.

Cadenas de bloques y aplicaciones

La 'app' de rastreo británica puede haber evitado 600.000 contagios de coronavirus

1

Las 4,4 notificaciones medias emitidas por cada persona infectada ayudaron a evitar entre 200.000 y 900.000 casos más, una gran noticia para tecnología de notificaciones de exposición, que hasta ahora ha tenido dificultades para ganarse la confianza del público y demostrar su utilidad

  • por Lindsay Muscato | traducido por Ana Milutinovic
  • 16 Febrero, 2021

La noticia:  investigadores de Reino Unido estiman que su app de rastreo de contactos puede haber evitado alrededor de 600.000 casos de coronavirus (COVID-19), se trata de una buena noticia para la tecnología sistema británica, que experimentó serios problemas al principio, y supone un paso adelante para otros sistemas de notificación de exposición en general.

Lo que encontraron: el estudio, realizado por un equipo de la Universidad de Oxford (Reino Unido), modeló el impacto de 1,5 millones de notificaciones enviadas por la app del Servicio Nacional de Salud de Reino Unido (NHS por sus siglas en inglés) entre el 1 de octubre y el 31 de diciembre, cuando había casi dos millones de personas con COVID-19. Su análisis mostró que cada persona que dio positivo y utilizó la app para alertar a otros envió una media de 4,4 notificaciones; por lo que deducen que, sin esta intervención, habría habido entre 200.000 y 900.000 casos más en el país.

Los datos muestran, igual que hemos informado antes, que incluso el mínimo uso de dichas apps puede tener un impacto significativo. Los investigadores señalan: "Por cada aumento del 1 % en los usuarios, estimamos que el número de casos se reducirá entre un 0,8 % y 2,3 %" 

Se trata de una buena noticia para quienes intentan analizar la efectividad de estos sistemas, algo que hasta ahora ha sido muy difícil de medir.  El investigador de la Sloan School del MIT Raphael Yahalom, que ha estado estudiando este tipo de apps durante la pandemia, cree que este estudio "representa el análisis sistemático más completo hasta la fecha de la implementación a gran escala y, por lo tanto, la prueba más convincente de su eficacia".

Por qué es importante: resulta difícil comprobar si las apps de rastreo de contactos funcionan bien porque las preocupaciones sobre privacidad han hecho que su análisis sea especialmente desafiante, afirma la directora de programas de Linux Foundation Public Health, Jenny Wanger. Muchas apps de rastreo de la COVID-19 utilizan el protocolo Google-Apple, que es un sistema que mantiene a los usuarios en el anonimato. Protege tan bien la privacidad del usuario que a las autoridades sanitarias centrales o para los investigadores les cuesta rastrear la información o identificar patrones en las alertas.

Para superar esto, el estudio de Reino Unido analizó cuántas notificaciones enviadas y comparó los datos con lo que los científicos saben sobre el comportamiento del virus en sí. Sin saber exactamente quién había recibido los mensajes, los investigadores pudieron modelar si la app marcaba una diferencia.

Sin embargo, ese enfoque no funcionará en todos los países con una app disponible para el seguimiento de la COVID-19. Entre otras cosas, requiere algún tipo de sistema sanitario centralizado para rastrear las notificaciones. Estados Unidos, por ejemplo, carece de una base de datos central nacional y, en cambio, utiliza un mosaico de apps estatales, aunque eso podría cambiar con la administración de Biden.

Aun así, como esta tecnología tiene casi un año, podríamos empezar a ver más estudios sobre si el rastreo digital de contactos funciona o no. Yahalom considera que se están realizando más esfuerzos y, a principios de febrero, se publicó otro estudio suizo (aunque advierte que es difícil comparar directamente estos estudios). 

Por qué necesitamos saberlo: las apps de notificación de exposición han sufrido dificultades. En los países donde son voluntarias, las apps han tenido problemas de baja aceptación y privacidad. Pero saber que son efectivas puede animar a algunas personas a decidir descargarlas y usarlas. Más datos podrían generar más inversiones y más descargas, concluye Wanger, cuyo trabajo apoya el desarrollo y análisis de las apps de notificación de exposición. Y más usuarios significan más cadenas de transmisión rotas.

*Este artículo forma parte del Proyecto de Tecnología Pandémica, creado con el apoyo de la Fundación Rockefeller.

Cadenas de bloques y aplicaciones

Qué significa estar constantemente contectados unos a otros y disponer de inmensas cantidades de información al instante.

  1. Los miedos y esperanzas de los artistas sobre el bum de los NFT

    Aunque existen desde hace años, el mundo del arte está siendo sacudido por la irrupción de los tokens no fungibles. Algunos los ven como nueva vía de financiación con la que ya se están lucrando, a otros les preocupa su impacto ambiental, que funcionen como estafa piramidal y que aumenten la desigualdad

  2. El bum de los juegos por voz: menos pantallas, mayor creatividad y atención

    El uso de dispositivos controlados oralmente se ha disparado durante la pandemia gracias a su capacidad de reducir el tiempo de exposición a pantallas y fomentar la imaginación y la actividad física de niños y adultos. ¿Se mantendrá su popularidad cuando las vacunas nos devuelvan a la normalidad?

  3. Facebook anuncia una pulsera para controlar ordenadores con el cerebro

    El dispositivo interpreta la actividad eléctrica de los nervios motores mientras envían información del cerebro a la mano y los convierte en órdenes computacionales. Aunque aún no se sabe cuándo se lanzará, a qué precio ni cómo se llamará, la red social aspira a combinarla con sus futuras gafas de RA