.

Chris Hall vía Unsplash

Tecnología y Sociedad

Los bulos de COVID se saltan la censura a través de 'contenidos zombi'

1

Cuando un artículo falso es identificado por moderadores o verificadores ya no puede compartirse, pero los archivos de internet guardan copias que los manipuladores y estafadores están utilizando para viralizar los engaños en páginas y grupos privados donde resulta imposible luchar contra ellos

  • por Joan Donovan | traducido por Ana Milutinovic
  • 12 Mayo, 2020

Desde el inicio de la pandemia, el Proyecto de Investigación de Tecnología y Cambio Social del Centro Shorenstein de la Escuela Kennedy de la Universidad de Harvard (EE. UU.), donde trabajo como directora, ha estado investigando cómo la desinformación, las estafas y las conspiraciones sobre el coronavirus (COVID-19) circulan por internet. Hemos pensado que si los estafadores han empezado a usar el virus para engañar a personas desprevenidas, nuestra investigación sobre la desinformación debería centrarse en comprender las nuevas tácticas de estos manipuladores de los medios de comunicación. Lo que hemos encontrado ha sido una preocupante explosión de "contenido zombi".

En abril, la profesora adjunta de los estudios de información en Universidad Tecnológica de Austin (EE. UU.) Amelia Acker llamó nuestra atención sobre un popular enlace que contenía propaganda conspiratoria que sugería que China ocultaba importante información sobre la COVID-19. 

La publicación original era de una página web genérica llamada News NT y alegaba que 21 millones de personas habían muerto por COVID-19 en China. Esa noticia fue desacreditada rápidamente y, según los datos de Crowdtangle (una herramienta métrica y de participación, propiedad de Facebook), el enlace original no se viralizó, ya que contaba con 520 interacciones y solo se compartió 100 veces en Facebook. La red social, a su vez, colocó una etiqueta de verificación de hechos en este contenido, lo que limita su clasificación en los sistemas algorítmicos de envío y búsqueda de noticias. Pero había algo más en el modelo de distribución.

Aunque la página original no pudo difundir esa noticia falsa, la versión de la página guardada en la base de datos de contenido de internet Wayback Machine de Internet Archive floreció en Facebook. Con 649.000 interacciones y compartida 118.000 veces, el enlace de Wayback Machine logró una popularidad mucho mayor que los medios de comunicación reales. Facebook también ha colocado una etiqueta de verificación de hechos sobre el enlace de la versión de Wayback Machine, pero ya había sido visto muchísimas veces. 

Hay varias explicaciones para esta viralidad oculta. Algunas personas usan Internet Archive para evitar el bloqueo de dominios prohibidos en su país de origen, pero no se trata simplemente de la censura. Otras buscan esquivar la verificación de hechos y la degradación algorítmica del contenido.

La noticia se compartió bastante en Facebook entre grupos y páginas de derechas en Estados Unidos, así como entre los grupos y páginas críticas hacia China en Pakistán y en el sudeste asiático. La mayoría de las interacciones sobre el enlace de News NT en Wayback Machine proviene del grupo público de Facebook, Trump for President 2020, administrado por Brian Kolfage. Se le conoce como la persona detrás de la controvertida organización sin ánimo de lucro We Build the Wall (Construimos el Muro, en inglés). Usando la técnica keyword squatting (que consiste en generar una dominación estratégica sobre determinadas palabras clave), esta página ha tratado de capturar a aquellos que buscan unirse a grupos de Facebook relacionados con Trump. Ahora tiene casi 240.000 miembros, y este grupo público ha cambiado su nombre varias veces, de "PRESIDENT DONALD TRUMP [OFFICIAL]" a "President Donald Trump ✅ [OFFICIAL]" y luego a "The Deplorable"s✅" y finalmente a "Trump For President 2020". Como afirma ser la página "oficial" de Trump y utiliza una falsa marca de verificación, grupos como este pueden generar confianza entre un público ya polarizado. 

Cuando quisimos encontrar más pruebas de la viralidad oculta, buscamos "web.archive.org" en todas las plataformas. Como era de esperar, las publicaciones de Medium eliminadas por difundir bulos sobre salud han encontrado una nueva vida a través de los enlaces de Wayback Machine. La noticia eliminada en Medium titulada COVID-19 nos engañó a todos, pero ahora por fin podríamos haber encontrado su secreto, violó las normas de Medium sobre información de salud engañosa. Antes de su eliminación de la plataforma, la publicación original acumulaba 6.000 interacciones y fue 1.200 veces compartida en Facebook, pero la versión archivada es mucho más popular: 1,6 millones de interacciones, 310.000 veces compartida y sigue sumando. A pesar de que este contenido zombi solo existe como un registro archivado, tiene mejor resultado que la mayoría de las noticias de los principales medios de comunicación.

Quizás el elemento más alarmante para un investigador como yo sea que estas conspiraciones dañinas impregnan las páginas y grupos privados en Facebook. Esto significa que los investigadores solo tienen acceso a menos del 2 % de los datos de interacción, y que los bulos sobre salud circulan en espacios donde los periodistas, investigadores independientes y defensores de la salud pública no pueden opinar ni contrarrestar estas afirmaciones falsas con hechos. Además, si no fuera por los registros de Internet Archive, no podríamos llevar a cabo esta investigación sobre el contenido eliminado. Pero estos casos de uso sugieren que Internet Archive pronto tendrá que abordar cómo adaptar su servicio para lidiar con la manipulación informativa.

La viralidad oculta está creciendo en los lugares donde hay un gran uso de WhatsApp, porque es fácil enviar desinformación a través de los canales encriptados y evitar el control de contenido. Pero cuando una viralidad oculta ocurre en Facebook con bulos sobre cuestiones de salud, resulta especialmente desconcertante. Más del 50 % de los estadounidenses confían en Facebook para ver sus noticias, y aún así, después de muchos años de preocupación y quejas, los investigadores tienen una ventana muy limitada a los datos. Esto significa que es casi imposible investigar de forma ética cómo se comparten los peligrosos bulos sobre salud en grupos y páginas privadas. 

Todo esto plantea supone una amenaza diferente y mucho más grave que la desinformación política, ya que las personas cambian rápidamente su comportamiento en función de las recomendaciones médicas. 

A lo largo de la última década de investigación sobre las políticas de las plataformas, nunca he visto este tipo de daño colateral a la sociedad causado por el contenido abusivo no controlado difundido por la web y por las redes sociales. Todos los interesados en fomentar la salud de la población deben esforzarse por responsabilizar a las empresas de redes sociales. Además, las compañías de redes sociales deberían crear un protocolo para la amplificación estratégica que defina las recomendaciones exitosas y noticias saludables como las que maximizan el respeto, la dignidad y los productivos valores sociales, mientras buscan a investigadores independientes y documentalistas para que identifiquen el contenido fidedigno, especialmente cuando nuestras vidas están en juego.

Tecnología y Sociedad

Los avances tecnológicos están cambiando la economía y proporcionando nuevas oportunidades en muchas industrias.

  1. La inútil medida de Facebook de prohibir la publicidad política

    La red social dejará de admitir anuncios políticos la semana previa a las próximas elecciones de EE. UU. en un intento de no influir en los votantes. Pero esta estrategia no aborda la gran amenaza que las redes sociales suponen para la democracia: no es más que un lavado de cara

  2. Ruidos de oficina para ayudar a los nostálgicos a teletrabajar en soledad

    Aunque el sonido de los teclados, el ascensor y las conversaciones de los compañeros reducen la concentración, la pandemia de coronavirus los ha puesto de moda. Las listas de reproducción con distintos ambientes laborales son cada vez más populares entre quienes ansían sentir normalidad

  3. La geopolítica del coronavirus: el auge de China y el declive de EE. UU.

    La pandemia ha acelerado dos tendencias globales que afectarán al mundo en las próximas décadas: la rivalidad entre ambas potencias y la intensificación de la concentración de poder. En este escenario resulta vital analizar el papel de la tecnología como habilitador de las libertades y de la represión