.

Facebook

Tecnología y Sociedad

Facebook no censurará los anuncios políticos con información falsa

1

Con las elecciones españolas y estadounidenses a la vuelta de la esquina, la red social se niega a señalizar las campañas políticas pagadas que incluyan desinformación. Con esta estrategia, está favoreciendo a los candidatos que no tienen reparos en mentir y difundir teorías de conspiración

  • por Angela Chen | traducido por Ana Milutinovic
  • 05 Noviembre, 2019

A menos de una semana para las elecciones generales de España y con las de EE. UU. a la vuelta de la esquina, Facebook ha presentado su plan para combatir la desinformación. Se trata de una iniciativa de alfabetización mediática dotada con 1,8 millones de euros, que aspira a facilitar la investigación de los anuncios políticos y a ofrecer mejores etiquetas de verificación de hechos. Se trata de un paso encomiable, pero también resulta bastante hipócrita ya que proviene de una compañía que se niega a hacer algo al respecto a los anuncios políticos que contienen información falsa.

Facebook parece estar diciendo que se preocupa mucho por impedir la desinformación, pero solo cuando es difundida por usuarios medios, pero no cuando los desinformadores son precisamente las personas que podrían ser elegidas para puestos de poder real. Al mismo tiempo, el CEO, Mark Zuckerberg, tenía razón durante su reciente discurso cuando dijo: "No creo que la mayoría de la gente quiera vivir en un mundo donde solo se puede publicar aquello que las compañías tecnológicas consideran 100 % verdadero".

Pero hay un punto medio entre que Facebook dedica qué ve la gente y qué no, y una situación en la que los políticos son libres de mentir cuando quieran. La red social debería revisar su política de no tocar el contenido político y, en empezar a colocar sus nuevas y visibles etiquetas en la parte superior de los anuncios políticos que contienen información falsa (como el anuncio de la campaña de Trump que mintió sobre Joe Biden o el anuncio falso de Facebook que fue comprado por Elizabeth Warren para provocar a Zuckerberg). De esa manera, la compañía puede mantener los anuncios sin dejar que las falsedades se propaguen sin avisar al público, algo especialmente importante porque los anuncios políticos a menudo están microsegmentados para comunidades que tienen más probabilidades de creer en ellos.

Pero el programa de verificación de hechos por parte de terceros no se ha convertido en la panacea para el problema de la desinformación. Todos los días se publica una enorme cantidad de contenido, demasiado para poder verificarlo al completo. Y hay personas que no confian en los verificadores de datos, por lo que una etiqueta no tiene sentido para ellas.

La propia ejecución de Facebook también deja mucho que desear. En julio, la plataforma de verificación de hechos Full Fact, uno de los socios de Facebook, publicó un informe en el que criticaba a la compañía por no compartir suficientes datos y no actuar lo suficientemente rápido a la hora de señalar determinados contenidos como falsos. Pero como la verificación de hechos es valiosa (y el informe completo concluyó que lo era), los anuncios políticos deberían estar entre los que se verifican más cuidadosamente, no entre los de menos importancia.

Zuckerberg argumenta que la compañía evita verificar los hechos políticos "porque creemos que las personas deberían poder ver por sí mismas lo que dicen los políticos". Pero la mayoría de las personas no se molestan en verificar un anuncio político o buscar noticias en otro lugar para contrastarlo. Como resultado, la política de no intervención de Facebook no es realmente neutral. Favorece y ayuda a apoyar a los candidatos que no tienen reparos en mentir y difundir teorías de conspiración. Los peores jugadores ganan.

Tener un equipo específico de verificación de hechos dedicado a los anuncios políticos podría abordar muchos de estos problemas. Facebook ya sabe qué anuncios han sido pagados por las campañas políticas. No es un flujo de contenido sin fin. Los anuncios de verificación de hechos no convertirían a Facebook en un censor. Tampoco "impediría que el discurso de un político llegue a su audiencia", como teme el portavoz de Facebook Nick Clegg. En lugar de eso, aseguraría que las personas que encuentran ese anuncio puedan "ver por sí mismas" lo que dicen los políticos, y también ver por sí mismas qué políticos no tienen ningún problema con mentir descaradamente.

Tecnología y Sociedad

Los avances tecnológicos están cambiando la economía y proporcionando nuevas oportunidades en muchas industrias.

  1. "La tecnología interviene en el 70 % de las decisiones médicas"

    Para el director de Siemens Healthineers España, Luis Cortina, los mayores beneficios de la innovación aplicada al ámbito de la salud estriban en la elaboración de diagnósticos cada vez más tempranos y en el impulso a la sostenibilidad de un sector que tiene que atender a una sociedad cada vez más longeva

  2. Afganistán, el campo de pruebas para las armas de EE. UU.

    El país se ha convertido en el que más bombardeos con drones ha sufrido en el mundo. El Ejército estadounidense, que preserva datos biométricos de muchos ciudadanos, lanzó "la madre de todas las bombas". Mientras tanto, los afganos incluso renuncian a tener móvil por temor a ser acusados de espías. Así viven una guerra de casi dos décadas

  3. El primer veterano de guerra que recibió un trasplante de pene

    Ocho años después de sufrir la explosión de una bomba en Afganistán, un militar estadounidense se sometió a un trasplante de pene. Aunque vivió una complicada operación de 14 horas y una lenta recuperación, no se arrepiente. Al igual que él, otros excombatientes también han sufrido importantes lesiones genitales