.

Julia Dufossé

Inteligencia Artificial

TR10: IA diminuta

1

Ya es posible ejecutar potentes algoritmos de IA en un simple 'smartphone'

  • por Karen Hao | traducido por Ana Milutinovic
  • 26 Febrero, 2020

  • ¿Qué? Ya es posible ejecutar potentes algoritmos de inteligencia artificial en un simple smartphone

  • ¿Por qué? Nuestros dispositivos ya no necesitan comunicarse con la nube para que nos beneficiemos de las últimas funciones basadas en la inteligencia artificial

  • ¿Quién? Google, IBM, Apple, Amazon

  • ¿Cuándo? Ya

La inteligencia artificial (IA) tiene un problema: con la intención de crear algoritmos más potentes, los investigadores utilizan una cantidad cada vez mayor de datos y potencia informática, y dependen de servicios centralizados en la nube. Esta situación no solo genera emisiones de carbono a niveles alarmantes, también limita la velocidad y la privacidad de las aplicaciones de IA.

La IA diminuta es la tendencia precisamente contraria y está cambiando la situación. Los gigantes tecnológicos y los investigadores académicos están desarrollando nuevos algoritmos para reducir los actuales modelos de aprendizaje profundo sin que pierdan eficiencia. Además, una generación emergente de chips diseñados específicamente para la IA promete aumentar la potencia computacional en espacios físicos más reducidos, y la posibilidad de entrenar y ejecutar IA con mucha menos energía.

Estos avances ya empiezan a estar disponibles para los consumidores. En mayo pasado, Google anunció que Google Assistant ya funcionaba en los teléfonos de sus usuarios sin tener que enviar solicitudes a un servidor remoto. A partir de iOS 13, Apple ejecuta localmente el reconocimiento de voz de Siri y su teclado QuickType en iPhone. IBM y Amazon también ofrecen plataformas de desarrolladores para crear e implementar IA de pequeño tamaño.

Todo esto podría traer muchos beneficios. Algunos servicios como los asistentes de voz, la autocorrección y las cámaras digitales mejorarán y serán más rápidos sin tener que acudir a la nube cada vez que necesiten acceder a un modelo de aprendizaje profundo. La IA diminuta también facilitará la creación y popularización de nuevas aplicaciones, como análisis de imágenes médicas en dispositivos móviles o tiempos de reacción más rápidos en coches autónomos. Finalmente, la IA centralizada resulta mejor para la privacidad, porque los datos ya no tienen que salir del dispositivo para mejorar un servicio o una función.

Pero a medida que los beneficios de la IA aumentan, también lo hacen sus desafíos. Por ejemplo, combatir los sistemas de vigilancia o vídeos falsos podría resultar cada vez más complicado, y los algoritmos discriminatorios también podrían proliferar aún más. Los investigadores, ingenieros y responsables políticos deben empezar a colaborar para desarrollar los controles técnicos y normativos para estos posibles efectos nocivos.

Inteligencia Artificial

 

La inteligencia artificial y los robots están transofrmando nuestra forma de trabajar y nuestro estilo de vida.

  1. Una nueva IA podría detectar el COVID-19 en una radiografía de tórax

    COVID-Net, entrenada con 5.941 imágenes de 2.839 pacientes con diversas enfermedades pulmonares, ha sido lanzada públicamente para que el resto de investigadores del mundo la perfeccionen hasta que sea capaz de diagnosticar la enfermedad de forma fiable, como ya se ha conseguido con otras dolencias

  2. Por qué la IA nos ayudará a combatir la próxima pandemia pero no esta

    La inteligencia artificial tiene un gran potencial para predecir brotes, realizar diagnósticos tempranos y encontrar candidatos a vacunas. Pero para ello, necesita una serie de datos que, o no se han generado todavía o no resultan accesibles, y puede que las formas de obtenerlos no le gusten demasiado

  3. Por última vez, no, la IA no está ni cerca de destruir a la humanidad

    El experto Oren Etzioni repasa los avances de la inteligencia artificial en cuatro áreas y los compara con los canarios que se usaban como alerta en las minas. Su muerte supondría que estamos cerca de una superinteligencia, pero, de momento, todos ellos tienen una larga vida por delante