.

Getty Images

Cadenas de bloques y aplicaciones

Twitter no eliminará cuentas inactivas hasta que honre a los fallecidos

1

Hace unos días, la popular red social alertó a sus usuarios de que eliminaría las cuentas que no hubieran sido utilizadas durante más de seis meses. Los familiares y amigos de usuarios fallecidos han lamentado la medida y Twitter ha dado marcha atrás. Ahora, debe crear una política para conmemorarlos

  • por Charlotte Jee | traducido por Ana Milutinovic
  • 03 Diciembre, 2019

Adam Packer conoció a Dean en Twitter. Adam tuiteó a Dean para decirle que su gato le parecía adorable. Después, empezaron a intercambiar mensajes en privado. Acordaron conocerse en la londinense Trafalgar Square (Reino Unido) en 2015, se enamoraron a primera vista y se hicieron pareja. Cuando Dean falleció a causa de un tipo raro de cáncer en el otoño de 2017, Adam se consolaba leyendo los tuits de Dean.

"Fue una parte importante de mi proceso de duelo. Ver vídeos de él, escuchar su voz", recuerda Adam.

Hace unos días, temía estar a punto de perder esos recuerdos. Twitter envió un correo electrónico a sus usuarios advirtiéndoles de que a partir del 11 de diciembre eliminaría todas las cuentas que no hubieran iniciado sesión durante más de seis meses. 

Al principio, la noticia fue recibida con alegría, sobre todo por personas que quieren tener su propio nombre como usuario de Twitter. Sin embargo, algunas otras, incluido Packer, pronto empezaron a señalar que Twitter había anunciado de manera efectiva un plan para borrar de su plataforma a las personas fallecidas, sin que hubiera ninguna forma de cambiar esa decisión.

Twitter tampoco ofrecía ninguna opción de conmemorar las cuentas de los usuarios después de su fallecimiento, lo que significa que las personas corren el riesgo de perder de forma permanente esa conexión con sus seres queridos. También es algo problemático para el mantenimiento de registros históricos: por ejemplo, la eliminación de esas cuentas borraría todo lo que tuiteó el senador John McCain, que murió el año pasado. 

Twitter se ha visto obligado a  dar marcha atrás y ha prometido que no eliminará ninguna cuenta inactiva hasta habilitar una forma para que las personas puedan conmemorar a sus seres queridos en la plataforma.

En muchos sentidos, resulta sorprendente que Twitter, con 13 años en funcionamiento, haya tardado tanto tiempo en empezar a lidiar con el problema de las huellas digitales que permanecen después de la muerte de los usuarios. Perder estas huellas de un ser querido puede ser profundamente traumático, según Drew Olanoff, cuyo padre falleció en septiembre de 2015. 

Desconsolado por la muerte, se derrumbó cuando la cuenta de Facebook de su padre fue eliminada por otro miembro de la familia: perdió las fotos, vídeos, publicaciones y mensajes privados que mantenía con él. La posibilidad de que ocurriera lo mismo con la cuenta de Twitter de su padre fue por ello especialmente preocupante para él. "Siento que de nuevo estoy reviviendo lo que me pasó con Facebook ", afirma.

La política actual de Twitter anima a las personas a mantener sus cuentas activas iniciando sesión y tuiteando al menos cada seis meses, pero eso no soluciona el problema de las personas fallecidas en esta plataforma. Es posible que sus seres queridos no tengan su contraseña o que les resulte inapropiado manipular la cuenta de una persona muerta.

Facebook empezó a ofrecer en 2009 una opción para que los amigos y familiares conmemoren a las personas fallecidas. Para ello, la opción solicita la fecha de su fallecimiento y la prueba de su muerte, como un certificado de defunción u obituario. Su perfil de Facebook se conserva como se dejó y se etiqueta como una cuenta conmemorativa en la que no se puede iniciar sesión. Este año, Facebook actualizó este servicio con la opción de que amigos y familiares compartan recuerdos en el perfil de las personas fallecidas.

Ahora es el turno de que Twitter decida qué hacer con las personas fallecidas. Será un reto: las identidades de las personas son más difíciles de verificar en esta plataforma, ya que permite seudónimos, y algunas personas tienen varias cuentas. No obstante, es factible, según Olanoff.

"Son personas inteligentes. Pueden resolverlo. La única razón por la que aún no lo han hecho es porque tienen que llegar hasta el fondo del problema para verificar a las personas", asegura. Pero, después de esta semana, muchos todavía se sienten molestos por el hecho de que Twitter les haya sometido a esta tensión.

"Esto demuestra cuáles son las prioridades de una gran empresa de tecnología cuando se trata de nuestros datos", concluye Packer. "Twitter nos dio una forma de compartir todos los aspectos de nuestras vidas. Sé que se trata de una empresa tecnológica y el valor son los datos que producimos, pero necesitamos una manera de decir: 'Esta persona no debe ser eliminada de internet'". 

Cadenas de bloques y aplicaciones

Qué significa estar constantemente contectados unos a otros y disponer de inmensas cantidades de información al instante.

  1. Adiós violencia, el humor será el nuevo protagonista de los viodejuegos

    La enorme popularidad del juego 'Untitled Goose Game' reside en que permite que el jugador participe en situaciones cómicas. Esa conexión personal hace que las aventuras del ganso resulten aún más divertidas y podría convertirse en la nueva moda de la industria para dejar de lado las historias de disparos y carreras

  2. Automod: el único e imperfecto sistema para moderar internet

    Los moderadores de contenido automáticos como el de Reddit parecen ser la única opción para abordar el odio. Aunque ahorran tiempo y previenen posibles problemas de salud mental de los trabajadores, los humanos todavía tienen que supervisar su trabajo

  3. Los trabajadores de Google acusan a la empresa de espiarlos

    Algunos empleados del gigante tecnológico aseguran que la compañía ha creado una herramienta interna que alerta sobre las convocatorias de reuniones con muchos participantes para saber si piensan asociarse. Aunque Google dice que su objetivo es evitar el envío de 'spam', el conflicto demuestra la desconfianza del equipo