.

Cadenas de bloques y aplicaciones

Cómo 'blockchain' ayudará a que los ciudadanos tengan más voz y voto

1

We the Peeps es una nueva plataforma de 'crowdfunding' que permite a los participantes recaudar donaciones en criptomonedas sobre las cuestiones sociales que propongan. Sus creadores pretenden que los pequeños donantes puedan unir sus fuerzas para, por ejemplo, apoyar a determinados candidatos políticos

  • por Mike Orcutt | traducido por Ana Milutinovic
  • 15 Julio, 2019

Cuando se habla de política estadounidense, el dinero es la clave. Durante años, gran parte del poder sobre las campañas y los asuntos políticos se ha concentrado en manos de personas ricas que donan miles de dólares a las campañas de sus candidatos favoritos.

Recientemente, eso ha cambiado. Las donaciones más pequeñas para campañas de una franja más amplia del electorado han tenido un papel más importante gracias a las nuevas herramientas online para recaudar fondos.

Pero ese pequeño grupo de grandes patrocinadores aún tiene una enorme influencia sobre las prioridades políticas después de las elecciones, opina el empresario Bill Warren. Los políticos electos escuchan más de cerca a "la gente que firma los grandes cheques", señala, lo que significa que los problemas y las causas más importantes para los pequeños donantes se suelen perder en el camino.  
 

Warren cree que la cadena de bloques podría ayudar a esos pequeños donantes. Él y otros cofundadores de Peeps Democracy están convencidos de que una combinación de crowdfunding, voto mediante blockchain e incentivos basados ​​en una criptomoneda son suficientes para que los pequeños donantes tengan una voz más poderosa en la política de Estados Unidos. La primera aplicación que están creando, llamada We the Peeps, es una plataforma de recaudación de fondos con la idea de "permitir que la gente corriente recaude dinero en torno a algunos problemas o causas y luego vote dónde se dirige", destaca Warren, el CEO de la compañía.

Ya existe una plataforma muy popular orientada a los pequeños donantes: una organización sin ánimo de lucro llamada ActBlue ha desarrollado herramientas que los candidatos demócratas a las elecciones pueden usar para recaudar dinero online. ActBlue afirma haber recaudado más de 3.100 millones de euros desde 2004, y un análisis realizado por FiveThirtyEight y el Centro para la Integridad Pública descubrió que más de la mitad de todas las contribuciones de donantes individuales a los candidatos demócratas en el Congreso en 2018 pasaron por esta plataforma.

Pero lo que Warren cree que todavía falta es una plataforma de financiación colectiva online donde lideren los donantes en lugar de los candidatos. Eso es lo que él prevé para We the Peeps.

En el núcleo del sistema se encuentra una criptomoneda basada en Ethereum llamada peeps. La plataforma otorgará a los usuarios un cierto número de tokens de peeps al registrarse. Los tokens se pueden utilizar para realizar diversas acciones en la plataforma. Por ejemplo, para iniciar una campaña de recaudación de fondos, llamada "movimiento", un usuario debe participar con 10 tokens. Los movimientos se pueden iniciar en torno a cuestiones políticas específicas.

En la pequeña prueba privada que la empresa está llevando a cabo en este momento, un usuario ha iniciado un movimiento sobre el cambio climático, por ejemplo. Si el movimiento crece en términos de partidarios y compromisos, la persona que lo inició ganará más tokens y, a su vez, más influencia.

Los usuarios también pueden sugerir a los políticos que se postulan para un cargo federal qué determinado movimiento deberían impulsar. La gente después puede votar sobre sugerencias y decidir si quieren donar. Sugerir y votar a los políticos tiene un coste de peeps. Cuando finalice la votación, un procesador de pago de terceros, llamado Democracy Engine, distribuirá el dinero a los candidatos ganadores. Warren y sus cofundadores esperan que con el tiempo la plataforma sea lo suficientemente popular para que los políticos comiencen a competir por estos premios.

Peeps Democracy generará ingresos al cobrar una comisión de 4,75 % sobre las donaciones, similar a las otras plataformas de crowdfunding como Kickstarter. Los usuarios objetivo son los votantes que dan prioridad a la transparencia en la política, especialmente los millenials.

El proyecto podría considerarse como una versión descentralizada de un comité de acción política (PAC por sus siglas en inglés). Los llamados PAC son organizaciones que recaudan cientos de miles o millones de dólares de grandes donantes y reparten el dinero entre sus candidatos elegidos, 4.435 euros en cada ocasión. Hay distintos tipos que varían en función los requisitos legales que deberían seguir. Los SuperPAC, por ejemplo, son una forma popular de recaudar grandes cantidades de dinero en apoyo de causas y problemas políticos, pero no se les permite contribuir a las campañas electorales.

La tecnología de blockchain lleva mucho tiempo promocionándose como una herramienta para expandir la democracia, ya que las redes de cadenas de bloque en teoría no están controladas por una sola entidad y son muy difíciles de censurar o corromper. Una base de datos compartida de transacciones, que podría incluir recuentos de votos, es intrínsecamente más transparente y abierta, según sus defensores.

Hasta ahora, no obstante, la mayor parte de esta discusión se ha centrado en el uso de blockchain para contar los votos durante las elecciones. Esto tiene su controversia, ya que muchos expertos en seguridad de la votación creen que las cadenas de bloques crearían más problemas de los que resolverían. El uso de la tecnología para la financiación colectiva de las campañas, donde las apuestas no son tan altas, le darán a la compañía la oportunidad de demostrar sus supuestos beneficios en el mundo real.

La plataforma We the Peeps no será completamente descentralizada, al menos en un principio. Esta página web tendrá normas que servirán como un "respaldo" contra el contenido inapropiado, afirma Warren. Pero el objetivo es avanzar con el tiempo hacia una mayor descentralización, concluye, y en última instancia, "dejar que los usuarios definan qué problemas deberían o no aparecer en Peeps". Si empieza a funcionar bien, podría ser un paso hacia un futuro en el que las cadenas de bloques y las redes descentralizadas ayudan a los grupos de pequeños donantes a obtener el tipo de influencia sobre los políticos que tiene el dinero de hoy en día.

Cadenas de bloques y aplicaciones

Qué significa estar constantemente contectados unos a otros y disponer de inmensas cantidades de información al instante.

  1. Probé todas las tecnologías contra el insomnio y solo una funcionó

    Sufro problemas de sueño desde los 18 años, así que decidí ver si la tecnología podía ayudarme. Las compré todas: colchonetas y anillos de seguimiento, cintas para la cabeza con electrodos y hasta un robot para acurrucarme junto a él. La única que me sirvió fue una 'app' de terapia cognitiva conductual

  2. Las primeras y polémicas reglas para evitar el blanqueo en 'blockchain'

    La falta de regulación de las criptomonedas basadas en cadenas de bloques ha seducido a innumerables delincuentes. Para frenar su actividad, las casas de cambio criptográficas podrían verse obligadas a informar de la identidad de los usuarios en transferencias superiores a 1.000 euros

  3. Cómo evitar que el tráfico de personas se financie mediante Bitcoin

    El anonimato y la falta de una autoridad central permite que las criptomonedas se usen en actividades ilegales. Para evitarlo, EE. UU. podría utilizar una antigua ley que catalogaría a los mineros como instituciones financieras para obligarles a recopilar y ceder información sobre las transacciones