.

Julia Dufossé

Espacio

TR10: Megaconstelaciones de satélites

1

Construir, lanzar y operar decenas de miles de satélites en órbita simultáneamente a un precio asequible se ha convertido en una realidad

  • por Neel V. Patel | traducido por Ana Milutinovic
  • 26 Febrero, 2020

  • ¿Qué? Ya podemos construir, lanzar y operar simultáneamente decenas de miles de satélites en órbita y de forma económica

  • ¿Por qué? Estos sistemas pueden ofrecer el internet de alta velocidad a todo el mundo o convertir la órbita de la Tierra en un vertedero espacial

  • ¿Quién? SpaceX, OneWeb, Amazon, Telesat

  • ¿Cuándo? Ya

Más de 3.500 millones de personas en el mundo aún no tienen acceso a internet. Empresas como SpaceX y OneWeb creen que pueden dar conexión de banda ancha en cada centímetro del planeta mediante megaconstelaciones de miles de satélites que transmitan la señal desde el espacio a terminales de internet (ver Constelaciones de satélites: un nuevo mercado sobre nuestras cabezas). Siempre que dichos terminales tengan una vista clara del cielo, podrían ofrecer internet a cualquier dispositivo cercano. En esta década, SpaceX quiere enviar a la órbita más de 4,5 veces más satélites de los que se han llegado desde el lanzamiento del Sputnik.

El sueño de estas megaconstelaciones se hecho realidad porque hemos aprendido a construir satélites más pequeños y a lanzarlos de forma más económica. Durante la era del transbordador espacial, lanzar un satélite al espacio costaba casi 51.000 euros por cada kilo de peso. Por lo tanto, enviar al espacio un pequeño satélite de comunicaciones de cuatro toneladas podía costar cerca de 200.000 millones de euros.

Actualmente un satélite Starlink de SpaceX pesa menos de 250 kilogramos. Su construcción reutilizable y la fabricación más barata facilitan colocar docenas de ellos en el mismo cohete, lo que a su vez reduce el coste de lanzamiento. Un lanzamiento en un Falcon 9 de SpaceX ahora cuesta alrededor de 5.000 euros por cada kilo.

Los primeros 120 satélites Starlink se lanzaron el año pasado, y la compañía planea seguir lanzando grupos de 60 satélites cada dos semanas a lo largo de todo 2020. A finales de este año, OneWeb plantea tener otros 600 satélites propios en órbita. Pronto podremos ver miles de satélites colaborando para proporcionar acceso a internet incluso a las poblaciones más pobres y remotas del planeta.

Pero este plan solo funcionará si todo sale bien. Algunos investigadores están furiosos porque temen que estos objetos alteren la investigación astronómica. Peor aún es la posibilidad de que una colisión entre satélites de lugar a una reacción en cadena catastrófica que acabe con millones de piezas de basura espacial. En este escenario de vertedero espacial, sería casi imposible que los satélites cumplieran su misión, e incluso podría acabar con cualquier exploración espacial futura. Recientemente, un satélite Starlink y un satélite meteorológico de la Agencia Espacial Europea (ESA) estuvieron a punto de chocar. Aunque no pasó nada, el suceso fue un impactante aviso de que el mundo no está preparado para manejar tanto tráfico orbital. Lo que ocurra con estas megaconstelaciones en esta década definirá el futuro del espacio orbital.

Espacio

  1. Constelaciones de satélites: un nuevo mercado sobre nuestra cabeza

    El precio de construir y lanzar satélites es cada vez menor, lo que reduce la barrera de entrada al sector espacial para nuevos actores y está dando lugar a una nueva industria que cambiará nuestra relación con el espacio. En los próximos años, las megaconstelaciones de satélites se harán realidad

  2. Razones para temer que el Sol acabe con la vida que conocemos

    Nuestro periodista experto en espacio, Neel V. Patel, explica que una tormenta solar extrema podría destruir nuestros sistemas eléctricos y de geolocalización, poner en peligro la vida de los astronautas y la nuestra propia, y hacernos perder dos billones de euros solo el primer año. Sería el gran apagón

  3. Marte no está muerto: sufre terremotos y tiene agua y magnetismo

    Los primeros datos de la sonda InSight demuestran que el planeta rojo ha sufrido 174 'martemotos' en menos de un año, que tiene un campo magnético inesperadamente estable y que hay pequeñas cantidades de agua en su corteza, una información que abre nuevas preguntas sobre su historia