.

Inteligencia Artificial

El robot del MIT que estudia los músculos humanos para aprender a trabajar

1

Gracias a sensores musculares conectados a su sistema y a la visión artificial, RoboRaise colabora con una persona para ir aprendiendo poco a poco a moverse y a trabajar en equipo y de forma segura y eficaz

  • por Will Knight | traducido por Ana Milutinovic
  • 06 Junio, 2019

Querido robot, bienvenido al "programa de musculatura robótica". Te explicamos qué vamos a enseñarte.

A moverte: los investigadores del MIT han creado un robot que controla de cerca nuestros bíceps mientras levantamos y movemos las cosas. Pero no se limita a admirar nuestros músculos, la idea consiste en desarrollar un sistema capaz de colaborar con las personas de forma más efectiva.

A controlar tus músculos: el robot, bautizado como RoboRaise, controla los músculos de una persona a través de unos sensores electromiográficos a los que está conectada. El aprendizaje automático compara las señales captadas por esos sensores con una representación del movimiento del brazo que hace la persona. Con esta información, el robot aprende repetir esa acción.

¡A trabajar en equipo!: la mayoría de los robots de trabajo son tan tontos y peligrosos que se ven obligados a trabajar aislados de los humanos, pero existe un creciente interés en que los robots colaboren con los trabajadores humanos. Este concepto, conocido como cobot, utiliza los avances en sensores y en algoritmos informáticos para volverse más seguros y más inteligentes.

A observar cuidadosamente: el enfoque de RoboRaise resulta fascinante, y muestra cómo, en teoría, los robots podrían captar señales mucho más sutiles sobre el comportamiento de una persona. Esto podría crear máquinas que se coordinen mejor con nuestras acciones e intenciones.

Inteligencia Artificial

 

La inteligencia artificial y los robots están transofrmando nuestra forma de trabajar y nuestro estilo de vida.

  1. Así podemos evitar que la IA reconozca nuestra cara en los selfis

    Un número creciente de herramientas nos permiten evitar que los sistemas de reconocimiento facial entrenen con nuestras fotos personales. Modificar píxeles de las imágenes o enseñar a pasar por alto los autorretratos son algunos de los procedimientos para despistarlos

  2. Un nuevo ciberataque podría disparar el consumo energético de la IA

    Los esfuerzos del sector por reducir la demanda de energía de la inteligencia artificial ha dado lugar a un modelo más eficiente. Lamentablemente, un equipo acaba de descubrir que este diseño puede ser atacado para aumentar el número de cálculos que necesita hacer y, con ello, su demanda de electricidad

  3. "Debemos lidiar con la huella ambiental y explotación laboral de la IA"

    En su libro 'Atlas of AI', Kate Crawford analiza toda la cadena de desarrollo de la inteligencia artificial, desde las actividades mineras para extraer los componentes de los ordenadores. En su opinión, toda la conversación sobre la tecnología deja el efecto de la tecnología sobre el planeta y las personas