.

Cristian Baron | Unsplash

Cambio Climático

2020 podría convertirse en el primer gran año de la geoingeniería

1

Por primera vez, el Gobierno de EE. UU. ha aprobado fondos para investigar este controvertido enfoque de alterar la dinámica planetaria para luchar contra el cambio climático. En total, los proyectos recibirán 1,25 billones de euros del presupuesto nacional

  • por James Temple | traducido por Ana Milutinovic
  • 06 Enero, 2020

Por primera vez, el Gobierno de Estados Unidos ha aprobado fondos para investigar la geoingeniería, esa controvertida idea de que podríamos contrarrestar el cambio climático reflejando el calor fuera del planeta (ver Ocho preguntas para entender la geoingeniería y por qué es importante).

Los proyectos de ley aprobados, que supondrán una inversión 1,25 billones de euros, incluyen una disposición poco constatada que dedica una inversión mínima de 3,5 millones de euros para que la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica de EE. UU. (NOAA por sus siglas en inglés) investigue y monitorice la estratosfera. El programa incluye valoraciones de las "intervenciones climáticas solares", incluidas las "propuestas para inyectar material [en la estratosfera] para influir en el clima".

Para permitir esta investigación, el congresista Jerry McNerney de California (EE.UU.) presentó recientemente un proyecto de ley que permitiría a la NOAA crear un programa oficial para llevar a cabo este proyecto de intervención climática. El texto completo del proyecto de ley aún no está disponible, y la oficina de McNerney todavía no ha respondido a las preguntas de MIT Technology Review. Pero los principales objetivos incluirían mejorar nuestra comprensión básica de la química estratosférica y valorar los posibles efectos y riesgos de la geoingeniería.

El Gobierno también otorgaría a la NOAA la autoridad de supervisión para revisar e informar sobre los experimentos propuestos por otros grupos de investigación, según la asesora en la investigación de Geoingeniería y directora ejecutiva de SilverLining, Kelly Wanser, que habló con la oficina de McNerney sobre los detalles del proyecto de ley.

Dado que la amenaza del cambio climático no para de crecer, cada vez más grupos de investigación académica está explorando distintos enfoques para enfriar el planeta, incluida la inyección de partículas reflectantes en la estratosfera o la pulverización de agua salada en el cielo para iluminar las nubes costeras (ver El polémico plan de Harvard para llevar la geoingeniería al mundo real).

Pero existe la preocupación de que tales herramientas tengan peligrosos efectos secundarios ambientales, y que incluso sugerirlas como soluciones reduzca la presión para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero que impulsan el cambio climático.

En una declaración, McNerney señaló otros proyectos que ya están avanzando y afirmó que el Gobierno federal debería liderar este campo controvertido. Un equipo de investigadores de la Universidad de Harvard (EE. UU.) se ha estado preparando para realizar uno de los primeros experimentos al aire libre relacionados con la geoingeniería, al lanzar un globo que rociaría una pequeña cantidad de partículas en la estratosfera. Dado que cuando la institución inició el proyecto, todavía no había no ningún programa de investigación financiado por el Gobierno de EE. UU., uno de sus primeros pasos fue el de crear su propio comité asesor externo para garantizar que los investigadores trabajen para limitar los riesgos ambientales, busquen aportes externos y operen de manera transparente.

McNerney ya había presentado una ley que obligaba a la Academia Nacional de Ciencias de EE. UU. a proponer una agenda de investigación de geoingeniería y pautas de supervisión. A su vez, se creó un comité que publicará sus recomendaciones a lo largo de este año.

Dado que los recortes de emisiones por sí solos probablemente no puedan evitar los niveles peligrosos del cambio climático, la financiación pública para investigar la geoingeniería está "atrasada", escribió en un correo electrónico el investigador de leyes y políticas ambientales de la Universidad de California en Los Ángeles (EE. UU.) Jesse Reynold. El experto concluyó: "Necesitamos saber más sobre las capacidades, limitaciones y riesgos de la geoingeniería solar para que las futuras decisiones estén bien tomadas".

Cambio Climático

  1. El impulso del coronavirus al nacionalismo: una tragedia para el clima

    La pandemia de COVID-19 no solo amenaza la salud de la gente, sino también la economía y la confianza entre naciones. Cuando salgamos de esta, el mundo será más pobre y estará más dividido, un contexto que no hará más que perjudicar a nuestra urgente lucha contra la emergencia climática y el calentamiento global

  2. Ni siquiera el coronavirus podrá evitar el calentamiento global

    Se estima que la parálisis de la economía asociada a la pandemia provocará una reducción global de emisiones del 4 % este año. Aunque la cifra final dependerá de cómo se desarrollen las cosas, para evitar un aumento superior a 1,5 ˚C la disminución debería ser del 6 % anual durante la próxima década

  3. "El 8 de abril recibiré la primera dosis de una vacuna para la COVID-19"

    Hablamos con Ian Haydon, uno de los 45 voluntarios seleccionados para probar el prototipo contra el coronavirus de Moderna Therapeutics. La vacuna, de tipo ARNm, se convierte así en la más rápida de la historia en pasar a pruebas en humanos