.

Bruce Peterson

Inteligencia Artificial

TR10: Asistentes de IA que hablan casi como los humanos

1

Estos sistemas serán capaces de lidiar con las minucias diarias, como tomar apuntes de reuniones, buscar información y comprar por internet

  • por Karen Hao | traducido por Ana Milutinovic
  • 28 Febrero, 2019

  • ¿Qué? Las nuevas técnicas que descubren las relaciones semánticas entre las palabras logran que las máquinas entiendan mejor el lenguaje natural

  • ¿Por qué? Los asistentes de inteligencia artificial (IA) ya son capaces de realizar tareas que requieren una conversación, como por ejemplo hacer una reserva en un restaurante o coordinar la entrega de un paquete, en vez de limitarse a obedecer órdenes simples

  • ¿Quién? Google, Alibaba, Amazon

  • ¿Cuándo? Entre uno y dos años

Ya nos hemos acostumbrado a convivir con asistentes de inteligencia artificial: Alexa pone música en el salón y Siri activa las alarmas en el teléfono. Pero ninguno de ellos tiene lo que se considera inteligencia. Se suponía que estos aparatos iban a simplificar nuestras vidas, pero sus logros han sido más bien pocos. Estas IA solo reconocen un rango muy concreto de órdenes y se equivocan fácilmente.

Pero algunos avances recientes están a punto de ampliar su repertorio. En junio de 2018, los investigadores de OpenAI desarrollaron una técnica que entrena a una IA con un texto no etiquetado para evitar el trabajo necesario de categorizar y etiquetar manualmente todos los datos. Unos meses más tarde, un equipo de Google reveló un sistema llamado BERT que aprendió a predecir las palabras que faltaban después de estudiar millones de frases. En una prueba de opción múltiple, el sistema respondió a las preguntas igual de bien que los humanos.

Estas mejoras, junto con síntesis de voz cada vez más avanzada, nos permiten dejar de dar comandos simples a los asistentes de IA para empezar a conversar con ellos. Estos sistemas serán capaces de lidiar con las minucias diarias, como tomar apuntes de reuniones, buscar información y comprar por internet.

Algunos ya están listos. Google Duplex, la versión inquietantemente humana de Google Assistant, puede coger las llamadas para detectar spammers y vendedores telefónicos (ver Duplex, la IA parlante de Google, suena increíblemente humana). También puede hacer llamadas para realizar reservas en restaurantes y pedir citas en salones. En China, los usuarios se están acostumbrando a AliMe de Alibaba, que coordina las entregas de paquetes por teléfono y regatea el precio de los productos mediante chat (ver Alibaba reta a Google con una IA que conversa como los humanos).

Pero mientras que los programas de inteligencia artificial entienden cada vez mejor lo que queremos, aún les cuesta comprender lo que decimos. Las frases que dicen se predefinen o se generan estadísticamente, lo que refleja lo difícil que las máquinas adquieran una verdadera comprensión del lenguaje. Una vez solucionado ese obstáculo, veremos otra evolución, tal vez hacia un coordinador de logística un cuidador, un maestro o incluso ¿un amigo?

Inteligencia Artificial

 

La inteligencia artificial y los robots están transofrmando nuestra forma de trabajar y nuestro estilo de vida.

  1. La paradoja de la IA militar: un arma peligrosa que nadie debe obviar

    La inteligencia artificial podría automatizar y optimizar muchos procesos de guerra, pero sus algoritmos son increíblemente fáciles de engañar para que vean cosas que no existen y viceversa. Cualquiera que aprenda a confundir los sistemas de sus rivales obtendría una gran ventaja

  2. La IA ya puede vernos a través de la pared y saber qué hacemos

    Un sistema de visión artificial combina entrenamiento con luz visible y ondas de radio para identificar las acciones de personas ocultas tras cualquier estructura. Dado que el sistema no puede reconocer caras, no presenta problemas de privacidad y podría usarse para monitorizar a personas mayores

  3. Claves para entender el hito del robot que resolvió un cubo de Rubik

    Primero, un algoritmo se enseñó a sí mismo a manipular el juguete en un entorno virtual en el que se simularon una infinidad de condiciones locas. Cuando logró dominarlo virtualmente, las complicadas capacidades para rotar el cubo se transfirieron a un robot físico que replicó el logro en el mundo real