.

Ms Tech / Unsplash: Diego Passadori

Cadenas de bloques y aplicaciones

La falta de 'apps' de comunicación para niños devuelve la vida a Facebook

1

Poco antes del escándalo de privacidad de Cambridge Analytica, la red social lanzó Messenger Kids sin demasiado éxito. Ahora que los más pequeños también están encerrados y necesitan comunicarse con sus amigos, el servicio ha vuelto a ganar popularidad como una de las opciones mejor diseñada para ellos

  • por Tanya Basu | traducido por Ana Milutinovic
  • 14 Abril, 2020

Hace un par de días, Cassie Wilson recibió una extraña notificación de Facebook Messenger en su teléfono. El mensaje le informaba de que su prima había intentado contactar con ella. Ese aviso no debería resultar tan extraño si no fuera porque su prima tiene 10 años. Hay que tener al menos 13 años para unirse a Facebook.

Wilson explica que hasta que la crisis del coronavirus (COVID-19) les obligó a separarse, se veían "con bastante frecuencia". Y añade: "Todas sus amigas de las Girl Scouts lo tenían, así que ella también se puso en contacto conmigo de esa forma".

Se refiere a la aplicación Messenger Kids de Facebook, separado pero relacionado con Facebook Messenger que usan los adultos. Lanzada en diciembre de 2017, esta app permite a los más pequeños puedan a unirse a Facebook para usar la cuenta de Messenger de sus padres para interactuar con otros niños. Los padres tienen acceso completo y deben aprobar con quién se comunican sus hijos; los niños pueden enviar mensajes de texto, charlar por vídeo y enviar pegatinas a sus amigos. 

Pero los críticos no tardaron en acusar a Facebook de intentar atraer a los niños como futuros clientes. A los pocos meses del lanzamiento de Messenger Kids, estalló el escándalo de Cambridge Analytica, lo que llevó a muchos a dudar de las intenciones de Facebook en relación con los menores.

La crisis del coronavirus y el posterior cierre de escuelas han ayudado a que Messenger Kids gane una inesperada popularidad.  La empresa que mide las descargas globales de aplicaciones, SensorTower, mostró un importante aumento en las descargas de Messenger Kids cuando estalló la pandemia del coronavirus.

El profesor de estudios sociales de Missouri (EE. UU.) JR Wells cuenta: "Mi esposa me lo enseñó, todas las madres estaban hablando de eso". Su hijo de siete años, Braden, echaba de menos ver a sus amigos y comentar con ellos sus programas de televisión favoritos. Después de unos días de confinamiento, Wells y su esposa descargaron Messenger Kids, y Braden y sus amigos empezaron a chatear y crear coreografías y bailes, al igual que los adolescentes suelen hacer con TikTok.

Wells no olvida el hecho de que Messenger Kids es un producto de Facebook. De hecho, no le parece bien. El padre admite: "Yo no tengo Facebook [la cuenta de Braden va a través de la de su madre] pero nos sentimos mejor porque seguimos la actividad [de Braden]". Además, el mes pasado, Messenger Kids introdujo aún más controles parentales, incluidos los registros de chat.

Daniel Sieradski de Nueva York (EE. UU.) opina igual. Su hijo de cinco años se ha acostumbrado a poner su rostro en un oso que baila o a tener videollamadas con sus amigos. Aunque Sieradski considera a Facebook como "una de las compañías más viles", justifica lo de su hijo, destacando que las actividades de la aplicación "no están proporcionando el tipo de información que Facebook puede capitalizar ya que no están comprando nada ni poniendo me gusta en las publicaciones ni viendo contenidos. Son solo videollamadas y juegos".

Mientras Zoom se populariza cada vez más entre los adultos, a pesar de sus cada vez más notables problemas de seguridad y privacidad, la forma en la que los niños se conectan resulta mucho menos clara y bastante confusa. Los niños en edad preescolar que usan "Zoomy" son adorables, y Echo Dot Kids de Amazon (un dispositivo similar a Alexa con control parental y libros, canciones y juegos apropiados para niños) está diseñado específicamente para los más pequeños y les permite llamarse entre ellos. Pero la mayoría de los niños no tiene acceso a estos productos.

Los padres como Wells y Sieradski están dispuestos a dejar de lado su desacuerdo con Facebook por dos razones. Primero, Messenger permite que sus hijos, demasiado mayores para las citas virtuales de juego en Zoom y FaceTime, y demasiado jóvenes para tener su propio teléfono inteligente para escribir y enviar mensajes de texto o usar las aplicaciones como Houseparty y las cuentas de redes sociales, mantengan sus contactos. Wells afirma: "Braden no puede ver a sus amigos, y es algo que también debemos tener en cuenta. Está muy ilusionado a la hora de hablar con sus amigos. Se le ve feliz y positivo".

Parece que Messenger Kids se ha convertido en un regalo del cielo para los padres nerviosos y agotados que trabajan desde casa pero que también deben hacer otras cosas. El director de Producto de Messenger Kids, Morgan Brown, lo llama "educación en tecnologías móviles". No solo da a los niños la posibilidad de usar mensajes de texto, la app también les ofrece el que posiblemente sea primer contacto con las pegatinas, los gifs y los efectos creativos que se encuentran en otras plataformas como TikTok, Snapchat e Instagram. 

Finalmente, Messenger Kids está dirigido a adultos con poco tiempo como Sieradski, que están haciendo todo lo posible para adaptarse a esta nueva normalidad. Sieradski admite que trabajar desde casa, realizar tareas domésticas, educar y cuidar a dos niños en casa, resulta difícil. Y concluye: "Solo intento que la situación actual sea lo más viable posible, y eso requerirá algunos compromisos. La tecnología mantiene unida a nuestra familia".

Cadenas de bloques y aplicaciones

Qué significa estar constantemente contectados unos a otros y disponer de inmensas cantidades de información al instante.

  1. La mitad de los tuiteros que lanzan bulos sobre el coronavirus son bots

    Además de promover teorías de la conspiración y tratamientos falsos, estas cuentas piden la reactivación de la economía en EE. UU. y el cese del confinamiento. También emplean estrategias para apuntar contra grupos de riesgo como los inmigrantes y las minorías y apoyan a usuarios reales a fomentar el odio

  2. La 'app' de rastreo de la India o cómo destruir los derechos civiles

    Aunque teóricamente es de uso voluntario, instituciones públicas y privadas obligan a sus trabajadores a usarla bajo riesgo de ser multados o incluso encarcelados. Además, rastrea la ubicación, no es de código abierto y no está claro quién tiene acceso a los datos ni cuándo se destruyen

  3. Consejos para manterse cuerdo en medio de la locura del coronavirus

    Cada vez más voces advierten que la pandemia va a generar una avalancha de problemas de salud mental. Ofrecemos una serie de herramientas tecnológicas y psicológicas para ayudar a la gente a cuidar de su propio estado de ánimo antes de que el estrés y la ansiedad se conviertan en algo peor como la depresión