.

Getty Images

Cadenas de bloques y aplicaciones

Cinco argumentos para pedir la dimisión de Zuckerberg

1

La campaña de Fight for the Future recoge firmas para pedir su renuncia como CEO de Facebook para que la red social pueda empezar a abordar sus grandes problemas. Explicamos cuáles son sus razones y también por qué es poco probable que consigan su objetivo

  • por Charlotte Jee | traducido por Ana Milutinovic
  • 14 Mayo, 2019

La semana pasada se lanzó una petición con un objetivo simple: obligar a Mark Zuckerberg a dimitir como CEO de Facebook. El grupo que ha organizado la campaña, Fight for the Future, destaca que aunque no hay una "bala de plata" para "arreglar" Facebook, la compañía no puede abordar sus problemas subyacentes mientras Zuckerberg sigue a cargo.

Es muy poco probable que la petición tenga éxito, por supuesto. Es difícil imaginar que Zuckerberg renuncie voluntariamente. Y la Junta Directiva de Facebook tampoco podría hacer mucho, aunque quisiera. Zuckerberg controla aproximadamente el 60 % de todas las acciones con derecho a voto en Facebook. Es prácticamente intocable, tanto como CEO como presidente de la Junta Directiva. A pesar de los escándalos casi semanales, la compañía sigue creciendo y es una de las empresas más rentables de la historia de la humanidad.

Otra posible solución, como se describe en un artículo en The New York Times escrito por uno de los cofundadores de Facebook, consiste en dividir la compañía e implementar nuevas regulaciones de privacidad de datos en EE. UU.

Si necesita recordar por qué todos están tan enojados con Facebook y Zuckerberg, le ofrecemos una lista que destaca algunos de los escándalos más importantes relacionados con este gigante tecnológico en el último año. (Por no hablar de los problemas más amplios como las noticias falsas y las cámaras de eco o la destrucción de los medios de comunicación. O las dudosas prácticas de relaciones públicas).

El gran mazazo

En marzo de 2018, un alertador reveló que la consultora política Cambridge Analytica había recopilado información privada de más de 87 millones de perfiles de Facebook sin el consentimiento de sus usuarios. Facebook permitió a terceros a reunir datos de aplicaciones: en el caso de Cambridge Analytica, se trata de un cuestionario personal desarrollado por un profesor de la Universidad de Cambridge (Reino Unido) Aleksandr Kogan. Mark Zuckerberg respondió admitiendo que habían "cometido errores" y prometió que, en el futuro, restringiría el intercambio de datos con aplicaciones de terceros.

Lo que hizo que este fenómeno resultara tan grave fueron las afirmaciones de que las operaciones de extracción de datos podían haber afectado la elección de Trump y la votación del Brexit.

Problemas con los datos personales

En septiembre de 2018, Facebook admitió que la información personal de 50 millones de usuarios había estado expuesta por un hackeo en sus sistemas. El número se modificó posteriormente a 30 millones, pero aun así lo convierte en la mayor filtración en la historia de Facebook.

En marzo de 2019 resultó que desde 2012 Facebook había almacenado hasta 600 millones de contraseñas de usuarios de manera insegura. Solo unos días más tarde, nos enteramos de que 500 millones de registros de Facebook habían quedado expuestos en internet.

Publicidad discriminatoria

El algoritmo de publicación de anuncios de Facebook discrimina automáticamente por género y raza, incluso por sí solo. Los anunciantes también pueden discriminar explícitamente contra ciertas áreas al mostrar anuncios de viviendas en Facebook, aunque es algo ilegal. Facebook sabe que tiene este problema desde 2016. Todavía no lo ha solucionado.

Acuerdos dudosos

Facebook concedió un acceso más intrusivo a los datos de los usuarios a más de 150 empresas de las que había informado, a través de sus acuerdos especiales. Supimos algo más sobre esto y otras dudosas prácticas sobre los datos, a través de documentos incautados por el Parlamento de Reino Unido en noviembre de 2018. Facebook espera una multa de 4.400 millones de euros por este y otros ejemplos de negligencia profesional.

Un vehículo para difundir odio

El tirador de Christchurch, Nueva Zelanda, utilizó Facebook para transmitir en directo el asesinato de 50 personas. La transmisión se prolongó durante 20 minutos antes de que Facebook hiciera algo. Todavía estamos a la espera de saber qué hará Facebook, si es que hace algo, sobre este caso (por ejemplo, podría eliminar "Facebook Live"). Tal y como funciona ahora, Facebook puede ayudar a alimentar la violencia en el mundo real. Pero las respuestas de la red social al respecto han sido incompletas. También es un recordatorio de cuánto poder le hemos dado a Facebook (y a sus trabajadores mal pagados) para decidir qué es aceptable y lo que no lo es.

Cadenas de bloques y aplicaciones

Qué significa estar constantemente contectados unos a otros y disponer de inmensas cantidades de información al instante.

  1. Las críticas obligan a Noruega a retirar su 'app' de rastreo de coronavirus

    Aunque Smittestopp tiene buenas características de privacidad, el organismo de protección de datos del país afirma que la baja tasa de contagios nacionales no justifica su uso. Los responsables del Instituto Noruego de Salud Pública no están de acuerdo y creen que la decisión limitará su capacidad de prevenir nuevos brotes

  2. Twitter intenta que la gente se lea los artículos antes de compartirlos

    Si un usuario va a retuitear un enlace sin haber pinchado en él, recibirá un mensaje animándolo a leerlo primero. La medida, lanzada de forma piloto en inglés y para teléfonos Android, supone un paso más en la cada vez más contundente postura de Twitter contra la viralización del odio y las noticias falsas

  3. Ocho cosas que Facebook debe hacer para mejorar la moderación de contenido

    Aunque se trata de una tarea imprescindible, la red social la ha externalizado en trabajadores precarios y sin la formación necesaria para soportar la traumática experiencia. Además, debería duplicar el número de moderadores y hacer que toda la empresa sea más consciente del impacto de sus decisiones