.

Getty

Biotecnología

Los genes podrían explicar por qué el coronavirus no afecta a todos por igual

1

El gigante de las pruebas genéticas 23andMe está buscando pistas en el ADN de sus clientes recuperados para entender por qué algunas personas sufren casos graves de COVID-19 mientras que otras ni siquiera desarrollan síntomas. La compañía ya ha identificado a 6.000 personas que cumplen los criterios

  • por Antonio Regalado | traducido por Ana Milutinovic
  • 21 Mayo, 2020

Mientras que el coronavirus (COVID-19) afecta gravemente a muchas personas llegando a causarles la muerte, algunos infectados ni siquiera muestran síntomas, y los científicos aún no saben por qué.

Así que, la empresa de genómica de consumo 23andMe ofrecerá pruebas genéticas gratuitas a 10.000 personas que han sido ingresadas con esta enfermedad, con la esperanza de descubrir los factores genéticos capaces de dar con la respuesta.

Aunque se sabe que las personas mayores y las que tienen patologías como la diabetes y la hipertensión representan el grupo de mayor riesgo, podría haber razones genéticas ocultas por las que el virus también ha causado la muerte de algunas personas jóvenes y previamente sanas.  

23andMe gestiona una gran base de datos con genes de más de ocho millones de clientes, muchos de los cuales han aceptado que sus datos se utilicen para la investigación. La compañía ya había utilizado antes los datos de sus clientes para impulsar las búsquedas de las bases genéticas del insomnio, la homosexualidad y otras peculiaridades.

En abril, la empresa envió cuestionarios sobre la COVID-19 a un grupo de sus clientes. Hasta ahora, según el portavoz de la compañía, se han inscrito alrededor de 400.000 personas, de las que 6.000 aseguran ser casos confirmados de COVID-19.

La búsqueda genética de 23andMe complementará los esfuerzos de investigación para conseguir los perfiles genéticos de los casos de COVID-19 y combinarlos con los detallados historiales médicos, explica la coordinadora de la Iniciativa Genética COVID-19 (Covid-19 Host Genetic Initiative), Andrea Ganna. El consorcio internacional comparte los datos genéticos sobre los casos de COVID-19 de Italia, Reino Unido y EE. UU., y regularmente publica los resultados.

Los científicos esperan encontrar un gen con fuerte influencia, o que incluso determine la gravedad de las personas afectadas por el coronavirus. Existen casos bien conocidos de este tipo de efecto genético en otras enfermedades: por ejemplo, los genes de células falciformes ofrecen resistencia a la malaria, y se sabe que algunas variantes de otros genes protegen a las personas del VIH o del norovirus intestinal.

Sin embargo, según Ganna, un primer vistazo a los genes de 900 casos de COVID-19 no reveló ningún resultado genético importante. Su consorcio ahora está preparando un análisis del doble de casos, lo que podría mejorar sus posibilidades de detectar una relación.

La responsable añade: "Si no encontramos un indicador realmente relevante en el próximo mes, creo que la genética no será de gran valor en la gestión de la enfermedad, como a la hora de determinar a quién hay que tratar. Lo que sigue siendo muy importante es la biología y la comprensión de la biología a través de la genética, y luego mediante la vacunación".

En su primera encuesta, 23andMe preguntó a sus clientes si habían sido diagnosticados con COVID-19 o no. Pero ahora, la compañía está tratando de localizar a los pacientes que han sido ingresados y se recuperaron, porque es más probable que sus genes contengan información relevante. 

Algunos investigadores ya han especulado con la idea de que el grupo podría influir en la versión de la proteína ACE-2, justo la que el coronavirus utiliza para fusionarse con las células humanas para acceder a ellas. Pero los hallazgos preliminares aún no han sido confirmados por un estudio genético a gran escala.

Esta búsqueda de genes forma parte del esfuerzo científico cuyo objetivo consiste en avanzar hacia las formas más específicas de manejar la pandemia, algo que algunos denominan como "epidemiología de precisión". Además de 23ndMe, la empresa de pruebas de ADN Ancestry afirma que ha recibido otras 250.000 respuestas dentro de su propio proyecto sobre COVID-19.

Biotecnología

Nuevas tecnologías y conocimientos biológicos empiezan a ofrecer opciones sin precedentes para mejorar nuestra salud.

  1. Hablar en voz alta emite gotas con coronavirus que duran hasta 14 minutos

    En función de la carga vírica media de los enfermos de COVID-19, se estima que hablar a un tono elevado durante un minuto genera al menos 1.000 gotitas que contienen el virus, las cuales pueden permanecer en el aire más de ocho minutos y, a veces, hasta 14 minutos. El hallazgo refuerza la necesidad de usar mascarillas en cualquier circunstancia

  2. CRISPR podría ser la clave para crear un test doméstico de COVID-19

    Varias empresas compiten para fabricar una prueba que permita diagnosticar el coronavirus desde casa, como si fuera un test de embarazo y los primeros modelos podrían llegar a final de año. Pero si no se obliga a las personas a comunicar sus resultados, podríamos perder el acceso a una información muy valiosa

  3. Lo que se sabe sobre cómo el coronavirus ataca a cada parte del cuerpo

    Además de su impacto en los pulmones, la COVID-19 también parece afectar a la sangre, al sistema inmunológico, a los riñones, al cerebro y al corazón. Aunque todas las investigaciones son muy preliminares, es imprescindible tener en cuenta sus distintos efectos para elegir los mejores tratamientos