.

Equipo Vlasiator y Universidad de Helsinki

Espacio

Así suena el campo magnético de la Tierra durante una tormenta solar

1

La Agencia Espacial Europea ha publicado una grabación de las frecuencias generadas por una tormenta solar cuando colisiona con el campo magnético del planeta azul. Esa peculiar banda sonora desveló que las perturbaciones son más complejas de lo previsto, por lo que hay que estudiar más esos procesos

  • por Neel V. Patel | traducido por Ana Milutinovic
  • 04 Diciembre, 2019

El campo magnético de nuestro planeta está cantando. La Agencia Espacial Europea (ESA, por sus siglas en inglés) ha publicado recientemente una grabación de las frecuencias generadas cuando una tormenta solar colisiona con el campo magnético de la Tierra. Ha sido publicado junto a otros nuevos hallazgos publicados en la revista Geophysical Research Letters.

¿Qué son?

Las tormentas solares son la erupción de partículas cargadas eléctricamente expulsadas por el Sol. Cuando esas partículas llegan a la Tierra, entran en contacto con el campo magnético del planeta. La primera región del campo magnético con la que impactan se llama premonitora. Las interacciones de las partículas con esta región provocan la liberación de unas complejas ondas magnéticas.

¿Cómo se grabó?

La misión Cluster de la ESA fue capaz de grabar estas ondas magnéticas mientras se dispersaban en frecuencias más altas. Cuando los científicos convierten estas frecuencias en señales audibles, el resultado es el sonido fantasmal que se puede escuchar a continuación. Cuando no hay partículas solares con las que lidiar, estas ondas magnéticas oscilan en una sola frecuencia y, por lo tanto, se convierten en una "canción" muy diferente y más suave.

Cluster (técnicamente Cluster II, ya que la primera misión fracasó por un fallo de lanzamiento) es un conjunto de cuatro naves espaciales lanzadas en 2000 y ubicadas en la magnetosfera de la Tierra para estudiar su interacción con el viento solar. Estas naves espaciales se aventuran con frecuencia hacia la región premonitora. Los nuevos hallazgos y grabaciones se llevaron a cabo gracias a un análisis de los datos recogidos durante seis colisiones de tormentas solares observadas entre 2001 y 2005.  

¿Y ahora qué?

El campo magnético de la Tierra es la principal línea de defensa del planeta contra la actividad solar dañina que podría destruir muchos instrumentos orbitales y terrestres y también las redes eléctricas. Los autores del último estudio utilizaron simulaciones informáticas generados por un modelo llamado Vlasiator para ilustrar cómo los cambios en la región premonitora afectan la forma en la que la energía generada por las interacciones de las tormentas solares se propaga hacia la Tierra.  

Resulta que las perturbaciones que se sintieron en la región premonitora son mucho más complejas de lo que el equipo de investigación había previsto, creando así otra incertidumbre que podría afectar a la forma en la que pronosticamos las posibles amenazas del clima espacial. Como siempre, nos hacen falta mejores datos. Estas misteriosas grabaciones no son solo una banda sonora novedosa, sino son más bien una alarma urgente que nos indica que hay que hacer más para estudiar estos procesos.

Espacio

  1. Una IA que reconoce emociones ayudará a los astronautas en Marte

    La compañía Akin pretende que un asistente capaz de intuir las emociones humanas y responder con empatía sirva de apoyo a la tripulación en las misiones más largas e intervenga si su salud mental está en riesgo. Por el momento, están entrenando a un róver de la NASA para comprender el comportamiento humano

  2. La aceleración constante no sirve para viajar a la velocidad de la luz

    A pesar de que las películas de ciencia ficción siempre muestran una gravedad artificial generada por una fuerza 'g' constante y que, teóricamente, podríamos usarla para alcanzar esta velocidad, lo cierto es que el cuerpo humano no está diseñado para soportarlo

  3. El próximo gran telescopio espacial podría detectar el elemento clave para la vida extraterreste

    El James Webb de la NASA, que será lanzado en 2021 para analizar exoplanetas, debería ser capaz de identificar aquellos con niveles de oxígeno similares a los de la Tierra, una cualidad que podría sugerir la presencia de vida presente o pasada