.

Nenov | Getty

Biomedicina

TR10: Predicción de nacimientos prematuros

1

Secuenciar el ARN libre en la sangre de la madre permite identificar qué mujeres están en riesgo de sufrir un parto prematuro

  • por Bonnie Rochman | traducido por Ana Milutinovic
  • 28 Febrero, 2019

  • ¿Qué? Un simple análisis de sangre puede advertir si una mujer embarazada corre el riesgo de dar a luz prematuramente

  • ¿Por qué? 15 millones de bebés nacen prematuramente cada año. Es la principal causa de muerte en niños menores de cinco años

  • ¿Quién? Akna Dx

  • ¿Cuándo? La prueba estará disponible en la consulta del médico dentro de cinco años

Nuestro material genético vive principalmente dentro de nuestras células. Pero también hay pequeñas cantidades de ADN y ARN "libres" que flotan en nuestra sangre, a menudo segregadas por células moribundas. En las mujeres embarazadas, ese material genético se convierte en una sopa de letras de ácidos nucleicos del feto, de la placenta y de la madre.

El ingeniero biológico de la Universidad de Stanford (EE. UU.) Stephen Quake ha encontrado una forma de utilizar este material genético para abordar uno de los problemas más intratables de la medicina: aproximadamente un 10 % de los bebés nace prematuramente. Resulta que el ADN y el ARN que flota libremente puede proporcionar un tipo de información que antes solo se podía conseguir mediante procedimientos invasivos, como hacer una biopsia de un tumor o perforar el vientre de una mujer embarazada para realizar una amniocentesis.

Pero ahora es más fácil detectar y secuenciar pequeñas cantidades de material genético presente fuera de las células, en la sangre. En los últimos años, los investigadores han comenzado a desarrollar análisis de sangre para detectar cáncer (analizando el ADN que indica la presencia de las células tumorales) y para el diagnóstico prenatal de enfermedades como el síndrome de Down, una tecnología conocida como biopsia líquida.

Unos 15 millones de bebés nacen prematuros cada año (una cifra superior al 10 %)

Las pruebas para estas enfermedades se basan en la búsqueda de mutaciones genéticas en el ADN. El ARN, por otro lado, es la molécula que regula la expresión génica, la cantidad de una proteína que se produce de un gen. Al secuenciar el ARN libre en la sangre de la madre, Quake puede detectar variaciones en la expresión de siete genes que él afirma que están relacionados con el nacimiento prematuro. Eso le permite identificar qué mujeres están en riesgo de sufrir un parto prematuro. Gracias a esa señal de alerta, los médicos pueden tomar medidas para evitarlo y aumentar las posibilidades de supervivencia del bebé. La tecnología detrás del análisis de sangre, según Quake, es rápida, fácil y cuesta menos de 10 euros. Sus colaboradores y él y han creado la start-up Akna Dx para comercializarla.

Si quieres saber más sobre la 'TR10 Predicción de nacimientos prematuros', no te pierdas nuestro reportaje 'Un análisis de sangre para predecir y salvar a los bebés prematuros'.

Biomedicina

Nuevas tecnologías y conocimientos biológicos empiezan a ofrecer opciones sin precedentes para mejorar nuestra salud.

  1. Se buscan rarezas genéticas para crear nuevos fármacos

    Hay personas con errores genéticos que, sin embargo, no han tenido problemas de salud graves. La 'start-up' Maze Therapeutics pretende buscar esas excepciones en los biobancos para desarrollar nuevos medicamentos, un enfoque utilizado previamente en una terapia para la atrofia muscular espinal

  2. La extraña relación entre un péndulo de oficina, la fotosíntesis y el olfato

    Una versión cuántica del péndulo de Newton hecha con fotones revela que, a esta escala, la transmisión de energía funciona diferente ante el ruido. Cuando se introduce, la energía se transfiere de forma más eficaz, un fenómeno que ya se había detectado en la fotosíntesis y la captación de olores

  3. Una báscula predice mejor la diabetes que el nuevo test de 23andMe

    Varios expertos critican que la nueva prueba genética de la compañía para predecir el riesgo de padecer diabetes tipo 2 no resulta más útil que el propio peso del usuario. Además, disponer de la información no motiva un cambio de estilo de vida, por lo que los 175 euros que cuesta no servirían para nada