.

Habla el mercado

Cinco claves para impulsar el éxito de los distritos de innovación

1

Estos clústeres de conocimiento pueden mejorar la economía y la calidad de vida de las ciudades que los acogen. Pero es necesario entender qué factores contribuyen a su éxito. Eso lo que ofrece el nuevo Atlas de Distritos de Innovación de Aretian a partir de un análisis de los principales distritos de innovación de EE. UU.

  • por Habla el mercado | traducido por
  • 29 Julio, 2019

Los distritos de innovación están de moda. En los últimos 20 años han proliferado por todo el mundo, y la mayoría de ciudades quiere albergar uno. Se trata de áreas urbanas que acogen una alta concentración de compañías tecnológicas, centros de investigación, agencias científicas especializadas y plataformas de apoyo a la transferencia de tecnología. Son ecosistemas que favorecen el emprendimiento, lugares donde personas de alta formación colaboran en áreas intensivas en conocimiento, para dar solución a problemas complejos.

Los distritos de innovación ofrecen numerosas ventajas. La elevada cantidad de nuevos productos, servicios y soluciones que generan los convierten en poderosos impulsores del desarrollo económico de las comunidades adyacentes. De hecho, generan una media de 15 veces más oportunidades laborales de alta cualificación por residente que un distrito promedio. Además, por cada puesto de trabajo de este tipo generan cerca de otros cinco empleos de apoyo en las áreas metropolitanas que los hospedan. Se trata de un beneficio que se extiende en cascada a través de la cadena de suministro, favoreciendo a industrias y sectores afines, y elevando el nivel de vida del conjunto de la región.

Pero los distritos de innovación de éxito no surgen por arte de magia. Para constituir verdaderos focos irradiadores de empleo de calidad y soluciones a problemas de gran complejidad, es necesario llevar a cabo un proceso holístico de planificación y diseño, que integre buenas prácticas de diseño urbano y organizativo, así como políticas públicas de promoción y apoyo a las actividades centradas en el conocimiento, la educación y formación profesional, y las inversiones estratégicas en renovación urbana.

A pesar del valor social y económico que ofrecen, los distritos de innovación siguen siendo bastante misteriosos y difíciles sujetos de estudio. Esto se debe a que los sistemas económicos regionales en los que operan son tan complejos que los métodos tradicionales de investigación no pueden analizarlos con solvencia y amplitud. Tal complejidad ha forzado a planificadores y diseñadores de políticas urbanas a basar su toma de decisiones en juicios instintivos (o cualitativos, en el mejor de los casos) basados en análisis superficiales de poca precisión y calado.

Además, la atomización del análisis de las problemáticas urbanas en innumerables compartimentos estancos de conocimiento, ha limitado el alcance de la comprensión de la innovación urbana. Las diversas organizaciones implicadas mantienen perspectivas diferentes acerca de la innovación en distintas escalas. Por ejemplo, las organizaciones gubernamentales tienden a centrar sus esfuerzos en comprender las dinámicas macroeconómicas de un área metropolitana, mientras que las empresas suelen enfocarse en operaciones localizadas a nivel distrito.

También se produce una notable segmentación del conocimiento en función de los roles y gremios profesionales. Los diseñadores urbanos, los propietarios de pequeñas empresas, los responsables políticos, los investigadores y los promotores inmobiliarios representan partes diferentes del sistema que trabajan con diferentes metodologías, enfoques e incentivos. Se trata, por tanto, de un escenario en el que la visión científica y completa del fenómeno de la innovación urbana brilla por su ausencia.

Si queremos empezar a aprovechar los factores que favorecen el éxito de los distritos de innovación, es necesario desarrollar metodologías rigurosas que permitan sacar el mayor jugo posible de las ingentes cantidades de datos que las ciudades generan. Y eso es justo lo que pretende ofrecer la nueva rama de la ciencia, la ciencia urbana. Este nuevo campo de estudio ha nacido gracias a la integración de varias tecnologías emergentes como el modelado de sistemas complejos, el aprendizaje automático y las aplicaciones de la teoría de redes.

A partir de este enfoque, un equipo de investigadores de Aretian, una start-up de análisis y diseño urbano con sede en la Universidad de Harvard (EE. UU.), ha realizado un estudio en profundidad de los ecosistemas de innovación en EE. UU.. Con el objetivo de identificar los ingredientes clave y las dinámicas más favorables para desarrollar y consolidar distritos de innovación de alto rendimiento, el estudio ha extraído cinco lecciones principales que ayudarán liberar el potencial económico y social del territorio:

  1. La inversión estratégica en las primeras fases del desarrollo de un distrito de innovación tiene efectos amplificadores en fases posteriores, particularmente relacionadas con la investigación y transferencia de tecnología

  2. La ubicación, el contexto económico y el diseño urbano de un distrito de innovación impactan en las dinámicas de interacción social, bien para favorecerlas o dificultarlas

  3. Las estructuras organizativas de apoyo a la innovación (programas de transferencia tecnológica, apoyo al emprendedor, orientación a la inversión) pueden hacer que un distrito de innovación tenga éxito o fracase en su empeño

  4. La calidad de las redes de talento y la colaboración entre ellas constituyen el vector principal de la eficacia de un distrito de innovación

  5. Los distritos de innovación generan y amplifican los efectos positivos que benefician a las áreas circundantes creando empleo de calidad y crecimiento más allá del ámbito geográfico estricto del propio distrito

Estas lecciones proporcionan información valiosa para los numerosos colectivos que intervienen en la toma de decisiones sobre el desarrollo de nuestras ciudades y su tejido económico. Entre los más destacados están los responsables de la diseñar políticas públicas, que se beneficiarán de una nueva generación de sistemas que darán soporte científico a sus decisiones sobre cuestiones clave relacionadas con el desarrollo económico sostenible y equitativo. Para los inversores inmobiliarios, estas perspectivas permiten nuevas formas de pensar acerca de cómo una determinada tipología de comunidad encajará en el contexto de un sistema urbano más grande a lo largo del tiempo, reduciendo el riesgo de inversión y aumentando la calidad de los proyectos de desarrollo.

A modo de prueba de concepto, la investigación demuestra cómo las tecnologías emergentes están preparadas para desplazar la frontera del conocimiento en el estudio científico de las ciudades y el desarrollo económico. Pero hacen falta análisis más detallados para tener más información sobre cómo podemos abordar otros desafíos sociales de gran urgencia, como la desigualdad social, la adaptación al riesgo climático y el desarrollo económico sostenible.

La innovación no tiene por qué ser un proceso misterioso e inescrutable. Este el primer Atlas de Distritos de Innovación generado por Aretian demuestra que la capacidad de comprender, y en consecuencia promover la innovación está en nuestras manos. La complejidad de análisis requerida para iluminar las dinámicas internas de los entornos de innovación exitosos puede ser desalentadora al principio, pero un enfoque riguroso y basado en metodologías originales y solventes de análisis de datos puede permitirnos extraer lecciones de gran potencial e impacto social. Con un diseño, coordinación y administración adecuados, la innovación está al alcance de comunidades de todo el mundo, y como resultado, la posibilidad de generar ciclos sostenidos de prosperidad económica.

Puedes descargar el Atlas de Distritos de Innovación de Aretian aquí.

Habla el mercado

  1. En busca del gen de la innovación para revolucionar la salud

    El evento Zinkinn de Roche en colaboración con ACIS demostró que cualquier interesado en mejorar la vida de los pacientes puede cumplir su sueño. La colaboración, la agilidad y el apoyo son la receta clave para que las buenas ideas no acaben en el olvido y se conviertan en mejoras reales

  2. Se buscan compañeros de viaje para revolucionar las infraestructuras y los servicios

    Cuando el trabajo es colectivo, la innovación no tiene límites. Con esta visión comienza una nueva edición del programa Sacyr iChallenges, que invita a todos los agentes del ecosistema innovador a inscribirse hasta el 26 de julio en busca de las mejores soluciones a cuatro retos estratégicos

  3. Transferencia tecnológica: 12 modelos para comercializar descubrimientos

    A pesar de la urgencia de innovaciones, muchos centros de investigación no logran rentabilizar sus ideas. Tras analizar 3.881 centros de investigación, un informe de IESE Business School identifica 12 estrategias de éxito que compatibilizan el rigor académico con la sostenibilidad económica