.

Cadenas de bloques y aplicaciones

La red social del futuro: ¿de pago y controlada por ricos y famosos?

1

Column se anuncia como una plataforma cerrada a la que solo se podría acceder por invitación y suscripción. Su mayor innovación consiste en plantear comunidades cerradas, cada una liderada y financiada por una personalidad de renombre, y en sustituir el me gusta por un botón de 'verdad'

  • por Angela Chen | traducido por Ana Milutinovic
  • 11 Febrero, 2020

Una nueva red social espera convencer a millones de personas para que paguen por acercarse a las superestrellas de la tecnología, de los negocios y las universidades, según su presentación de lanzamiento (pdf) enviada a MIT Technology Review. La web, denominada Column, ya anuncia algunas conexiones importantes. Afirma estar relacionada con el hombre que ideó la estrategia jurídica que provocó el blog de cotilleo Gawker y tener el apoyo del inversor de Silicon Valley (EE. UU.) Peter Thiel, aunque él lo niega.

La presentación de Column, en la que se describe como "una red social para hacernos más inteligentes", nombra como CEO al empresario Aron Ping D'Souza y a Thiel como usuario fundador. Aunque D'Souza ha permanecido fuera del alcance de la opinión pública, fue el artífice de la iniciativa de Thiel para acabar con Gawker como represalia por haber afirmado que era gay, una iniciativa que culminó con éxito cuando la página se declaró en bancarrota en 2016 . El anuncio de Column afirma: "Cuando muchos reconocían que el poderoso blog Gawker tenía importantes efectos negativos en la sociedad y todos pensaban que nadie podía hacer nada al respecto, Dr. D'Souza actúo como si fuera un pasatiempo".

La compañía incluye a otros ejecutivos como a la inversionista Sarah Cone (el servicio se creó con su fondo de riesgo, Social Impact Capital) y al empresario y cofundador del servicio de vídeos Vimeo, Jake Lodwick, quien figura como CTO de Column, y fue un objetivo habitual de Gawker a mediados de la década de 2000. Además, su primo es el empresario de medios Bryan Goldberg, quien compró los derechos de Gawker en una subasta por bancarrota en 2018.

Pero el verdadero atractivo de Column, que parece una versión de Facebook a la que solo acceder mediante pago e invitación, está en la gente que encabezaría sus propias comunidades privadas. Thiel, que también forma parte del grupo directivo de Facebook, figura como "comprometido" en la presentación de la compañía. Junto a él figura uno de los primeros inversores en Uber, Rob Hayes, mientras que el CEO de Salesforce, Marc Benioff, y el científico informático Stephen Wolfram aún se mencionan como en conversaciones sobre su participación.

El anuncio también enumera a las personas con las que Column tiene conexiones pero que aún no se han sumado, como Leonardo DiCaprio, el genetista de la Universidad de Harvard (EE. UU.) George Church, la filántropa Laurene Powell Jobs, Chance the Rapper, el fundador de SpaceX, Elon Musk; la experta conservadora Ann Coulter y el gurú de la autoayuda Tim Ferris, entre otros. El resultado es una lista de ricos y poderosos sugiriendo acontecimientos exclusivos como las conferencias TED y Davos.

El plan consiste en que estas estrellas paguen por Column: el documento sugiere que Column podría recaudar 50 millones de dólares (45,5 millones de euros) de "500 accionistas de la élite intelectual", cada uno de los cuales invertiría 100.000 de dólares (90.930 euros) en esta página web para liderar su propia comunidad privada (o "columna"). Sin embargo, aunque la red solo estaría disponible para suscriptores, no pretende ser exclusiva. Cualquiera podría unirse ya que su objetivo reside en escalar, y se espera que, al ser de pago, genere contenido de alta calidad en lugar del cúmulo tóxico que crean los usuarios de la mayoría de las redes sociales.

El anuncio fue enviado a MIT Technology Review a mediados de enero sin que hubiera sido solicitado previamente. Tampoco iba acompañado de ninguna indicación de que fuera confidencial o prohibido, en un intento de que esta publicación se convirtiera en un posible socio de Column.

En un correo electrónico enviado el 19 de enero al editor en jefe de MIT Technology Review, Cone, que figura como directora creativa de la compañía y presidenta de la junta, mencionó a D'Souza como CEO, igual que en la presentación. No obstante, cuando un periodista se puso en contacto con ella unos días después, ella aseguró que la compañía se encontraba en las primeras etapas y que no se habían finalizado los detalles sobre el personal y la financiación. En un comunicado posterior, Cone afirmó: "Con demasiada frecuencia, una mujer es descartada como fundadora y directora ejecutiva, ya que los medios de comunicación quieren centrarse en los hombres famosos. Soy la fundadora y CEO de esta empresa, y nos dedicamos a fijar los incentivos de información online, colaborando con un diverso grupo de personas".

D'Souza respondió de manera similar a una solicitud de comentarios, afirmando que el equipo aún estaba decidiendo los roles, mientras que Lodwick aseguró que, de momento, actúa como asesor, no como CTO. Cone también explicó que debido a que la inversión de Thiel aún no se había cerrado, técnicamente no podía ser considerado inversor. Cuando se le preguntó si Thiel se había comprometido a trabajar con Column, un portavoz dijo que eso "no era cierto".

Cómo funciona

Aunque los detalles siguen siendo limitados, Column parece haber sido pensado como un servicio que permitiría a los usuarios compartir publicaciones y noticias entre sí, tanto en espacios públicos como privados. De esta manera, sería muy similar a una versión más pequeña de Facebook, pero de pago, con fuentes públicas y grupos privados. Cada grupo o columna dispondría de un "líder", una persona prominente, como Thiel o Hayes, o una organización. Dicho líder sería el responsable de invitar a posibles seguidores para que se unan. El anuncio sugiere que los ganadores del Premio Nobel recibirían 50.000 dólares (45.500 euros) cada uno para crear su propia columna; mientras que importantes expertos de distintos campos de investigación obtendrían otros 10.000 dólares (9.100 euros) por lo mismo (los documentos sugieren que esas personas podrían ser perfiles como el del chef Heston Blumenthal o del científico informático Scott Aaronson).

Los usuarios verían las publicaciones, se comunicarían con otros miembros de la comunidad y publicarían su propio contenido. En lugar de me gusta, como en Facebook, habría un botón de "verdad", que permitiría a los usuarios calificar una publicación como verdadera o falsa, con una interna "clasificación por puntos". Los líderes de cada comunidad establecerían el precio de suscripción, y también existiría la posibilidad de convertirse en miembro de forma gratuita.

A ganar dinero

Además de las acciones de 100.000 de dólares (90.930 de euros) que planea recaudar de los primeros "accionistas", otras marcas y empresas pagarían a Column por su participación. La plataforma también generaría ingresos a través de lo que denomina "impuestos": se quedaría con un porcentaje de del coste de las suscripciones.

Una diapositiva de la presentación sugiere que el Instituto Milken, un grupo de expertos económicos, podría generar 1,300 millones de dólares (1,2 mil millones de euros) en ingresos anuales mediante el envío de un correo electrónico a sus 4.000 miembros de alto nivel económico para invitarles a que se suscriban e invitar a otros a hacer lo mismo. Todavía no hay detalles técnicos sobre cómo se crearía la plataforma, o si utilizará los protocolos y servicios existentes. Y en los materiales de presentación no figura ninguna indicación de que Column ya haya recibido fondos externos.

¿Funcionará?

Column no es la única compañía que ha intentado crear una nueva red social. Empresas como Mastodon, Ello y Peach han sido promocionadas como alternativas al acoso, las noticias falsas y los abusos que pueblan Facebook y Twitter.

Un servicio como Column conllevaría algunas ventajas. Nadie quiere unirse a una red social vacía, por lo que centrarse en personas influyentes o celebridades "atrae a las personas a un tipo específico de contenido o servicio, lo que da comienzo a los efectos de la red, algo que resulta más fácil que intentar forzarlo desde cero", opina la experta en gestión de plataformas de la Universidad de St. John (EE. UU.) Kate Klonick (que no se refería específicamente a Column). Pero más allá de eso, no parece que Column aporte nada especialmente novedoso.

Desde luego que no sería la primera compañía que permite que las personas paguen por entrar en una red o por ver algún contenido semi-exclusivo. Hay muchas comunidades de pago que utilizan el servicio de mensajería Slack. Patreon hace lo mismo, ya que ofrece a los usuarios la posibilidad de pagar una cierta cantidad cada mes a artistas y escritores a cambio de alguna forma de acceso a sus contenidos.

Column parece centrada en atraer a aquellos que piensan que las redes sociales están demasiado centradas en los cotilleos y en la información de baja calidad, y quieren información directa de personas de alto perfil y sus seguidores. La presentación destaca que "la atención es el único incentivo" para las redes actuales y sugiere que podría ayudar a producir información de mayor calidad.

Independientemente de su dirección final y de si Column convence a los usuarios de alto perfil para que participen, la forma en la que se está posicionando ofrece una visión interesante de cómo ciertas personas poderosas creen que deberían funcionar las redes sociales.

Cadenas de bloques y aplicaciones

Qué significa estar constantemente contectados unos a otros y disponer de inmensas cantidades de información al instante.

  1. Por qué la 'app' del coronavirus puede ser más dañina que beneficiosa

    El Gobierno chino ha lanzado una aplicación que evalúa si los usuarios han estado cerca de algún infectado. Aunque el servicio podría reducir los contagios y aumentar nuestro conocimientos sobre la epidemia, también podría aumentar el estigma social de los enfermos y de los falsos positivos

  2. Criptomonedas, la nueva arma para la guerra entre EE. UU. y China

    Si creía que la fiebre por las monedas digitales se había acabado, se equivoca. Este año, la tecnología podría darnos aún más quebraderos de cabeza por la presión de Zuckerberg por lanzar Libra a nivel global y el contrataque del gigante asiático, que podría estar a punto de presentar la suya propia

  3. Microrredes sociales VIP: la respuesta a la falta de privacidad de Facebook

    Las redes sociales de segunda generación se basan en pequeñas comunidades privadas que solo conectan a los usuarios con amigos íntimos y familiares. Esta cercanía ayuda a que la gente muestre su lado más real sin tener que preocuparse por la reputación ni el número de seguidores