood | Unsplash

Computación

La electrónica será más pequeña con este nanointerruptor de grafeno

1

Hasta ahora nadie había sido capaz de incorporar uno en los diminutos chips de silicio actuales de forma eficiente, pero eso acaba de cambiar con esta investigación. Estas nanomáquinas de grafeno podrían lograr una miniaturización aún mayor de los dispositivos electrónicos que conocemos

  • por Emerging Technology From The Arxiv | traducido por Ana Milutinovic
  • 19 Marzo, 2019

Seguramente usted posee algún dispositivo microelectromecánico, y probablemente sean docenas de ellos. En el mundo moderno, estos dispositivos están por todas partes. Conforman los acelerómetros de los teléfonos inteligentes, los micrófonos de los ordenadores portátiles y los microespejos de los proyectores digitales, entre otros.

Generalmente miden unos pocos micrómetros, es decir son pequeños para cualquier estándar. Pero científicos e ingenieros quieren que sean aún más pequeños y, si es posible, entren en la escala nanométrica. Con este diminuto tamaño, estas máquinas podrían actuar como interruptores en los dispositivos de memoria y lógica, lo que aumentaría la posibilidad de tener dispositivos de procesamiento de datos más potentes y eficientes.

Estas micromáquinas generalmente están dentro de los chips de silicio. Pero a medida que estos disminuyen su tamaño, los interruptores se vuelven menos eficientes porque pierden corriente cuando están apagados. Los interruptores de grafeno, que son fáciles de crear a escala nanométrica y relativamente sencillos de incorporar en chips de silicio convencionales son una opción mejor. Además, no pierden corriente cuando están apagados.

Pero hay un problema. Cuando el grafeno entra en contacto con el silicio, tiende a pegarse a él rápidamente. Imagine un interruptor que consiste en una barra de grafeno flexible que forma un circuito cuando la barra toca un electrodo de silicio. Si la barra se pega al electrodo, no se puede volver a apagar.

Este problema se conoce como fricción estática. Y a pesar de la importante inversión financiera en la investigación del grafeno que han realizado los gobiernos de todo el mundo, nadie ha descubierto una buena manera de resolverlo. Pero esto acaba de cambiar gracias al trabajo del investigador del Instituto Superior de Ciencia y Tecnología de Japón Kulothungan Jothiramalingam y sus colegas. El equipo ha logrado crear dispositivos nanoelectromecánicos basados ​​en grafeno que pueden actuar como interruptores e incluso como puertas lógicas.

Su método es sencillo. Cubren un chip de silicio con grafeno nanocristalino, que se pega rápidamente a la superficie. Luego lo cubren con una capa de hidrógeno silsesquioxano, que actúa como una resistencia y se puede modelar en varias formas. Por encima de todo esto colocan otra capa de grafeno.

El truco consiste en tallar la capa superior de grafeno en forma de barra anclada a electrodos por sus dos extremos. Luego, solo hay que retirar la capa de hidrógeno silsesquioxano que hay bajo la barra de grafeno para dejarla suspendida sobre ella.

Doblar esta barra es fácil. Una diferencia de potencial entre las capas crea una fuerza que dobla la barra hacia el chip. Cuando toca esta superficie inferior, forma un circuito, un proceso que se puede explotar para el almacenamiento de datos y lógica.

Así se crea el interruptor. Y como las dos superficies que entran en contacto son de grafeno, no hay fricción. Basta con desactivar la diferencia de potencial para liberar la barra para que regrese a su posición original.

Jothiramalingam y sus compañeros utilizaron este método para crear una variedad de prototipos de nano-interruptores, que incluyen interruptores simples y una matriz. Afirman que los dispositivos funcionan bien con tensión de solo 1,5 voltios y que cuando están apagados pierden muy poca corriente porque las barras de grafeno están bien aisladas por otras capas conductoras.

Pero existen algunos desafíos. Por ejemplo, la forma y el tamaño del haz de grafeno y su distancia desde la capa inferior deben optimizarse para lograr un cambio seguro. Pero esto debería poder resolverse fácilmente mediante ingeniería. Una vez solucionado, será posible crear dispositivos más complejos. El equipo ha diseñado una gama de interruptores más complejos que incluyen una puerta lógica AND y un interruptor de tres terminales en los que colocan tres capas de grafeno una encima de la otra, separadas por una capa aislante de hidrógeno silsesquioxano.

Se trata un trabajo interesante con potencial de hacer que los dispositivos nanoelectromecánicos sean aún más pequeños gracias a la promesa del maravilloso material que es el grafeno.

Ref: arxiv.org/abs/1901.07754: Stacking of Nanocrystalline Graphene for Nano-ElectroMechanical (NEM) Actuator Applications

Computación

Las máquinas cada vez más potentes están acelerando los avances científicos, los negocios y la vida.

  1. El mejor sensor en tiempo real contra los terremotos son las personas

    Una investigación revela que el trabajo colaborativo ciudadano a través de tuits y de accesos a las páginas de alerta sismológica ayuda a los mecanismos tradicionales a identificar las zonas afectadas y el nivel de la sacudidas, lo que aceleraría el despliegue de la asistencia y, finalmente, podría salvar vidas

  2. Google descubre que todos los chips son vulnerables a Spectre y Meltdown

    El malware suele aprovecharse de errores de codificación y diseños deficiente. Pero esta investigación revela un defecto básico en la propia naturaleza de la computación que podría hacer que algunas amenazas sean imposibles de solucionar

  3. El hombre que ayudó a que el Apolo 11 no se estrellara contra los rusos

    En la década de 1960, nadie quería depositar toda su confianza en los cálculos que hacían los ordenadores para llegar hasta la Luna. Así que un equipo de matemáticos supervisaba todas las operaciones. Uno de ellos fue Dennis Sager y esta es su historia