.

AP

Biotecnología

EE. UU. tendrá 21 millones de casos de coronavirus si no toma medidas

1

Este sería el peor escenario, según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades del país, que han consultado a varios expertos sobre la evolución del COVID-19 en sus fronteras. Para intentar reducir esa cifra al mínimo, la mejor contramedida sigue siendo el aislamiento social

  • por Antonio Regalado | traducido por Ana Milutinovic
  • 18 Marzo, 2020

En función de las medidas adoptadas, se calcula que entre el 40% y el 70 % de la población mundial podría contraer coronavirus (COVID-19) a lo largo de este año, según del epidemiólogo de la Universidad de Harvard (EE. UU.) Marc Lipsitch. Y, según The New York Times, los analistas de enfermedades de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés) de EE. UU. prevén que, en su país, la cifra ascenderá hasta el 65 %.

Los modelos: según el informe, los CDC compartieron sus modelos con 50 equipos de expertos para calcular lo rápido que se propagaría el coronavirus y lo graves que serían los casos.

Las cifras reflejan qué pasaría en el peor de los casos si no se toman medidas para frenar el virus, que se propaga de una persona a otra. Si esta transmisión no se controla, cada persona con el virus podría infectar a dos o tres más, aumentando así el contagio.  

Según The Times, los CDC estiman que entre 2,4 y 21 millones de personas en EE. UU. podrían acabar ingresadas, lo que desbordaría las salas de emergencia y las unidades de cuidados intensivos, como ya está pasando en algunas ciudades europeas. El número de muertes en algunos modelos oscila entre 200.000 y 1,7 millones. La Organización Mundial de la Salud estima que la tasa de mortalidad del virus es de 3,5 %. A modo de comparación, aproximadamente 30.000 personas mueren de gripe estacional cada año en Estados Unidos.

El coronavirus empezó a propagarse a finales del año pasado en China ya se han registrado casos en los cinco continentes. En el momento de edición de este artículo, la cifra mundial de contagios supera los 185.000.

Intervenciones: para retrasar la propagación del virus, la principal herramienta para la gente es el alejamiento social. Varios países europeos como Italia y España están cerrando fronteras y han prohibido a sus ciudadanos salir a la calle salvo en casos de necesidad.

Las previsiones: The Times asegura que obtuvo acceso a ellas a través de capturas de pantalla. Sus cifras son similares a las estimaciones creadas por los epidemiólogos de la Universidad de Harvard (EE. UU.) y en otros lugares. Prevén que el virus se también propagará ampliamente durante el año que viene.

Cualquier simulación sobre la evolución real de la pandemia dependerá de una mejor información científica y deberá reflejar los efectos de las contramedidas, así como otros problemas como las reservas de equipos médicos.  

El experto Ira Longini, que ha sido uno de los consultados por los CDC, dijo al The Times: "Estamos siendo muy cuidadosos para asegurarnos de disponer de una simulación científicamente válida y adecuada sobre la epidemia y sobre lo que se conoce acerca del virus. Es imposible acertar. Si se sobreestima, se crea el pánico. Si se calcula a la baja, la gente se relaja. Hay que tener cuidado con eso".

Biotecnología

Nuevas tecnologías y conocimientos biológicos empiezan a ofrecer opciones sin precedentes para mejorar nuestra salud.

  1. Los buenos resultados de la vacuna Novavax también son preliminares

    Los datos de su ensayo en fase I revelan que todos los 131 voluntarios que recibieron la vacuna produjeron un alto nivel de anticuerpos contra la COVID-19. Sin embargo, la investigación aún no ha sido revisada por pares y el objetivo de la prueba fue el análisis de seguridad, no el de eficacia

  2. Inmunidad pasiva, la nueva estrategia para prevenir la COVID-19

    Lilly va a analizar la capacidad de un nuevo fármaco basado en anticuerpos para evitar la infección por coronavirus en 2.400 personas. Hasta que aparezca una vacuna, el enfoque consiste en inyectar anticuerpos capaces de luchar contra la enfermedad durante las semanas o meses que permanecen activos en el organismo

  3. Un grupo científico autoexperimenta con su propia vacuna contra la COVID-19

    El famoso genetista George Church y al menos otras 20 personas han creado y probado en sí mismos un prototipo sencillo que se administra por la nariz y que podría generar inmunidad en la mucosa contra el coronavirus. Pero no tienen ni idea de si funciona ni de si lo que están haciendo es legal