.

Computación

El Arma Nueva de los Demócratas

1

La campaña de Obama ayudó a aumentar 10 veces la base de datos de votantes del DNC

  • por David Talbot | traducido por Rubén Oscar Diéguez
  • 19 Diciembre, 2008

Un efecto secundario de la campaña presidencial Web-céntrica de Barack Obama fue  el que ayudo a transformar la base de datos de votantes del Comité Nacional Demócrata en un arma política mucho más potente. Esta base de datos contiene información sobre las tendencias e intereses políticos de millones de ciudadanos de los Estados Unidos. En los últimos dos meses previos al día de la elección, 223 millones de datos nuevos sobre los votantes se añadieron a la base de datos, y el DNC ahora tiene 10 veces más datos sobre los votantes de Estados Unidos que al final de la campaña del 2004, según la Red de Activación del Votante (VAN), una empresa ubicada en Somerville, MA, que elabora software de inicio de procesos para la base de datos.

Dicha información podría resultar vital para las futuras elecciones porque muestra dónde destinar recursos más efectivamente, particularmente cuando se trata de votantes que están indecisos respecto al partido político, y qué tipo de mensajes resultarán atractivos para votantes específicos. Parte de esos 223 millones de datos que se agregaron en la recta final de la campaña no son particularmente útiles (incluye las anotaciones de “los que llamaron por teléfono” o de los que solicitaban votos durante la campaña electoral respecto al votante que “se negaba a hablar” o que “no estaba en su casa”. De todos modos, en conjunto es una mina de oro, dice Mark Sullivan, cofundador de VAN.

Sullivan dice que “la recolección de datos de 2008 fue un salto cuántico respecto de donde estábamos en 2004. También significa que comenzamos el ciclo 2010 con mucho más conocimiento respecto a quiénes son los votantes y de cómo comunicarnos mejor con ellos, en vez de sentir que tenemos que empezar todo de nuevo”. Esta información, tal vez, hasta le podría ayudar a Obama a gobernar si el DNC decide pedirle al Estadounidense medio que se comunique con los miembros del congreso respecto a acciones de política específica relacionadas con, digamos, energía, asistencia sanitaria o la Guerra de Irak”.

Todos los candidatos demócratas a las elecciones nacionales o estatales pueden usar la base de datos de la VAN. Sullivan no describió el tamaño exacto, pero hay alrededor de 170 millones de votantes empadronados en los Estados Unidos. En el caso de las campañas por las primarias, el postulante demócrata reunirá datos nuevos que se agregarán a la base de datos nacional una vez salga un ganador.

Mientras que la mayoría de las campañas agregan algo a la base de datos, el mayor contribuyente de este año fue, por supuesto, la campaña de Obama. Por ejemplo, decenas de miles de veces voluntarios, ingresaron en la página web social de Obama, my.barackobama.com (MyBO), y descargaron tandas pequeñas de nombres de votantes y números telefónicos, los llamaban y usaban distintos guiones. La meta era conocer sus tendencias políticas y sobre distintos temas, alentarlos a que votaran a Obama y pedirle a los simpatizantes que se aseguraran de acudir a las urnas. Estas respuestas fueron registradas por voluntarios que usaban una interfaz de Red que las agregaban automáticamente a la base de datos.

En los últimos cuatro días de la campaña, se hicieron cuatro millones de llamadas así a través de MyBO, comenta Jascha Franklin-Hodge, cofundador y Jefe de Tecnología de BlueStateDigital, que creó MyBO como así también el interfaz a la lista de votantes de la VAN. Comenta: “esto fue sólo usar nuestras herramientas en ese pequeño lapso de tiempo, no importa lo que estaban haciendo los organizadores en la práctica”. MyBO no era la única fuente, también agregaron datos desde el DNC, las oficinas locales de campaña, los bancos de llamadas, y quienes solicitaban votos durante la campaña.

Más allá de los datos reunidos respecto a los votantes, los Demócratas y Obama también tienen acceso a una red de voluntarios dispuestos que puede usarse para volver a contactar con los votantes. Franklin-Hodge comenta que “tienen toda una estructura de voluntarios que han juntado esta información que pueden usarse para las elecciones a mitad del período legislativo, en 2010, y que pueden estar disponibles para la reelección de Obama. Hay una inmensa cantidad de extracción y análisis de datos que sucede dentro del partido y en organizaciones políticas que nos lleva a entender mejor cómo votan las personas y cómo toman decisiones”.

Este método, que fue alguna vez dominio del Comité Nacional de los Republicanos, consiste el dirigirse a los votantes basándose en sus opiniones respecto a determinados temas. Pero hasta líderes republicanos ahora reconocen que los días del dominio de los datos del votante GOP se acabaron. “Durante décadas, el RNC gozaba de mucha ventaja en cuanto a su archivo de votantes y en su habilidad para identificarlos y hacerlos entrar en acción”, comenta Mike Connell, fundador de New Media Communications, una empresa nueva de medios, con tendencia republicana y ubicada en Ohio. “Con la campaña de Obama, y los esfuerzos del último par de años, los demócratas pegaron grandes zancadas y los alcanzaron (a los republicanos)”.

La razón fundamental del avance de datos del DNC fue la decisión de su presidente, Howard Dean, de mejorar el intercambio de datos a nivel estadual con otras organizaciones demócratas. Connell concluye que “hace cuatro años, a Howard Dean ‘se le encendió la bombilla’. No demasiados creyeron que lo lograría, pero él realizó una transformación”.

Desde entonces, el DNC y la VAN han mejorado las interfaces de las bases de datos en forma continua. Este año, la herramienta más nueva en el arsenal fue una aplicación Google Maps desarrollada por la VAN que facilita la tarea de crear listas de votantes en distritos electorales para que los vayan a visitar, personalmente, los que solicitan votos durante las campañas. En la nueva aplicación, llamada “turf-cutter” (cortadora de césped) las casas de los votantes aparecen como íconos en un mapa. Unos pocos clicks en el ratón les permite a los organizadores delimitar grupos de casas de los votantes e imprimir la lista resultante para los voluntarios.

Sullivan dice que en los últimos dos meses, activistas de todas las campañas demócratas utilizaron esta aplicación 948.000 veces, ahorrando miles de horas de personal, comparándolo con métodos manuales para decidir del modo más eficaz, cómo dividir un determinado distrito y enviar a los voluntarios. “Probablemente, como promedio, para cada distrito electoral, trabajaban con mapas y resaltadores. Todo el tiempo se escucha decir, “Fue una tarea de 45 minutos”, y ahora entran aquí y les toma un minuto o dos. Ese fue el mayor cuello de botella”, concluye Sullivan.

Computación

Las máquinas cada vez más potentes están acelerando los avances científicos, los negocios y la vida.

  1. El fotón más energético jamás registrado viene de la nebulosa Cangrejo

    Un observatorio astrofísico de la llanura tibetana ha captado una partículas lumínica procedente de este objeto astronómico cuya energía ronda los 500 teraelectronvoltios. Esta información podría ayudar a descubrir más sobre los procesos que se producen en su interior

  2. Bill Gates apuesta por los chips ópticos para revolucionar la IA

    El magnate es uno de los inversores de Luminous Computing, una 'start-up' que ha desarrollado un microchip que ejecuta algoritmos de inteligencia artificial mucho más rápido que los semiconductores eléctricos. El dispositivo utiliza distintos colores de luz para enviar múltiples datos simultáneamente

  3. "Fuimos los primeros en imprimir cohetes de metal en 3D"

    Rocket Lab superó los minuciosos controles de la NASA para enviar satélites al espacio a bordo de sus cohetes mayoritariamente impresos en 3D. Su fundador, Peter Beck, asegura que el sector está a punto de explotar y que ellos tienen ventaja, dado que son los únicos que realmente vuelan