.

Wikimedia Commons

Ética

El cofundador del Media Lab justifica por qué aceptó fondos de Epstein

1

Nicholas Negroponte reconoce que recomendó al director del centro, Joichi Ito, que aceptara su dinero antes de saber que dirigía una red de tráfico sexual, y admite que volvería hacerlo. Su afirmación sorprendió a los miembros del centro, algunos de los cuales le gritaron para que se callara

  • por Angela Chen | traducido por Ana Milutinovic
  • 06 Septiembre, 2019

El director del MIT Media Lab, Joichi Ito, está siendo presionado para que dimita de su cargo después de revelar que recibió fondos para investigación del financiero y presunto traficante sexual Jeffrey Epstein. Pero el miércoles, quien cofundara el Media Lab en 1985 y lo dirigiera durante 20 años, Nicholas Negroponte, dijo que recomendó a Ito que cogiera el dinero de Epstein. El investigador afirmó: "Si pudiera dar marcha atrás, volvería a decir: 'Cógelo. Cógelo'".

Los comentarios de Negroponte, realizados al final de una reunión con todo el personal del Media Lab que tuvo lugar el miércoles, sorprendieron a muchos de los presentes. Algunas personas de la sala entendieron que Negroponte hubiera estado dispuesto a aceptar el dinero si ya se hubiera sabido que Epstein era sospechoso de tráfico sexual.

Negroponte no respondió a la solicitud de comentarios que le hicimos antes de publicar el artículo, pero en una declaración posterior al Boston Globe, dijo que defendió la decisión original de aceptar el dinero de Epstein cuando ya había sido condenado por un delito sexual que involucraba a una menor. Pero no habría hecho lo mismo si hubiera tenido constancia de los cargos más recientes.

En cualquier caso, los comentarios de Negroponte también podrían cambiar el discurso que, al menos en público, responsabiliza principalmente a Ito por trabajar con Epstein. Aunque Negroponte ya no es el director, su explicación ayuda a entender en qué pensaban todas las personas de alto nivel intelectual que decidieron asociarse con Epstein.

"Nicholas, cállate"

Epstein, quien se suicidó en agosto, fue arrestado en julio, acusado de dirigir una operación de tráfico sexual que duró años. En 2008 fue declarado culpable por solicitar servicios de prostitución de una menor de edad. Por otro lado, fue patrocinador de muchos científicos famosos, incluidos el genetista George Church, el biólogo Martin Nowak, el físico Lawrence Krauss y el biólogo evolutivo Robert Trivers.

En agosto, Ito reveló que él también había aceptado su dinero, tanto para Media Lab como para sus empresas privadas. (Ito también es miembro de la junta directiva de MIT Technology Review, pero el dinero de Epstein no contribuyó de ninguna manera a la financiación de esta publicación, que procede de los presupuestos generales del MIT). Las revelaciones de Ito provocaron la dimisión del profesor visitante del Media Lab J. Nathan Matias y del conocido activista de tecnología que dirigió el Centro de Medios Civiles del Media Lab, Ethan Zuckerman. El tecnólogo dijo que había instado a Ito en 2014 a que no se reuniera con Epstein. Ni Zuckerman ni Matias respondieron a las solicitudes de comentarios sobre sus dimisiones.

La reunión del miércoles, a la que asistió un periodista de MIT Technology Review, fue un intento muy bien ensayado de aliviar las tensiones sobre la controversia y empezar a abordar sus raíces más profundas. La tarde comenzó con un ejercicio de respiración colectiva. Luego, los organizadores compartieron un plan de acción de 90 días. Después, le dieron la palabra a Ito la para que respondiera a las preguntas que había recibido desde que se descubrió la financiación.

Una de las preguntas fue si había considerado dimitir. Respondió que sí, pero después de consultar a muchas personas, incluidos líderes de los derechos civiles, sobre cómo realizar un esfuerzo de justicia restaurativa, concluyó que debía quedarse en el Media Lab y ayudar con el proceso de curación. Ito habló a modo de disculpa y arrepentimiento, admitió repetidamente su error al aceptar el dinero y reconoció el dolor que había causado y lo mucho que aún tenía que aprender. El director afirmó: "Soy parte del problema cuando pensaba que era parte de la solución. Soy la persona a quien creía que iba a perseguir". La sala permaneció tranquila y sombría, y sus comentarios terminaron en silencio.

En sus respuestas posteriores, Ito afirmó que había aceptado 475.000 euros de Epstein para el centro. Debido a la forma en la que fue asignado y gastado, el dinero fue utilizado por todos.

En todo momento, la reunión se desarrolló con calma. Pero cuando uno de los organizadores iba a darla por terminada, Negroponte se puso de pie, sin previo aviso, y empezó a hablar. Destacó su privilegio de ser un "hombre blanco y rico" y habló de cómo había usado ese privilegio para entrar en los círculos sociales de los multimillonarios. Explicó que fueron estas conexiones las que permitieron al Media Lab ser el único lugar del MIT que podía permitirse el lujo de no cobrar la matrícula, de pagar a los empleados sus salarios completos y permitir a los investigadores conservar su propiedad intelectual.

Negroponte dijo sentirse orgulloso de conocer a más del 80 % de los multimillonarios de Estados Unidos por su nombre de pila, y que gracias a estos círculos, había llegado a pasar tiempo con Epstein. Durante los años, coincidieron en dos cenas y en un viaje en el avión privado de Epstein, donde hablaron apasionadamente sobre la ciencia. (No dijo si esto ocurrió antes o después de la condena de Epstein en 2008). Fueron estas interacciones, dijo, que lo acercaron a Epstein y le hicieron recomendar con confianza y entusiasmo a Ito que cogiera el dinero.

En este punto, Negroponte afirmó que hoy le hubiera dado a Ito el mismo consejo. Aunque los presentes interpretaron de forma distinta esta afirmación. Algunos entendieron que quería decir que actuaría de la misma manera, incluso aunque supiera lo que sabe ahora sobre el presunto tráfico sexual de Epstein. Pero Negroponte le dijo a Boston Globe: "Sí, estamos avergonzados y lamentamos haber aceptado su dinero".

Estos comentarios claramente sorprendieron a algunos de los presentes. Una mujer de la primera fila empezó a llorar. La investigadora del MIT Media Lab Kate Darling gritó: "Nicholas, cállate". Negroponte respondió que no iba a callar y que había fundado el laboratorio, a lo que Darling respondió: "Llevamos los últimos ocho años limpiando tu desorden" (Negroponte dejó el cargo de director en 2011).

Zuckerman, quien había hablado antes, también tuvo una breve discusión con Negroponte. El cofundador continuó diciendo que en el mundo de la recaudación de fondos, este tipo de situaciones no son extraordinarias y no deberían ser motivo de cortar las relaciones de negocio. No fue hasta que Darling gritó de nuevo: "¡Cállate!", cuando Negroponte murmuró: "Vaya por Dios", y se sentó. Poco después, la reunión se acabó.

El futuro de la "Fábrica del futuro"

El Media Lab fue fundado en 1985 y se hizo famoso durante las décadas de 1980 y 1990 por su investigación interdisciplinaria. "Tiene una enorme reputación y un prestigio que otros sitios no tienen", asegura la historiadora de la tecnología de la Universidad de Washington (EE. UU.) Margaret O'Mara, y añade:"Personas geniales de todo el mundo de la tecnología han estado disfrutando del Media Lab durante mucho tiempo". Especialmente por su carácter idealista.

El símbolo de la contracultura Stewart Brand escribió un libro sobre el centro, y Negroponte, quien durante un tiempo tuvo una columna influyente en Wired, la revista en la que también fue uno de los primeros inversores, fue clave para construir esta aura de genialidad. "Negroponte fue excepcionalmente bueno en proyectar hacia fuera lo que el laboratorio estaba haciendo, hablando sobre él y aportando fondos corporativos", explica el historiador de la ciencia en la Universidad de Wisconsin en Milwaukee (EE. UU.) Thomas Haigh.

Los recientes comentarios de Negroponte subrayan el amplio impacto cultural al que el MIT puede enfrentarse a causa del escándalo con Epstein. Ito ha dicho que él no tomó la decisión de aceptar los fondos de Epstein por su cuenta, sino que había pedido opinión a muchos asesores y había recibido una revisión completa de diligencia debida de la universidad. Y afirma que la mayoría de sus asesores se mostró a favor de aceptar los fondos.

Desde la disculpa de Ito, varios miembros destacados de la comunidad tecnológica, incluidos los miembros del MIT Media Lab Jonathan Zittrain y Rosalind Picard y el profesor de la Universidad de Harvard (EE. UU.) Lawrence Lessig, han firmado una petición no oficial en apoyo a Ito, aunque otros miembros del MIT Media Lab han pedido públicamente que se vaya.

El presidente del MIT, L. Rafael Reif, reconoció el "error de juicio" de la universidad en un correo electrónico enviado a la comunidad del MIT a finales de agosto. El MIT recibió 723.000 euros de Epstein a lo largo de 20 años, algunos de ellos anteriores a Ito. Todos ellos se destinaron al Media Lab o al profesor del MIT Seth Lloyd. El rector del MIT, Marty Schmidt, creará un grupo para investigar las donaciones de Epstein, y donará una cantidad equivalente a esos fondos a una organización benéfica, ya sea a las víctimas de Epstein u otras víctimas de abuso sexual.

Ética

  1. "Las donaciones de Epstein al MIT Media Lab eran un secreto a voces"

    La exrecaudadora de fondos del centro, Signe Swenson, quien filtró detalles sobre la relación del laboratorio con Jeffrey Epstein, explica cómo funciona el sistema de financiación y reclama una mayor transparencia sobre las donaciones

  2. El director del Media Lab dimite por sus estrechos lazos con Epstein

    Nuevos informes revelan que Joi Ito solicitó activamente fondos del empresario condenado por tráfico sexual y que encubría sus donaciones de forma sistemática. Algunos de los primeros defensores del ahora exdirector se han retractado públicamente y el MIT abrirá una investigación independiente

  3. La dudosa ética de las empresas éticas de etiquetado de datos de IA

    En un sector dominado por empleos precarios, un pequeño grupo de compañías como CloudFactory, iMerit y Samasource promete que sus trabajadores están bien remunerados y atendidos. Pero, a falta de regulación, es imposible saber si realmente lo están haciendo