.

ESO/Boccaletti et al.

Espacio

Las espirales fueron la clave para detectar el nacimiento de AB Aurigae

1

Aunque la imagen se tomó hace años, ha sido la presencia de espirales en ella la que ha confirmado que se trata del proceso de nacimiento de un planeta. Nunca antes en la historia se había tenido evidencia directa de este momento de la historia de un astro

  • por Neel V. Patel | traducido por Ana Milutinovic
  • 01 Junio, 2020

La noticia: los astrónomos han hecho lo que posiblemente sean las primeras observaciones de un planeta en proceso de nacimiento. Las imágenes recientemente publicadas son de un sistema estelar muy joven llamado AB Aurigae, a unos 520 años luz de distancia. Muestran un disco masivo de remolinos de gas y polvo. El disco presenta un giro prominente que podría indicar dónde se está formando un nuevo planeta. Los hallazgos se informaron hoy en la revista Astronomy & Astrophysics .

¿Cómo hicieron el descubrimiento? AB Aurigae fue observado hace unos años a través del Atacama Large Millimeter / submillimeter Array en Chile. Esas imágenes mostraron dos largas espirales de gas cerca de la estrella, estimulando a los científicos a seguir con el Very Large Telescope de ESO (también en Chile). Este telescopio está armado con un instrumento llamado ESFERA, que puede ver una tenue luz reflejada por pequeños granos de polvo y emisiones provenientes del disco interno del sistema estelar.

Haga el "giro": las imágenes de SPHERE confirmaron la presencia de las espirales, y también mostraron el giro que indica que los brazos espirales están conectados. Son estas espirales las que permiten que otros gases y polvo que se mueven a través del joven sistema estelar se acumulen en el futuro planeta, que lentamente se convierte en algo completamente formado y maduro.

Espacio

  1. El nuevo negocio de Virgin Galactic: entrenador de astronautas privados

    La compañía ha firmado un acuerdo con la NASA para encargarse de preparar a los futuros viajeros a la Estación Espacial Internacional, que podrán usar las instalaciones tanto para actividades turísticas como científicas y tecnológicas, a pesar de que la empresa carece de naves capaces de llegar hasta allí

  2. El agua helada de la Luna: el nuevo recurso que todo el mundo quiere

    Todas las grandes agencias espaciales planean hacer minería lunar para extraer su agua en forma de hielo y convertirla en combustible para naves espaciales que podrían repostar directamente en el satélite sin necesidad de transportarlo desde la Tierra para abaratar los lanzamientos. El problema es que no será nada fácil

  3. El quinto estado de la materia podría ayudarnos a medir la energía oscura

    La reciente creación de condensados de Bose-Einstein en el espacio, por primera vez, podría sentar las bases para crear nuevos instrumentos de medición ultrasensibles capaces de detectar las débiles señales de algunos de los fenómenos más misteriosos del universo, como las ondas gravitacionales