.

Sipa vía AP Images

Negocios

Presente y futuro de Huawei y de su relación con el resto del mundo

1

Hablamos en exclusiva con su director de Estrategia y Marketing, Xu Wenwei, quien transmite mensajes de colaboración internacional para la ética y el futuro de la IA al tiempo que demuestra que su compañía se está convirtiendo en un gigante sin rival en un amplio abanico de servicios como el 5G y los chips

  • por Will Knight | traducido por Ana Milutinovic
  • 03 Mayo, 2019

El único fundador y CEO del asediado gigante tecnológico de China Huawei, Ren Zhengfei, se muestra desafiante frente a los intentos estadounidenses de impedir el funcionamiento de su compañía mediante demandas y prohibiciones (ver Claves para entender por qué EE. UU. teme que Huawei domine el 5G). En una reciente entrevista con los medios internacionales, Ren afirmó: "Estados Unidos no nos puede quebrantar de ninguna forma. El mundo no nos puede dejar atrás porque vamos por delante".

Aunque podría parecer un farol, sus palabras contienen una parte de la verdad. La hoja de ruta tecnológica de Huawei, especialmente en el campo de la inteligencia artificial (IA), indica que se trata de una compañía que está avanzando mucho más rápido que cualquier otra empresa en el mundo en esta y otras tecnologías. Además de sus aspiraciones en el campo de la inteligencia artificial, Huawei tiene un papel cada vez más importante en el mercado de las redes inalámbricas 5G de próxima generación, y es el segundo mayor fabricante de teléfonos inteligentes del mundo detrás de Samsung (y por delante de Apple).

"El Gobierno y el sector privado [chino] quieren crear compañías que compitan en todos los campos tecnológicos. Y eso es lo que está haciendo Huawei", afirma el especialista en ciberseguridad y China en New America, un laboratorio de ideas de Washington (EE.UU.), Samm Sacks.

Pero es la estrategia de IA de Huawei la que le dará una potencia realmente incomparable en todo el entorno tecnológico. También planteará una serie de nuevos temas de seguridad. La ubicuidad tecnológica de la compañía y el hecho de que las empresas chinas dependan de su Gobierno, son grandes razones por las que Estados Unidos consideran a Huawei como una amenaza sin precedentes a la seguridad nacional (ver Seis razones por las que Huawei podría amenazar la seguridad mundial).

En una entrevista exclusiva con MIT Technology Review, el director de la junta directiva de Huawei y director de Estrategia y marketing de la compañía, Xu Wenwei, reveló el objetivo de sus planes relacionados con la inteligencia artificial. También defendió el historial de la seguridad de la compañía. Y prometió que Huawei colaboraría con el resto del mundo para abordar los riesgos y amenazas emergentes que plantea la IA.

Xu (quien usa el nombre occidental William Xu) aseguró que Huawei planea aumentar sus inversiones en IA e integrarla en toda la compañía para "crear una oferta completa de IA". Como Huawei es una empresa privada, es difícil calcular sus inversiones tecnológicas. Pero algunos trabajadores de la compañía afirmaron el año pasado que el plan era de más que duplicar el gasto anual en I+D, lo que lo situaría entre los 13.000 millones y los 17.000 millones de euros. Esta inversión podría catapultar a la compañía a entre el quinto y el segundo lugar en el gasto mundial en I+D. Según su página web, unos 80.000 empleados, o el 45 % del personal de Huawei, trabajan en investigación y desarrollo.

El área de alcance de Huawei se extiende desde los chips de IA para centros de datos y dispositivos móviles hasta el software de aprendizaje profundo y los servicios en la nube, que ofrecen una alternativa a los de Amazon, Microsoft y Google. La compañía está investigando los principales desafíos técnicos: hacer que los modelos de aprendizaje automático sean más eficientes en cuanto los datos y la energía, y también que sean más fáciles de actualizar, explicó Xu.

Pero Huawei está teniendo dificultades para convencer al mundo de que se puede confiar en él. La compañía se enfrenta a acusaciones de robo de propiedad intelectual, espionaje y fraude, y su vicepresidenta y directora de Finanzas (y la hija de Ren), Meng Wanzhou, se encuentra actualmente bajo arresto domiciliario en Canadá, a la espera de una posible extradición a Estados Unidos. El país y varios otros han prohibido la venta de dispositivos de Huawei o están considerando otras restricciones por la preocupación de que el equipo 5G de Huawei pueda ser explotado por el Gobierno chino para atacar los sistemas o apropiarse de datos confidenciales.

Xu defendió la reputación de la compañía: "El historial de seguridad de Huawei está limpio".

Pero la inteligencia artificial añade otra dimensión a esas preocupaciones. Los servicios de aprendizaje automático son un nuevo riesgo, ya que pueden ser explotados por los hackers, y los datos que se usan para entrenar estos servicios pueden contener información privada. El uso de algoritmos de IA también hace que los sistemas sean más complejos y opacos, lo que significa que el control de seguridad es más desafiante.

Como parte de un intento de tranquilizar a los que dudan, Xu prometió que Huawei lanzaría un código de principios de inteligencia artificial en abril con el que se comprometería a proteger los datos de los usuarios y garantizar la seguridad. Aunque esto de momento no ha sucedido, Xu también aseguró que Huawei tenía la intención de colaborar con sus rivales internacionales, como Google y Amazon, para garantizar el desarrollo responsable de esta tecnología. Pero, no está claro si Huawei permitiría que sus servicios de IA sean auditados por terceros, como ha hecho con su hardware.

En declaraciones exclusivas, Xu afirmo: "Muchas empresas de esta industria, como Huawei, están creando sus principios en torno a la inteligencia artificial. Por ahora, sabemos al menos tres cosas con certeza: la tecnología debe ser segura y transparente; la privacidad y los derechos del usuario deben ser protegidos; y la IA debería facilitar el desarrollo de la igualdad social y del bienestar".

Acumular oferta

No obstante, a medida que Huawei avanza en inteligencia artificial y progresa hacia su objetivo de convertirse en una compañía de "oferta completa", más amenazante resultará en Occidente.

Y eso que ya cuenta con una increíble variedad de ofertas. El año pasado, Huawei lanzó un chip de IA para sus teléfonos inteligentes, llamado Ascend, comparable con los chips en los últimos iPhones, y hecho a medida para ejecutar el código de aprendizaje automático que impulsa las tareas como el reconocimiento de cara y de voz. La tecnología para este chip provenía de una start-up llamada Cambricon, que surgió de la Academia de Ciencias de China, pero Huawei afirmó recientemente que diseñaría las futuras generaciones de forma interna.

Huawei también vende una gama de chips de IA optimizados para ordenadores, servidores y centros de datos. Estos chips no son tan sofisticados como los que ofrecen Nvidia y Qualcomm (ambas compañías de EE. UU.), pero ninguna otra compañía puede presumir de una gama tan amplia de hardware de IA.

Además, también hacen software. Huawei ofrece una plataforma de computación en la nube con 45 servicios diferentes de inteligencia artificial, una oferta comparable a la de gigantes occidentales como Google, Amazon y Microsoft. En el segundo trimestre de 2019, Huawei lanzó su primer marco de aprendizaje profundo, llamado MindSpore, que competirá con Tensorflow de Google o PyTorch de Facebook.

La inteligencia artificial también forma parte de las ambiciones de Huawei para ofrecer un equipo 5G que lo conectará todo, desde maquinaria industrial hasta los coches automáticos. Xu explicó: "Debemos usar la IA para reducir los costes de mantenimiento. Las redes de telecomunicaciones se están volviendo cada vez más complejas: el 70 % de los fallos de la red son causados por errores humanos, y si utilizamos la IA en el mantenimiento de la red, se podría predecir más del 50 % de los posibles fallos". 

Relaciones internacionles

Las declaraciones de Xu sobre la ética de la IA también son, de alguna forma, parte de un esfuerzo por liderar el desarrollo mundial de la IA. Garantizar una IA ética significará elaborar normas técnicas que determinarán el futuro de la tecnología en sí. Estados Unidos han ejercido una gran influencia sobre su desarrollo de internet mediante sus normas técnicas. 

Para tal fin, a principios de este año la Asociación China para la Inteligencia Artificial, una organización estatal, creó un comité para redactar un código nacional de ética de IA. Varias de las grandes compañías tecnológicas de China, incluidas Baidu, Alibaba y Tencent, también tienen iniciativas dirigidas a comprender el impacto de la IA.

Pero, llegar a un acuerdo con la ética y las normas de la IA será todo un reto, ya que las tensiones entre el Este y el Oeste aumentan. Varios países y organizaciones como la Unión Europea también intentan definir estas reglas. "La inteligencia artificial aporta valor, pero también problemas y confusiones. Se necesita colaboración global para abordar estos problemas", destacó Xu a MIT Technology Review

Y la colaboración internacional no es exactamente uno de los puntos fuertes de Estados Unidos en este momento. De hecho, fuera de sus propias fronteras, el Gobierno estadounidense solo puede obstaculizar a Huawei. Parece ser que algunos aliados se están cansando ​​de las tácticas de mano dura de Estados Unidos; tanto Reino Unido como Alemania parecen cada vez menos interesados en prohibir que Huawei suministre equipos 5G y otros productos y servicios. 

El interés de la compañía en crear buenas relaciones con los países desconfiados también tiene sus límites. Hace poco, su CEO, Ren, comentó que la escena internacional está cambiando, al menos en términos tecnológicos. El responsable concluyó: "Si las luces se apagan en el oeste, el este seguirá brillando. Y si se apagan en el norte, todavía queda el sur. América no es el mundo. América solo representa una porción del mundo".

Sea como sea, Huawei seguirá.

Negocios

Los avances tecnológicos están cambiando la economía y proporcionando nuevas oportunidades en muchas industrias.

  1. La importancia de definir la línea que separa la Tierra del espacio

    Al igual que la frontera entre la superficie y el mar es indefinible y variable, lo mismo sucede con los confines de nuestro planeta. Y, del mismo modo, definir dónde empieza una cosa y acaba la otra tendrá grandes consecuencias políticas y económicas a nivel internacional

  2. China podría liderar la investigación en IA en solo dos años

    Un análisis sobre el número  y la calidad de las publicaciones científicas sobre inteligencia artificial sugiere que el gigante asiático dominará el panorama mundial en 2021, arrebatándole el primer puesto a EE. UU., que no deja de reducir su apoyo al avance de la ciencia

  3. El espacio, el nuevo gran campo de guerra de la humanidad

    Los satélites cada vez son más estratégicos y necesarios para la vida en la Tierra. Por eso, la nueva carrera espacial se centra en crear armas para comprometerlos o destruirlos, como láseres y ciberataques, así como sistemas para protegerlos de las potencias enemigas