.

Jacek Dylag / Unsplash

Cadenas de bloques y aplicaciones

El MIT lanza una 'app' que le avisa si se ha cruzado con algún infectado

1

Private Kit: Safe Paths comparte información sobre los movimientos de los usuarios de forma anónima y sin pasar por servidores centrales. Su objetivo que la gente sepa si ha estado en contacto con personas con COVID-19 y ayudar a las autoridades a controlar puntos críticos que puedan convertirse en focos del brote

  • por Will Douglas Heaven | traducido por Ana Milutinovic
  • 23 Marzo, 2020

La noticia: La aplicación rastrea dónde hemos estado y con quién nos hemos cruzado, y luego comparte estos datos personales con otros usuarios preservando la privacidad, podría ayudar a frenar la propagación de COVID-19, según explica el líder del equipo del MIT Media Lab (EE. UU.) que la ha creado, Ramesh Raskar. La app denominada Private Kit: Safe Paths es gratuita y de código abierto y fue desarrollada por los investigadores del MIT y de la Universidad de Harvard (EE. UU.), y también por los ingenieros de software de distintas compañías, como Facebook y Uber, que trabajaron en ella en su tiempo libre.  

Preocupaciones de privacidad: La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha pedido medidas agresivas para contener la propagación del coronavirus. Esto requiere no solo identificar y aislar a las personas infectadas, sino también encontrar a las personas con las que las contagiadas han estado en contacto y dónde han estado, para poder hacerles las pruebas y desinfectar esos lugares. En algunos países, como China, estos datos se extraían de los teléfonos de las personas y se procesaban ​​por parte del Gobierno. Pero este tipo de vigilancia gubernamental sería difícil de llevar a cabo en los países más democráticos como Estados Unidos y España. Las personas con COVID-19 también se han enfrentado al estigma social, otra razón para mantener la privacidad de la información sobre su identificación.

Cómo funciona: Private Kit: Safe Paths evita los problemas de privacidad al compartir los datos cifrados de ubicación entre distintos teléfonos en una red de tal manera que no pasan por una autoridad central. Esto permite a los usuarios puedan comprobar si han estado en contacto con un portador del coronavirus (en el caso de que esa persona haya compartido esa información) sin saber de quién se trata. Un usuario de esta aplicación que dé positivo por coronavirus, también podría elegir la opción de compartir sus datos de ubicación con las autoridades sanitarias, que luego podrían hacerlos públicos. 

Raskar cree que este enfoque de seguimiento detallado, que permitiría el cierre y desinfección de lugares específicos, es mejor que la cuarentena generalizada, que resulta perjudicial a nivel social y económico. 

¿Cambiaría la situación? Solo si la usan suficientes personas, y por eso Raskar y el equipo del MIT quieren correr la voz. Identificar los grandes focos del coronavirus parece haber demostrado su eficacia en algunos lugares como Corea del Sur, donde se han instalado estaciones de pruebas fuera de los edificios que han visitado las personas con el virus. Pero disponer de información incompleta también podría producir una falsa sensación de seguridad, si la aplicación lleva a los usuarios a creer que ciertos lugares son seguros cuando no lo son. La aplicación solo alerta sobre dónde ha estado el virus, pero no hacia dónde va. 

Cadenas de bloques y aplicaciones

Qué significa estar constantemente contectados unos a otros y disponer de inmensas cantidades de información al instante.

  1. Las críticas obligan a Noruega a retirar su 'app' de rastreo de coronavirus

    Aunque Smittestopp tiene buenas características de privacidad, el organismo de protección de datos del país afirma que la baja tasa de contagios nacionales no justifica su uso. Los responsables del Instituto Noruego de Salud Pública no están de acuerdo y creen que la decisión limitará su capacidad de prevenir nuevos brotes

  2. Twitter intenta que la gente se lea los artículos antes de compartirlos

    Si un usuario va a retuitear un enlace sin haber pinchado en él, recibirá un mensaje animándolo a leerlo primero. La medida, lanzada de forma piloto en inglés y para teléfonos Android, supone un paso más en la cada vez más contundente postura de Twitter contra la viralización del odio y las noticias falsas

  3. Ocho cosas que Facebook debe hacer para mejorar la moderación de contenido

    Aunque se trata de una tarea imprescindible, la red social la ha externalizado en trabajadores precarios y sin la formación necesaria para soportar la traumática experiencia. Además, debería duplicar el número de moderadores y hacer que toda la empresa sea más consciente del impacto de sus decisiones