.

Foto de Joel Vodell en Unsplash

Cambio Climático

10 tecnologías para tener más alimentos sin agravar el cambio climático

1

La ONU y el Banco Mundial destacan 10 innovaciones para aumentar la cantidad de comida disponible sin consumir más terreno ni energía para su producción. La agricultura sostenible, caracterizada por su bajo rendimiento, no será capaz de alimentar a una población cada vez mayor

  • por James Temple | traducido por Ana Milutinovic
  • 23 Julio, 2019

Si se tiene en cuenta la previsión de que la población mundial aumentará en casi 3.000 millones de personas para mediados del siglo, la demanda de alimentos y la superficie y la energía necesarias para producirlos se disparará.

A menos que la humanidad descubra cómo cultivar muchos más alimentos en menos terreno, tendrá que convertir la superficie equivalente a dos Indias de bosques, pastizales y otros ecosistemas en campos agrícolas, según un nuevo estudio dirigido por los investigadores del World Resources Institute. La investigación afirma que este cambio en el uso del suelo, además, aumentaría las emisiones anuales en 15.000 millones de toneladas de CO2 y gases equivalentes, superando con creces los 4.000 millones de toneladas permitidas bajo los modelos que mantienen el calentamiento global por debajo de 2 °C sobre niveles preindustriales.

El informe, publicado por el Banco Mundial y las Naciones Unidas, asegura que la demanda mundial de alimentos aumentarán un 50 % para 2050, mientras que la demanda de productos de origen animal como la carne, la leche y los huevos subirá casi un 70 %. Producir esos 7.400 trillones de calorías adicionales sin aumentar el rendimiento a un ritmo más rápido de lo que tuvimos en el pasado requeriría convertir casi 600 millones de hectáreas de terreno adicional para uso agrícola (ver Si el mundo quiere seguir comiendo necesita edición genética e IA).

Para solucionarlo, los investigadores han creado una lista de 22 objetivos y 10 tecnologías específicas que podrían ayudar a incrementar la producción de alimentos al tiempo que limitan la contaminación del aire.

Algunos de los objetivos generales incluyen reducir la pérdida y el desperdicio de alimentos; aumentar la frecuencia de los cultivos en las tierras existentes; conservar las turberas, que liberan enormes cantidades de dióxido de carbono cuando se convierten en terreno de cultivo; reducir las emisiones de metano del ganado, que se producen principalmente en forma de eructos de vacas y disminuir la contaminación producida por los fertilizantes, que representan casi el 20 % de las emisiones agrícolas.

Las tecnologías que podrían ayudar a lograr estos objetivos incluyen:

  1. Usar herramientas de edición genética como CRISPR para activar las características que aumentarían los rendimientos

  2. Empezar a usar los sustitutos de carne basados en plantas como los productos de Impossible Foods y Beyond Meat (TR10: La hamburguesa de vaca sin vaca)

  3. Aplicar aerosoles no tóxicos que creen una película protectora y otras tecnologías capaces de extender la vida útil de los alimentos, como los productos de Apeel Sciences (ver La defensora de los cultivos modificados que se enfrentó a Greenpeace por su falta de rigor)

  4. Empezar a cultivar variedades de arroz que reducen el nivel de producción de metano en los arrozales

  5. Usar compuestos que impiden que los fertilizantes conviertan los microbios del suelo en óxido nitroso altamente potente

  6. Proporcionar suplementos al ganado para reducir sus emisiones de metano, como el producto desarrollado por el conglomerado holandés DSM (ver Cómo reducir las emisiones de metano de las vacas con algas)

  7. Desarrollar variedades de cultivos que absorben más nitrógeno

  8. Usar alimentos para peces a base de algas que podrían reducir el uso de peces salvajes como alimento para peces cultivados

  9. Utilizar energía solar para producir el hidrógeno en fertilizantes basados en nitrógeno

  10. Aumentar el consumo de las variedades de gran rendimiento de árboles de palma aceitera, que producen un aceite ampliamente utilizado que ha ayudado a impulsar la deforestación

Las conclusiones chocan con el apoyo a la agricultura sostenible, que para muchos consiste en pequeñas fincas locales que rechazan las modificaciones genéticas y emplean prácticas tradicionales u orgánicas, las cuales generalmente tienen rendimientos bastante más bajos. Esto se debe a que, desde la perspectiva del cambio climático, debemos encontrar formas de producir la mayor cantidad posible de alimentos en la misma cantidad de terreno de cultivo, o incluso menor. A lo largo de la historia, lograr ese objetivo ha requerido tecnologías agrícolas cada vez más sofisticadas. No cabe duda de que si queremos seguir alimentando a una población en aumento sin fomentar el aumento de temperaturas necesitaremos más de lo mismo.

Cambio Climático

  1. Confirmado: el cambio climático provocó la ola de calor europea de julio

    Gracias a las mejoras en los estudios del clima, los científicos han sido capaces de atribuir este fenómeno extremo a las emisiones de gases de efecto invernadero en cuestión de días. Ofrecer esta información tan rápido puede ayudar a convencer a la gente de que la emergencia climática es real

  2. Renunciar a la mitad de la carne roja bastaría para ayudar al clima

    Si reemplazamos el 43 % de este consumo por cerdo y pollo, las emisiones dietéticas se reducirían en un 18 %, según el IPCC. La mala noticia es que si aspiramos a lograr recortes de emisiones realmente profundos, la mayoría de nosotros deberíamos hacernos veganos

  3. Los patinetes eléctricos son más contaminantes de lo que se creía

    Un nuevo estudio cuestiona que los patinetes sean tan respetuosos con el medioambiente como afirman las compañías que los alquilan tras analizar su ciclo de vida. La mayoría de usuarios no realizaría esos trayectos en coche, por lo que en muchas ocasiones generan más gases de efecto invernadero que su alternativa