.

NASA

Espacio

Los experimentos locos de la EEI: jugar con fuego y cultivar cebada en el espacio

1

La Estación Espacial Internacional va a acoger algunas investigaciones nunca vistas. Además de analizar cómo se propaga y combate un incendio en microgravedad, unos ratones podrían demostrar si es posible evitar la degradación ósea y muscular de los astronautas, entre otras pruebas

  • por Neel V. Patel | traducido por Ana Milutinovic
  • 18 Diciembre, 2019

Por lo general, nunca es una buena idea jugar con fuego, y eso se duplica en una nave espacial a 250 millas sobre la Tierra. Pero en las próximas semanas, a los astronautas a bordo de la Estación Espacial Internacional se les indicará que enciendan un fuego dentro de un túnel de viento en miniatura, en un esfuerzo por comprender cómo se comporta y se propaga el fuego en microgravedad.

En la Tierra, la gravedad ayuda a alimentar los incendios empujando el aire frío y denso hacia abajo, donde crea un proceso de convección que alimenta oxígeno nuevo a las llamas ascendentes. Sin embargo, cuando eliminas la gravedad de la ecuación, el fuego se vuelve mucho más impredecible. Si alguna vez hay un incendio real con el que lidiar en la ISS u otra nave espacial, debemos entender cómo se propagará en un espacio confinado y presurizado.

Esta no es la primera vez que los astronautas incendian una nave espacial a propósito. Un trío de pruebas de la NASA llamado SAFFIRE, realizado entre 2016 y 2017, iluminó intencionalmente la nave espacial Cygnus desocupada que ya había completado sus misiones de reabastecimiento para la ISS y de todas formas estaba a punto de quemarse en la atmósfera de la Tierra. Esos experimentos mostraron que las llamas constantes eran alcanzables en microgravedad y que generalmente se extendían más lentamente de lo que lo harían en la Tierra. Muchos materiales, como la silicona, no se incendiaron en microgravedad, incluso en condiciones de alto contenido de oxígeno.

Pero en el nuevo experimento, llamado combustión confinada, la llama se encenderá dentro de la propia EEI. A principios de la década, la NASA entregó un pequeño túnel de viento, del tamaño de una tostadora, a la estación para examinar cómo extinguir los incendios que pudieran ocurrir en la microgravedad. La misión de reabastecimiento de hoy entregará algunas modificaciones necesarias para ejecutar la combustión confinada.

El experimento encenderá una muestra de combustible almacenada dentro del dispositivo, utilizando paredes artificiales para crear cámaras en su interior. Durante un período de seis meses, los astronautas encenderán el combustible, utilizando diferentes configuraciones de pared para manipular la dirección y la velocidad de flujo del fuego (entre una y cuatro pulgadas por segundo). El objetivo es aprender con mayor detalle cómo se propaga un incendio en un entorno y qué sucede cuando hay obstáculos en el camino.

"Los astronautas a menudo están muy entusiasmados por hacer las pruebas", dice el investigador del estudio Paul V. Ferkul, de la Asociación de Investigación Espacial de las Universidades en Cleveland. Muchos experimentos en la EEI no arrojan resultados muy inmediatos, dice, y "es un poco fascinante ver estas cosas arder sin presencia de gravedad".

Los investigadores esperan utilizar el experimento para obtener algunas ideas sobre cómo podemos diseñar e ingeniar edificios para prevenir y limitar la propagación de incendios aquí en la Tierra.

La combustión confinada es solo uno de varios grandes experimentos que SpaceX está llevando a la ISS el miércoles. También hay roedores que suben durante una corta estancia de 30 días en el espacio, donde serán tratados con un agente que bloquea la función de la miostatina (una proteína que promueve el crecimiento muscular). Esto podría ayudar a los investigadores a ver si podríamos evitar la degradación ósea y muscular en los astronautas durante los vuelos espaciales. Algunos de esos ratones, los investigadores los llaman " ratones poderosos ", en realidad están genéticamente modificados para bloquear la miostatina directamente.

La compañía cervecera Anheuser-Busch avanzará con otra prueba que investiga cómo cultivar cebada en microgravedad . México está enviando un cubesat construido por estudiantes que se desplegará desde la ISS para pruebas de comunicaciones. El Laboratorio de Propulsión a Chorro de la NASA está enviando un Laboratorio de Átomo Frío que ejecutará una serie de experimentos de física a solo una diez billonésima parte de un grado por encima del cero absoluto. Y la NASA enviará una estación de acoplamiento que ayudará a la agencia a probar finalmente un robot diseñado para buscar fugas dentro de una nave espacial .

Espacio

  1. Sin consenso sobre el pasado de Marte: ¿océanos o glaciares?

    Nuevos hallazgos sugieren que el planeta rojo pudo haber estado cubierto de capas de hielo y glaciares, y no de océanos. Continúan siendo buenas noticias para encontrar señales de vida marciana, como pretende el nuevo róver de la NASA

  2. A la caza de basura espacial: así se detecta a plena luz del día

    El lanzamiento de satélites agrava el problema de los desechos espaciales, que hasta ahora podían ser rastreados cuando las estaciones terrestres permanecían en oscuridad. Una nueva técnica ayuda a que la localización por láser de escombros en órbita sea precisa durante más horas

  3. Elon Musk logra que su nave espacial Starship vuele por primera vez

    Aunque el vuelo solo duró 45 segundos y el vehículo ascendió unos 150 metros, se trata de un gran paso hacia el objetivo de SpaceX de llevar personas a la Luna y Marte. Todos los intentos previos con el prototipo a escala real habían fracasado en la fase de arranque de motores