.

Cadenas de bloques y aplicaciones

Así funcionará la 'app' de Google y Apple para rastrear a la COVID-19

1

Ambos gigantes están colaborando en el desarrollo de una aplicación que informará a las personas si han estado en contacto con alguna persona con coronavirus. Planificada para mayo, requerirá que un gran número de gente la descargue y que se realicen pruebas masivas para diagnosticar la enfermedad

  • por Patrick Howell O'Neill | traducido por Ana Milutinovic
  • 16 Abril, 2020

Apple y Google están colaborando en el desarrollo de un software para dispositivos iPhone y Android que ayude a rastrear la propagación del coronavirus (COVID-19). Dicho software indicará a los usuarios si han tenido contacto con alguna una persona contagiada y están potencialmente enfermos. El lanzamiento del nuevo proyecto está programado para mayo.

Los expertos médicos saben que el rastreo de contactos resulta vital para la salud pública durante pandemias como esta. La técnica ha sido clave para revertir la ola de contagios en países como Corea del Sur. Este esfuerzo de Silicon Valley (EE. UU.) será uno de los mayores intentos estadounidenses para monitorizar de cerca la propagación del coronavirus. Pero lo más fundamental es que la iniciativa no es la que el sistema nacional de vigilancia del coronavirus que supuestamente buscaba el Gobierno del país.

Para crear una voluntaria de rastreo de contactos, esta nueva tecnología se basará en Bluetooth, que se suele usar para comunicaciones a corta distancia entre dispositivos. Cuando alguien da positivo en la prueba del virus, introduce esa información en una aplicación en su teléfono, y quienes han estado cerca de esa persona en los últimos 14 días reciben una alerta. La información y la identidad del contagiado permanece privada.

Al principio, el software consistirá simplemente en una que permitiría a los distintos sistemas operativos de los teléfonos Apple y Android intercambiar datos entre sí. Los usuarios deberán descargar por separado las aplicaciones creadas por las autoridades sanitarias que utilizarían esa API como sistema subyacente para el intercambio de datos. Los funcionarios de salud pública podrán acceder a los datos, pero estos no incluirán información que pueda identificar a nadie, ni para las empresas ni para los gobiernos. Más tarde, las dos compañías planean añadir el software de rastreo de contactos directamente en los sistemas operativos, de modo que se incluiría por defecto en los teléfonos de un mayor número de personas.

Será necesaria una amplia adopción Para que la herramienta sea realmente eficaz deberá ser adoptada por una gran proporción de la población. En Singapur, el 12 % de la gente se instaló la aplicación TraceTogether, que también utiliza Bluetooth para rastrear el contagio. Las autoridades sanitarias deberán crear aplicaciones que puedan usar esa API. Finalmente, la idea todavía depende de que haya pruebas generalizadas, rápidas y fiables para que las personas puedan saber si están realmente contagiadas.

Las dos compañías han publicado un borrador de la documentación técnica sobre las especificaciones de Bluetooth y criptográficas, así como los documentos sobre el acuerdo.

Cadenas de bloques y aplicaciones

Qué significa estar constantemente contectados unos a otros y disponer de inmensas cantidades de información al instante.

  1. Google Maps muestra dónde están aumentando los casos de coronavirus

    Su nueva función, disponible en EE. UU. y Europa para iOS y Android, permite ver el número de casos de COVID-19 por cada 100.000 personas en un área determinada, con una señal que indica si la cifra tiene una tendencia ascendente o descendente para ayudar a la gente a decidir dónde es seguro ir

  2. El desafío de la privacidad y los datos va mucho más allá de TikTok y China

    Castigar aplicaciones individuales como WeChat no es más que un parche cortoplacista que no aborda la raíz del problema: una economía global de 'apps' que recopila y monetiza todos los datos que puede. La única forma de solucionarlo es con una legislación sólida y democrática más parecida al RGPD de la UE

  3. EE. UU. no ha prohibido TikTok ni WeChat, pero casi

    Aunque el Gobierno emitió una orden para ilegalizar e impedir la descarga de ambas aplicaciones de propiedad China, ambas siguen disponibles. El 20 % de TikTok será adquirido por Oracle y Walmart con la bendición de Trump, y la prohibición de WeChat ha sido paralizada por un juez de San Francisco