.

Universidad de Yale / Universidad de Ciencia y Tecnología de Hong Kong / Real Instituto de Tecnología KTH / Universidad de Orebro / Universidad de Hong Kong

Inteligencia Artificial

La importancia de que este dron sea capaz de posarse como un pájaro

1

Un simple mecanismo de agarre, que imita los posados de aves y murciélagos, permite que los vehículos aéreos no tripulados ahorren energía al apoyarse en salientes y postes. Cuando se cuelga boca abajo puede permanecer largos tiempos observando con todos sus rotores apagados

  • por Erin Winick | traducido por Ana Milutinovic
  • 22 Abril, 2019

¡Es un pájaro! ¡No! ¡Es un dron! Bueno, en realidad es un dron que se posa como un pájaro. ¿Y para qué sirve esto? Al igual que un murciélago es capaz de pegarse a una pared y un pájaro puede posarse en una rama para descansar, ahora los drones también pueden tomar un descanso para ahorrar energía aferrándose a algo.

"Posarse para descansar puede reducir el consumo de energía, aumentar la estabilidad y aumentar los rangos de visión en muchos casos", explica el investigador de la Universidad de Yale (EE. UU, Y, autor principal de un artículo publicado recientemente en Science Robotics, Kaiyu Hang. Cree que esta estrategia sería muy útil para las aplicaciones de perch-and-stare, (posarse y observar) en las que los drones se posan a mucha altura y realizan observaciones durante un largo período de tiempo.

El posado de drones ya se había explorado, pero los intentos previos requerían maniobras complicadas. Este nuevo dron está dotado con una pinza que le permite agarrarse a cualquier cosa más pequeña que su ancho de apertura, como ramas, letreros y farolas. También incluye tres dedos inclinados controlables con los "módulos de contacto" (accesorios que sirven como punto de conexión a los objetos) que le permiten imitar los estilos de posado de diferentes animales, como los murciélagos y las aves rapaces.

Por ejemplo, al enganchar uno de sus lados a un borde, el dron puede apagar dos de sus hélices, lo que ahorra un 45 % de energía. También puede agarrarse una varilla para colgarse boca abajo como un murciélago, permitiendo que todos los rotores se apaguen. O incluso puede posarse en un palo, donde, aunque las hélices tendrían que permanecer encendidas, consumiría alrededor de un 69 % menos de energía que cuando está en vuelo.

Al disponer de un agarre, los drones también podrían tener una mayor fuerza de elevación e interacciones más seguras con los humanos. Hang asegura: "Después de estar posado, un vehículo aéreo no tripulado podrá levantar cargas mucho mayores sin que se requiera ninguna potencia de los rotores".

El siguiente paso del equipo consiste en preparar a sus drones para las condiciones de la vida real, como la meteorología adversa. Si logran mantener su equilibrio de manera consistente, podrían considerarse aptos para algunos maratones de vuelo en el futuro. Con algunos descansos por el camino, por supuesto.

Inteligencia Artificial

 

La inteligencia artificial y los robots están transofrmando nuestra forma de trabajar y nuestro estilo de vida.

  1. El padre de los 'deepfakes' lucha contra el monstruo en el que se han convertido

    Si su iPhone es capaz de convertirle en un unicornio es gracias al trabajo de Hao Li. Después de perfeccionar su trabajo para aplicarlo el cine y la medicina, se ha centrado en encontrar formas de detectar estas falsificaciones cada vez más realistas, fáciles de crear y difíciles de identificar

  2. Este avance traerá chatbots más inteligentes y más noticias falsas

    El fabricante de chips Nvidia está centrando sus esfuerzos en el procesamiento del lenguaje natural. Su nuevo software, basado en dos enfoques de Google, está diseñado para eso, una novedad tecnológica que, como siempre, tiene un parte buena y una mala

  3. Google publica un vídeojuego para que la IA aprenda a jugar al fútbol

    El equipo de inteligencia artificial del gigante ha lanzado 'Google Research Football Environment', un entorno con varios niveles de complejidad que cualquier investigador puede usar para entrenar a sus algoritmos a lidiar con lo imprevisible