.

AP

Biotecnología

Mantenerse a dos metros protege el doble que estar a un metro de distancia

1

Una revisión de estudios publicada en 'The Lancet' estima que el riesgo de contagio de coronavirus a menos de un metro es del 13 % mientras que a distancias mayores, la cifra baja hasta el 3 %, y que llevar mascarilla lo reduce del 17 % al 3 %. Esta información debería ser clave para las políticas de desescalada

  • por Charlotte Jee | traducido por Ana Milutinovic
  • 05 Junio, 2020

La noticia: según un nuevo estudio publicado en The Lancet, para reducir el riesgo de propagación del coronavirus resulta mucho más efectivo mantenerse a dos metros de distancia de otras personas que a solo a un metro. Los investigadores analizaron 172 estudios observacionales en 16 países y luego aplicaron análisis estadísticos para obtener estimaciones del riesgo de contagio. Los modelos que usaron en nueve estudios clave encontraron que el riesgo de transmisión cuando las personas estaban al menos a un metro de distancia era de media alrededor del 3 %, pero aumentaba a aproximadamente al 13 % cuando las personas se mantenían dentro de un metro de distancia. El riesgo de contagio se reduce aproximadamente a la mitad por cada metro adicional de distancia hasta tres metros, según el modelo.

Mascarillas también: los investigadores también asimismo que tanto la protección facial como la ocular reducen significativamente el riesgo de propagación del virus: un análisis de los estudios encontró que las mascarillas reducen el riesgo de infección del 17 % al 3 %, mientras que la protección ocular lo reduce de 16 % a 6 %. Otros factores, como el tiempo que las personas estuvieron expuestas, no se tuvieron en cuenta, ya que no formaban parte de los conjuntos de datos originales.

Por qué es importante: los gobiernos de todo el mundo están debatiendo cómo garantizar la seguridad de las personas mientras se levantan las restricciones de confinamiento. Esta investigación revisada por pares deja claro que mantener a las personas físicamente separadas entre sí lo máximo posible debe ser el centro de cualquier estrategia sensata. Los hallazgos también deberían orientar a los lugares de trabajo, restaurantes, bares y cines que actualmente están tratando de decidir cómo las personas podrían volver a entrar por sus puertas protegiéndose de la propagación de COVID-19 entre ellas.

Cada país dice una cosa: los consejos sobre la distancia varían de un país a otro. En Reino Unido actualmente son dos metros, aunque existe cierta presión para reducir esa distancia. En EE. UU., Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) aconseja 1,8 metros, Australia y Alemania hablan de 1,5 metros, y Francia tiene un metro como su consejo oficial. La Organización Mundial de la Salud recomienda que las personas se mantengan a un metro de distancia.

Biotecnología

Nuevas tecnologías y conocimientos biológicos empiezan a ofrecer opciones sin precedentes para mejorar nuestra salud.

  1. Capturar billones de toneladas de CO2 poniendo arena verde en la playa

    La meteorización de minerales consiste en pulverizarlos y esparcirlos para que sean disueltos por el carbono del agua de lluvia para formar productos carbonatados que acaban en el océano, donde se fija de forma permanente en conchas de moluscos. Suena bien, pero todavía hay muchas incógnitas

  2. Inyectar ADN para que el cuerpo fabrique anticuerpos contra la COVID-19

    Este enfoque de terapia génica consiste en encontrar las instrucciones genéticas responsables de producir anticuerpos en la sangre de supervivientes, aislarlas, e inyectarlas en el músculo de pacientes para convertir sus células en biofábricas de inmunoglobulinas contra el coronavirus

  3. Las cuatro grandes incógnitas sobre la inmunidad contra el coronavirus

    Hemos depositado todas nuestras esperanzas en la llegada de una vacuna, pero, para que sea efectiva y saber a quién hay que vacunar, necesitamos responder algunas preguntas clave como cuánto dura la inmunidad, qué grado de protección debería ofrecer y qué factores influyen en la inmunidad