.

Pixabay

Negocios

La explotación es una cualidad innata de la sociedad, según la teoría de juegos

1

Un nuevo análisis del famoso rompecabezas del dilema del prisionero revela que dos actores en igualdad de condiciones pueden dar lugar a una situación de explotación estable. Si uno de ellos descubre una estrategia ventajosa para ambos, el otro cooperará aunque salga perdiendo

  • por Emerging Technology From The Arxiv | traducido por Ana Milutinovic
  • 11 Junio, 2019

El dilema del prisionero es una de las piezas fundamentales en la teoría de juegos. Este experimento mental implica a dos jugadores, Alicia y Roberto. Ambos han cometido un crimen por el que han sido detenidos, pero son separados para que no puedan comunicarse, y a cada uno se le ofrece un trato para delatar al otro.

Pero las recompensas por delatar a su cómplice son complejas. Si uno de los dos confiesa pero el otro no lo hace, el que ha delatado queda libre mientras que el otro pasa seis meses en la cárcel. Si ambos delatan, los dos pasarán tres meses presos. Pero si ambos cooperan y permanecen en silencio, cada pasaría solo un mes en la cárcel. En este contexto, ¿cuál es la mejor estrategia para cada jugador? ¿Debería permanecer en silencio y cooperar, o delatar y largarse?

Varios economistas, biólogos evolutivos y expertos en la teoría de juegos han estudiado detalladamente las diferentes estrategias. Saben que, en un único juego, la mejor estrategia es delatar y largarse, porque garantiza que este jugador evite la máxima sentencia.  

Pero si el juego se repite, los jugadores pueden usar su experiencia para desarrollar nuevas estrategias, como vengarse o aprender a cooperar. De hecho, el llamado dilema del prisionero iterado demuestra que el comportamiento cooperativo ha evolucionado en los seres sociales. Esa fue la conclusión a la que se llegó tras años de intensos estudios de biología evolutiva.

Pero lo que aún no sabemos es cómo ha evolucionado la explotación en la sociedad, es decir, cómo algunas personas acaban utilizando a otras para aumentar su propio beneficio. Una respuesta obvia es que las personas poderosas son capaces de explotar a las menos poderosas debido a su fuerza. Pero según eso, el comportamiento explotador no podría ocurrir entre iguales. Sin embargo, la magnitud y la omnipresencia de la explotación sugieren que eso sí que ocurre. Así que la pregunta es: ¿cómo?

Eso es lo que han intentado averiguar los investigadores de la Universidad de Tokio (Japón) Yuma Fujimotoa y Kunihiko Kaneko. En su trabajo, han usado el dilema del prisionero iterado para mostrar cómo un jugador puede explotar al otro para obtener una mejor recompensa. También muestran por qué el jugador explotado accede a ser explotado para crear una estrategia estable.

En primer lugar, algunos antecedentes. En 2012, un equipo de expertos en la teoría de juegos descubrió una estrategia en el dilema del prisionero iterado que garantizaba que un jugador obtuviera un mejor resultado que al otro. Pero esto solo sucede cuando Alicia aprende de los juegos anteriores, mientras que Roberto no lo hace y mantiene la misma estrategia. Cuando eso ocurre, el primer jugador puede explotar al segundo para garantizarse un mejor resultado en el tiempo.

Ese hallazgo fue como una bomba para los teóricos del juego, que llevaban mucho tiempo asumiendo que un resultado simétrico era inevitable. De hecho, muchas tácticas del mundo real se basan en esta idea, entre las que destacan algunas estrategias políticas de alto riesgo, como la destrucción mutua asegurada, de la que depende el futuro de todo nuestro planeta. El descubrimiento de que un jugador puede manipular al otro en secreto sorprendió a toda la comunidad.

Finalmente, los estudiosos concluyeron que, en el mundo real, ambas partes siempre aprenden de sus experiencias anteriores, de modo que nadie puede convertirse en una víctima de esta manera.

Pero Fujimotoa y Kaneko acaba de demostrar que esto no es así. En su estudio del dilema del prisionero iterativo en el que ambos jugadores aprenden de la experiencia anterior y adaptan su estrategia en consecuencia, su gran descubrimiento consiste en que, incluso en estas circunstancias, es posible que un jugador se aproveche del otro para obtener una mejor recompensa.

Su investigación afirma: "Demostramos numérica y analíticamente que es posible llegar a una relación de explotación a pesar de la dinámica de la estrategia simétrica y la regla simétrica de los juegos". Y curiosamente, se trata de una estrategia estable. Los investigadores añaden: "Esta relación de explotación es estable, aunque el jugador explotado, que recibe una recompensa menor que el jugador explotador, ha optimizado su propia estrategia".

La pregunta obvia es cómo puede surgir ese escenario. Y la respuesta es que depende de las condiciones iniciales del juego. Fujimotoa y Kaneko demuestran que cuando Alicia descubre la estrategia de Roberto puede aprovecharse de ella para asegurarse un mejor resultado para sí misma.

Pero ella también puede obtener la cooperación de Roberto asegurándose de que esta estrategia también garantice un mejor resultado para él. Por ejemplo, en ciertas circunstancias, Alicia puede asegurarse de que Roberto tendrá un mejor resultado que cuando los dos jugadores delatan. 

Debido a esto, Roberto tiene un incentivo para aceptar la explotación, a pesar de que Alicia sale ganando. "Por lo tanto, la relación de explotación entre los dos jugadores se estabiliza , detalla la investigación.

Por supuesto, también hay otros posibles resultados, como el comportamiento de explotación que los jugadores pueden intercambiar entre ellos. Por eso, los resultados pueden ser complejos y dependen muchísimo de las condiciones iniciales. Pero el resultado clave es que la explotación en sí misma puede convertirse una estrategia estable porque asegura un mejor resultado para ambos jugadores.

Es un trabajo fascinante que muestra cómo puede surgir la explotación incluso cuando ambos jugadores parecen jugar bajo las mismas condiciones y reglas del juego. De hecho, parece que, en los sistemas que replican escenarios como el dilema del prisionero, la explotación es inevitable. En otras palabras, la explotación sería una característica básica de la sociedad humana. La investigación concluye: "Este estudio ofrece una nueva perspectiva sobre el origen de la explotación en la sociedad".

Pero eso no significa que sea una situación que debemos aceptar. La siguiente pregunta que debemos responder sería cómo evitar la explotación o qué estrategia deben utilizar las personas explotadas para cambiar su situación. Está claro que a los teóricos del juego les queda mucho trabajo por delante.

Ref: arxiv.org/abs/1905.06602:  Emergence of Exploitation as Symmetry Breaking in Iterated Prisoner’s Dilemma

Negocios

Los avances tecnológicos están cambiando la economía y proporcionando nuevas oportunidades en muchas industrias.

  1. Las élites empiezan a preocuparse por el problema de los 'deepfakes'

    Las imágenes y vídeos falsos pero increíblemente realistas creados con inteligencia artificial empiezan a impedir que confiemos en todo lo que vemos y amenaza con atacar la reputación de la gente. En EE. UU. por fin han empezado a trabajar para regular el problema

  2. Claves para convertir al CEO en el motor de innovación de su empresa

    En plena cuarta revolución industrial, dominada por la globalización, la comunicación y la inmediatez, las compañías deben volverse ágiles e innovadoras para poder mantener su ventaja competitiva pero, ¿cómo? Las respuestas, en el libro 'El Líder Ante la Innovación'

  3. Tres formas de limitar el poder de las 'Big Tech' sin tener que dividirlas

    La historia contra los monopolios ofrece varias soluciones aplicables a Apple, Amazon, Facebook y Google que no las obligarían a fraccionarse. Varios expertos proponen probar todas las opciones posibles hasta dar con la mejor para los usuarios y para la competencia de las pequeñas empresas