.

Ms. Tech

Tecnología y Sociedad

"Limitar la concentración de datos nos protegería del Gran Hermano"

1

El experto en gobernanza de internet Viktor Mayer-Schönberger considera que no hay que fraccionar las 'Big Tech' para frenar su poder como se plantea EE. UU. En lugar de esa medida, propone obligar a las grandes tecnológicas a compartir sus datos con el resto de compañías para que todas puedan innovar 

  • por Angela Chen | traducido por Ana Milutinovic
  • 10 Junio, 2019

No hay que dividir a las Big Tech, asegura el profesor de gobernanza en internet en el Instituto de Internet de Oxford (Reino Unido) Viktor Mayer-Schönberger. En vez de eso, hay que obligarlas a compartir.  

Para él, el reciente impulso para abrir una investigación sobre el poder de los gigantes tecnológicos es una buena idea (ver Por qué EE. UU. quiere dividir a las 'Big Tech' y por qué le costará tanto), pero fraccionar una empresa como Google hará que herramientas como el buscador sean peores y no facilitará la creación de buenas alternativa para las start-ups. Incluso exigir que las empresas dejen de favorecer sus propios servicios no evitará que sus plataformas mejoren y dominen el mercado. 

Mayer-Schönberger, coautor de Reinventar el capitalismo en la era del big data (Reinventing Capitalism in the Age of Big Data), sugiere adoptar una "orden progresiva de intercambio de datos" que obligaría a las empresas que superan un cierto tamaño a compartir algunos de sus datos, anonimizados para proteger la privacidad, con los competidores más pequeños. Me reuní con Mayer-Schönberger recientemente para hablar sobre esta propuesta audaz y sobre lo que podría y no podría arreglar.  

La siguiente entrevista ha sido editada por su longitud y para su claridad.

Foto: Cortesía de Viktor Mayer-Schönberger

¿Por qué cree que compartir datos es lo más importante de la regulación de las 'Big Tech' (Amazon, Apple, Google y Facebook)?

En cada mercado suele haber una tendencia hacia la concentración. Pero siempre había una fuerza contraria, y esa era la innovación humana. Así que una pequeña start-up podría descubrir una idea mejor, y eso mantendría competitivos a los mercados.

La innovación se está alejando, al menos parte, del ingenio humano hacia el aprendizaje automático basado en datos. Aquellos con acceso a una mayor cantidad de datos van a ser los más innovadores, y debido a los bucles de retroalimentación, se están volviendo cada vez más grandes, lo que socava la competitividad y la innovación. Así que si obligamos a aquellos que tienen grandes cantidades de datos a compartir parte de esos datos con otros, podemos reintroducir la competitividad y diseminar la innovación.

¿Por qué considera que fraccionar estas empresas perjudicaría a los consumidores?

Puedes dividir una gran empresa, pero eso no soluciona la causa fundamental de la concentración a menos que se cambie la dinámica subyacente de la innovación basada en datos.

Dividir una compañía de big data reduce el valor generado a partir de los datos. Es útil recopilar y utilizar repetidamente una gran cantidad de datos. Por ejemplo, los coches de Google Street View: capturan imágenes, geometrías de carreteras y señales de wifi. Eso no solo ayuda a Google Street View, sino que mejora la geolocalización en Android y ayuda a la conducción autónoma de Waymo. Si Google se separa en núcleos más pequeños, se reduce la capacidad de usar esos datos. Eso no solo limita la capacidad de Google para crecer y ser innovador, sino que tampoco permite que nadie más sea innovador, porque nadie más tiene esos datos.

¿Empresas como Google o Amazon siempre tendrán una ventaja porque tienen más datos, incluso si comparten algunos?

Ese no es el caso necesariamente, por dos razones. Primero, el valor de cualquier punto adicional de datos disminuye a medida que se obtienen más y más datos, de modo que los jugadores más pequeños se benefician más que los grandes. En segundo lugar, compartir datos implica que las empresas más pequeñas pueden obtener datos de Google, Microsoft y de otros actores. Por lo tanto, obtienen datos muy diversos, lo que proporciona una visión más completa y puede que en realidad mejor que la de Google, que tiene una fuente de datos muy homogénea.

¿Cuáles son algunas de las preguntas que necesitamos responder antes de implementar esta idea?

Cuántos datos se deben compartir. Sugerimos una cifra del 3 al 5 %, pero esos son cálculos rápidos. Habrá que proporcionar una cantidad suficiente, pero esos números no están grabados en piedra.

Otra es: ¿cómo sabemos qué datos tienen estas empresas? Podríamos pensar en un directorio online de los titulares de datos en el que deberían publicar los tipos de datos que tienen, como por ejemplo "datos de búsqueda" o "datos de conducción autónoma", y los posibles competidores podrían consultar ese directorio de fuentes de datos. Es posible hacerlo relativamente fácil, pero debe estar organizado.

Muchas personas tienen quejas sobre la privacidad con respecto a estas empresas. ¿Cómo podríamos asegurarnos de que una orden de intercambio de datos no hará que solo existan muchos pequeños Facebook con los mismos problemas de privacidad?

La privacidad no es un problema único, sino un conjunto de problemas. Uno de ellos es la concentración del poder de la información. Y mientras que el intercambio de datos no aumenta el control individual, limitar la concentración del poder de la información podría protegernos de una situación similar al Gran Hermano.

Pero no nos equivoquemos: la orden de compartir datos no resolverá los problemas de privacidad. No es lo que puede hacer. Pero puede ayudar a ofrecer alternativas. Hemos tenido empresas de búsqueda que realizan búsquedas en internet más respetuosas con la privacidad, pero sus resultados eran malísimos porque no tenían suficientes datos para entrenar su sistema. Si ayudamos a los competidores de Google o Facebook a que ofrezcan servicios realmente buenos porque tienen datos para entrenar, creo que eso ayudaría a los usuarios y a la privacidad.

Tecnología y Sociedad

Los avances tecnológicos están cambiando la economía y proporcionando nuevas oportunidades en muchas industrias.

  1. Toronto, la alternativa canadiense a Silicon Valley para la buena gente

    El centro tecnológico de Canadá intenta posicionarse como un antídoto contra los peores impulsos de la industria tecnológica de EE. UU. Sus valores, su amabilidad y su educación aspiran a convertirse en el nuevo estándar para liderar una próxima revolución tecnológica que ponga a las personas en el centro

  2. Por qué hay rebrotes de coronavirus en sitios que lo hicieron todo bien

    Aunque California tuvo una actitud ejemplar para gestionar la pandemia, ahora es el epicentro de los nuevos contagios del país. Hay varias razones, como la incapacidad de los enfermos de teletrabajar y la cada vez mayor indiferencia de la población. Los responsables públicos insisten en la urgencia de usar mascarillas

  3. "La IA nos ayudará a predecir la seguridad de los destinos turísticos"

    Para el consejero delegado de Meliá, Gabriel Escarrer, tecnologías como la inteligencia artificial ayudarán a impulsar el turismo en la era pos-COVID: personalizar la experiencia del cliente, vigilar la ocupación de los espacios y predecir la seguridad de los destinos serán algunas de sus aplicaciones