.

Julian Berman

Cambio Climático

TR10: La nueva ola de energía nuclear

1

Los nuevos diseños de reactores nucleares están ganando impulso y prometen hacer que esta fuente de energía sea más segura y más barata

  • por Leigh Phillips | traducido por Ana Milutinovic
  • 28 Febrero, 2019

  • ¿Qué? Los reactores avanzados de fusión y fisión son cada vez más reales

  • ¿Por qué? La energía nuclear parece cada vez más necesaria dentro del esfuerzo por reducir las emisiones de CO2 y limitar el cambio climático

  • ¿Quién? Terrestrial Energy, Terra Power, NuScale, General Fusion, Commonwealth Fusion Systems

  • ¿Cuándo? Los nuevos tipos de reactores de fisión podrían tener una distribución masiva para mediados de 2020. A la fusión le falta más de una década

Los nuevos diseños de reactores nucleares están ganando impulso y prometen hacer que esta fuente de energía sea más segura y más barata. Entre ellos se encuentran los reactores de fisión de IV generación (una evolución de los diseños tradicionales), los pequeños reactores modulares, y los reactores de fusión, una tecnología que parecía absolutamente inalcanzable. Los desarrolladores de diseños de fisión de la IV generación, como Terrestrial Energy en Canadá y TerraPower en EE.UU., han firmado acuerdos de investigación y desarrollo con empresas de servicios públicos para dar servicio a la red para 2020 (una fecha quizá algo optimista). Los pequeños reactores modulares normalmente producen en decenas de megavatios -MW- de potencia (a modo de comparación, un reactor nuclear tradicional produce alrededor de 1.000 MW). Compañías como NuScale afirman que estos pequeños reactores pueden ahorrar dinero y reducir los riesgos ambientales y económicos.

También ha habido avances en torno a la fusión. Aunque nadie espera que la tecnología esté lista antes de 2030, compañías como General Fusion y Commonwealth Fusion Systems, una spin-out del MIT, están trabajando en ello. Muchos consideran que la fusión es un sueño imposible, pero como los reactores no se pueden derretir y no generan residuos de larga duración ni de tan alto nivel, deberían encontrar mucha menos resistencia social que la energía nuclear convencional. (Bill Gates es uno de los inversores en TerraPower y Commonwealth Fusion Systems).

Cambio Climático

  1. Renunciar a la mitad de la carne roja bastaría para ayudar al clima

    Si reemplazamos el 43 % de este consumo por cerdo y pollo, las emisiones dietéticas se reducirían en un 18 %, según el IPCC. La mala noticia es que si aspiramos a lograr recortes de emisiones realmente profundos, la mayoría de nosotros deberíamos hacernos veganos

  2. Los patinetes eléctricos son más contaminantes de lo que se creía

    Un nuevo estudio cuestiona que los patinetes sean tan respetuosos con el medioambiente como afirman las compañías que los alquilan tras analizar su ciclo de vida. La mayoría de usuarios no realizaría esos trayectos en coche, por lo que en muchas ocasiones generan más gases de efecto invernadero que su alternativa

  3. La IA podría ser la próxima gran amenaza del cambio climático

    Varios expertos advierten de que el consumo de energía de la inteligencia artificial podría dispararse si no logramos reinventar los chips. No obstante, estos pronósticos no tienen en cuenta otras mejoras que podrían contrarrestar el aumento de la electricidad requerida