.

Phillip Faraone / Stringer / Getty

Ética

El director del Media Lab dimite por sus estrechos lazos con Epstein

1

Nuevos informes revelan que Joi Ito solicitó activamente fondos del empresario condenado por tráfico sexual y que encubría sus donaciones de forma sistemática. Algunos de los primeros defensores del ahora exdirector se han retractado públicamente y el MIT abrirá una investigación independiente

  • por Angela Chen | traducido por Editores de MIT Technology Review en español
  • 10 Septiembre, 2019

Días después de anunciar su intención de permanecer en el MIT Media Lab (EE. UU.) y comenzar un proceso de "curación restaurativa", el hasta ahora director del centro, Joichi Ito, ha renunciado al cargo por sus vínculos con el financiero y presunto traficante sexual Jeffrey Epstein. El anuncio tuvo lugar menos de un día después de que el New Yorker y de The New York Times  publicaran nuevas acusaciones sobre el caso. Ambos medios sostienen que los lazos de Ito y Epstein eran más profundos y secretos de lo que se reconoció anteriormente.

El 15 de agosto, Ito, que dirigía la prestigiosa organización de investigación desde 2011, se disculpó publicamente por haber aceptador fondos de investigación de Epstein durante varios años, alegando que lo hizo con un apoyo pleno de la universidad. Pero gracias a un denunciante que solía trabajar en el Media Lab, el New Yorker y el The New York Times informan ahora de que Ito aceptó mucho más dinero del que se había revelado anteriormente y que ocultó el estrecho vínculo de Epstein con el laboratorio, a pesar de que el empresario ya figuraba como donante "descalificado" por el MIT.

Epstein fue condenado en 2008 por contratar servicios de prostitución de una niña menor de edad. En 2018, una investigación del Miami Herald provocó que la reapertura del caso al revelar que la condena había ocultado una operación mucho más amplia de asalto sexual y tráfico sexual. Epstein fue arrestado por cargos de tráfico sexual en julio y se suicidó en su celda en agosto.

Después de las primeras revelaciones de que el MIT Media Lab aceptó dinero de Epstein, Ito recibió tanto apoyos como llamamientos para renunciar a su cargo por parte de destacados miembros de la comunidad tecnológica. Desde entonces, las nuevas revelaciones han conmocionado a varios de sus primeros defensores, lo que ha provocado que al menos uno se disculpe públicamente.

En una reunión interna en el laboratorio que tuvo lugar el pasado 4 de septiembre, Ito admitió haber tomado 475.000 euros de Epstein para el Media Lab y cerca de otro millón de euros adición para sus empresas privadas. Pero el artículo del New Yorker, publicado el 6 de septiembre, afirma que el laboratorio aceptó al menos 6,8 millones de euros de otros dos donantes, el magnate del capital privado Leon Black y el fundador de Microsoft, Bill Gates. Dichos fondos fueron canalizados a través de Epstein. (Un portavoz de Gates dice que "cualquier afirmación de que Epstein dirigió cualquier donación programática o personal en nombre de Bill Gates es completamente falsa"). El artículo señala que Ito solicitó financiación directamente de Epstein, y que el ahora exdirector y su personal trabajaron sistemáticamente para eliminar el nombre de Epstein de las donaciones para que el MIT no las investigara ni bloqueara.

En los correos electrónicos proporcionados al New Yorker y a The New York Times por Signe Swenson, una exauxiliar de desarrollo del MIT Media Lab, Ito confirma al exauxiliar de desarrollo Peter Cohen que el dinero de Epstein necesitaba permanecer en el anonimato. Swenson afirmó al New Yorker que ella expresó en repetidas ocasiones su incomodidad con los lazos del laboratorio con Epstein, pero la respuesta que recibió fue: "Vamos a hacerlo  de todos modos".

En su disculpa, Ito también había declarado que "nunca vio ninguna evidencia de los horribles actos de los que [Epstein] fue acusado". Pero Swenson afirmó al New Yorker que, en 2015, el inversor visitó el MIT Media Lab acompañado por dos mujeres jóvenes que parecían modelos. Según Swenson, Ito también era consciente del deseo de Epstein de ser acompañado, pues le dijo a Cohen que Epstein "nunca entra a ninguna habitación sin sus dos 'asistentes' femeninas". Ito le dijo al The New York Times que el informe del New Yorker estaba "lleno de errores de facto", pero no dio más detalles.

Si bien las nuevas revelaciones resultan particularmente condenatorias para Ito y Cohen, también destacan el problema sistémico que envuelve a la financiación de Epstein. Los lazos ocultos con Epstein eran tan conocidos en el MIT Media Lab que el personal de la oficina de Ito comenzó a llamarle "el que no debe ser nombrado" o "Voldemort", según el New Yorker. También quedan preguntas sobre cómo las donaciones lograron pasar desapercibidas ante el MIT. Según una declaración de su presidente, Rafael Reif, emitida en agosto, "las decisiones sobre obsequios siempre están sujetas a los históricos procesos y principios del instituto".

Los detalles subrayan lo que muchos investigadores del MIT Media Lab y la comunidad tecnológica en general llevan señalando desde que se destapó el caso: aunque se trata de un episodio extremo, refleja la falta de transparencia en torno a las relaciones entre instituciones académicas y una red de donantes de élite.

En un correo electrónico enviado a todo el MIT, Reif ha anunciado la renuncia de Ito y afirma que le pidió al asesor general del centro que contratara a "una firma de abogados prominente" para llevar a cabo una investigación independiente. Todavía se está llevando a cabo una investigación interna sobre los procesos y políticas de recaudación de fondos del MIT, anunciada el mes pasado.

Ni Ito, ni Cohen ni el MIT han respondido a las solicitudes directas de comentarios.

*Nota: Además de dirigir el MIT Media Lab, Ito también era miembro de la junta directiva de 'MIT Technology Review'. Después de renunciar a su cargo de director MIT, también presentó su renuncia a la junta directiva de este medio.

Ética

  1. "Las donaciones de Epstein al MIT Media Lab eran un secreto a voces"

    La exrecaudadora de fondos del centro, Signe Swenson, quien filtró detalles sobre la relación del laboratorio con Jeffrey Epstein, explica cómo funciona el sistema de financiación y reclama una mayor transparencia sobre las donaciones

  2. El cofundador del Media Lab justifica por qué aceptó fondos de Epstein

    Nicholas Negroponte reconoce que recomendó al director del centro, Joichi Ito, que aceptara su dinero antes de saber que dirigía una red de tráfico sexual, y admite que volvería hacerlo. Su afirmación sorprendió a los miembros del centro, algunos de los cuales le gritaron para que se callara

  3. La dudosa ética de las empresas éticas de etiquetado de datos de IA

    En un sector dominado por empleos precarios, un pequeño grupo de compañías como CloudFactory, iMerit y Samasource promete que sus trabajadores están bien remunerados y atendidos. Pero, a falta de regulación, es imposible saber si realmente lo están haciendo