.

Negocios

"La energía limpia no resuelve el cambio climático"

1

Bill Gates ha sido el primer coordinador invitado de las 10 Tecnologías Emergentes de 'MIT Technology Review'. Una de sus preocupaciones es la búsqueda de tecnologías para reducir las emisiones de gases de efecto de invernadero. Pese a todos los retos pendientes, se muestra optimista sobre el futuro 

  • por Gideon Lichfield | traducido por Ana Milutinovic
  • 04 Marzo, 2019

Hoy en día hay mucha preocupación sobre los efectos dañinos de la tecnología. ¿Cómo mantiene usted su famoso optimismo?

Observe la longevidad de las personas, la reducción de la mortalidad de los menores de cinco años, la disminución de la forma injusta en la que se trata a las mujeres. A nivel mundial, la desigualdad ha disminuido: los países más pobres se están enriqueciendo más rápido que los países más ricos. El grueso de la humanidad vive hoy en los países de ingresos medios. Hace cincuenta años, había muy pocos países de ingresos medios. Además, está la capacidad de la ciencia para resolver problemas. Hemos progresado mucho en enfermedades del corazón y el cáncer, y también en algunas de las enfermedades más crónicas como la depresión y la diabetes... Incluso en la obesidad, estamos adquiriendo algunos conocimientos fundamentales sobre el microbioma y los mecanismos de señalización implicados.

Así que sí, soy optimista. Me molesta que la mayoría de la gente no lo sea.

¿Quizá se trate del sesgo de una persona exitosa?

Por supuesto, tenemos que tenerlo en cuenta. He sido extremadamente afortunado en mi vida. Pero incluso dejando fuera mi experiencia personal, creo que el panorama general es que es mejor nacer hoy de lo que era antes, y será mejor nacer dentro de 20 años que ahora.

Una de las tecnologías en su lista es la carne cultivada en el laboratorio (ver TR 10: La hamburguesa de vaca sin vaca), que todavía es muy experimental y cara. ¿Por qué la ha elegido?

Parte de la razón por la que la elegí es para recordar a la gente que la energía limpia no resuelve el cambio climático. Tan solo alrededor de una cuarta parte de las emisiones provienen de la generación eléctrica. Esta [la producción de carne] es una categoría a la que la gente no prestaba mucha atención como un problema relacionado con los gases de efecto invernadero. Y, sin embargo, creo que el camino para resolverlo está más claro que, digamos, en el caso del cemento o el acero u otros materiales.

Otra de sus elecciones es el inodoro reinventado (ver TR 10: Váteres sin alcantarillado), al que usted ha calificado como el mayor avance de saneamiento en los últimos 200 años. ¿Por qué?

Construir alcantarillas, usar agua limpia, tener una planta de procesamiento… Ese es el paradigma en los países ricos. En los países de bajos ingresos, el coste de capital de un sistema de alcantarillado es simplemente inalcanzable. Este váter procesa los desechos humanos, líquidos y sólidos, y en la mayoría de los casos hace algún tipo de separación. Los sólidos se pueden básicamente quemar. Los líquidos se pueden filtrar. Eso tiene un gran impacto en la calidad de vida, tanto en términos de repugnancia como de enfermedad, en un mundo cada vez más urbanizado. La Fundación Gates ha concedido 175 millones de euros en subvenciones para intentar poner en marcha esta tecnología. Aún no está lista.

Tres de sus elecciones están relacionadas con la reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero (ver TR 10: Trampas para el dióxido de carbono TR 10: La nueva ola de energía nuclear). Usted lidera precisamente el fondo de inversión Breakthrough Energy Ventures de 876 millones de euros. Pero parece que ya hay muchas soluciones tecnológicas para el cambio climático. ¿Realmente necesitamos más? ¿No es el mayor problema el político?

No, los problemas vienen cuando se le dice a India: "Proporciona electricidad a todo el mundo para que tengan cosas que nosotros damos por sentadas: calefacción, aire acondicionado". Su camino es construir más fábricas de carbón. Esa es la forma más barata de electricidad para ellos. En Francia, se les pidió que pagaran un aumento del 5 % en el precio del diésel, e incluso eso era inaceptable.

La política es la que decide cuánto se va a invertir en investigación básica o cómo atraer a las empresas innovadoras. Pero si congelamos la tecnología ahora, viviremos en el futuro en un mundo 4 °C más cálido, garantizado.

Una de esas tecnologías seleccionadas es la fusión nuclear. Es algo que siempre parece estar a la vuelta de la esquina. ¿Qué hace que usted sea optimista al respecto?

La compañía en la que Breakthrough invierte es Commonwealth Fusion Systems: los métodos que utiliza permiten una reducción drástica en el tamaño y, por lo tanto, en el coste de capital. Es muy impresionante. Hay más de 10 empresas que persiguen la fusión de diferentes maneras. La mayoría de ellas no funcionarán. Pero estos proyectos seguro que harán una gran contribución. Así que creo que es importante que apoyemos la fusión.

China se está convirtiendo en una superpotencia tecnológica. ¿Cómo cree que eso se desarrollará a medida que el miedo a su poder se afiance?

La idea de que están empezando a ser innovadores y eso es algo bueno para todo el mundo. Como la mayoría de los países de ingresos medios, están más que dispuestos a hacer grandes proyectos. Piense en EE.UU. en la década de los 1950 y 1960, Japón en los años 1970 y 1980, Corea en los años 1980 y 1990. Tu capacidad tecnológica se vuelve muy fuerte y crecen las ganas de salir y hacer cosas muy, muy ambiciosas.

Para EE.UU., es bueno tener la sensación de que debemos renovar nuestra agudeza. En la década de los años 1970 y 1980, cuando decíamos: "Oh, Dios mío, Japón ha descubierto cosas que nosotros no hicimos", renovamos nuestro compromiso con la investigación básica. De hecho, Japón nunca nos iba a superar en términos de la innovación científica. Pero creo que eso fue bueno para nosotros.

Estos son fragmentos editados de una conversación con Gates en su oficina de Seattle (EE. UU.) el pasado 9 de enero. Puedes ver aquí una versión más larga de la entrevista en vídeo (en inglés).

Negocios

Los avances tecnológicos están cambiando la economía y proporcionando nuevas oportunidades en muchas industrias.

  1. La polémica política, ética y comercial del reconocimiento facial

    El Gobierno de San Francisco tiene prohibido usar esta tecnología, pero la norma no afecta a las compañías privadas, cuyos fines pueden ser igual de discriminatorios que los públicos. El debate, tanto a nivel ciudadano como usuario, está servido

  2. Cinco preguntas para saber si una IA es útil, eficaz y ética

    A medida que la inteligencia artificial penetra en la industria es necesario confirmar que los productos que ofrecen las empresas son válidos y de calidad. Para averiguarlo, le ofrecemos una guía con cinco preguntas

  3. "Creo más en un equipo que se equivoca que en la jerarquía"

    La obsesión de la directora general de Banca para Particulares de ING España, Almudena Román, es mejorar la experiencia de los clientes. Para ello, apuesta por exprimir los datos, buscar inspiración en las 'fintech' y lograr que la entidad sea ágil y pruebe nuevas cosas continuamente