.

AP Photo/Ariel Schalit

Inteligencia Artificial

Una nueva IA identifica quién sufrirá casos más graves de COVID-19

1

Israel ha sido capaz de entrenar a una inteligencia artificial gracias a que dispone de una enorme cantidad de datos sanitarios centralizados, lo que no sería fácil de replicar en países como España y EE. UU. El algoritmo también indica el nivel de tratamiento que debería recibir cada paciente en caso de que enferme

  • por Will Douglas Heaven | traducido por Ana Milutinovic
  • 08 Mayo, 2020

Una de las organizaciones sanitarias más grandes de Israel está utilizando la inteligencia artificial (IA) para ayudar a identificar cuáles de las 2,4 millones de personas que cubre tienen mayor riesgo de sufrir complicaciones graves por COVID-19. Maccabi Healthcare Services afirma que este sistema, desarrollado junto con la compañía de inteligencia artificial Medial EarlySign, ya ha identificado al 2 % de de dicho grupo, lo que equivale a alrededor de 40.000 personas. Después de identificarlas, esas personas se someterán a pruebas de diagnóstico por la vía rápida.

La IA en cuestión es la versión adaptada de un sistema previo entrenado para identificar a las personas con mayor riesgo de complicaciones ante la gripe. Para dicho entrenamiento, los investigadores usaron millones de registros de Maccabi recopilados desde hace 27 años. Para realizar sus predicciones, el sistema se basa en una variedad de datos médicos, que incluyen la edad, el índice de masa corporal (IMC), trastornos de salud como las enfermedades cardíacas y la diabetes, y los antecedentes de ingresos hospitalarios. La IA puede rastrear una gran cantidad de registros y detectar a las personas en riesgo que de otro modo podrían no haber sido identificadas. 

Maccabi también usa la IA como ayuda para determinar el nivel de tratamiento que las personas identificadas podrían requerir si se enfermaran, ya sea cuidados en su casa, cuarentena en un hotel o ingreso en un hospital. La organización afirma que ya está hablando con los principales proveedores de servicios sanitarios de EE. UU. que están interesados ​​en usar la IA para hacer lo mismo con sus propios pacientes de alto riesgo. 

El uso de la inteligencia artificial para identificar a las personas vulnerables podría salvar vidas, destaca el MD y CEO de la empresa de inteligencia artificial Apixio, Darren Schulte, que desarrolla software para analizar los datos médicos no estructurados, como las anotaciones de los médicos. Schulte cree que la herramienta de Maccabi también podría usarse para aislar a la población de alto riesgo cuando se suavicen las medidas de confinamiento, quizás alojando a esas personas en viviendas especiales lejos de los miembros de su familia que podrían ser portadores no diagnosticados del virus. 

Pero introducir esa herramienta en otros países podría no ser tan sencillo. En Estados Unidos y en España, por ejemplo, los registros médicos se almacenan en muchos sistemas diferentes de atención médica. Schulte afirma: "Nuestra capacidad para desarrollar los algoritmos para identificar a las personas de alto riesgo está limitada por la falta de conjuntos de datos. Incluso en la ciudad de Nueva York (EE. UU.), pienso que sería un gran desafío crear un único conjunto de datos que reúna la información de los pacientes de los grandes hospitales". 

La pandemia de COVID-19 podría cambiar esto, cree Schulte y concluye:  "Solo necesitamos que los distintos sistemas de salud den acceso a sus datos de los pacientes". Algo que, aunque él considera sencillo, podría ser políticamente muy complicado y muy retador a nivel privacidad.

Inteligencia Artificial

 

La inteligencia artificial y los robots están transofrmando nuestra forma de trabajar y nuestro estilo de vida.

  1. La pandemia acelera los despidos y la automatización de los 'call centers'

    La necesidad de reducir personal y la avalancha de llamadas asociadas al coronavirus ha impulsado la adopción de inteligencia artificial en servicios de atención al cliente mediante chatbots y sistemas por voz. Aunque esos puestos de trabajo podrían desaparecer para siempre, los clientes parecen encantados

  2. La IA, incapaz de predecir nuestros súbitos cambios de comportamiento

    Ninguna inteligencia artificial está entrenada para que una semana agotemos el papel higiénico y las mascarillas y la siguiente, la levadura y los productos de jardinería. Los algoritmos de gigantes como Amazon y Netflix deben reajustarse manualmente para abordar la volatilidad de nuestros patrones de conducta durante la pandemia

  3. La COVID-19 acelera el uso de la IA médica, con riesgos y beneficios

    Ante la escasez de recursos, cada vez más hospitales están usando inteligencia artificial para cribar a los pacientes a través de sus radiografías de tórax. Los algoritmos que funcionan bien están ayudando mucho a los profesionales, pero también hay empresas que intentan aprovecharse de la desesperación de los médicos