.

Departamento de Defensa de EE. UU.

Biotecnología

Un bloqueante de la reacción inmune parece frenar la letalidad del coronavirus

1

Las posibilidades de morir de casi 80 pacientes de UCI con respiración artificial  que recibieron tocilizumab, un fármaco que bloquea la molécula IL-6, se redujo un 45 %. Aunque el pequeño estudio podría estar sesgado al incluir doble ciego, Roche lo va a investigar en profundidad combinado con remdesivir

  • por Antonio Regalado | traducido por Ana Milutinovic
  • 08 Junio, 2020

El problema: la enfermedad viral (covid-19) que provoca la pandemia de coronavirus está afectando a millones de personas. Y las posibilidades de quienes acaban conectados a una máquina de respiración artificial en las Unidades de Cuidados Intensivos (UCI) son poco esperanzadoras. Más de la mitad de estos casos fallece.

El medicamento: los médicos de la Universidad de Michigan (EE. UU.) se propusieron controlar la desenfrenada reacción inmunológica que empuja a algunos pacientes de COVID-19 a esa espiral de la muerte. Para llevarlo a cabo, tomaron a 78 pacientes conectados a respiradores y les administraron tocilizumab, un fármaco que bloquea la molécula IL-6 en el cuerpo, responsable de dicha reacción ante una infección. (Roche vende este medicamento con el nombre comercial Acterma).

El resultado: en un artículo publicado en preprint los médicos afirman que los pacientes que recibieron este medicamento tuvieron un 45 % menos de probabilidades de morir que los que no lo tomaron. Pero existe un importante punto en contra: los médicos sabían qué pacientes recibieron el fármaco y cuáles no. Sus elecciones para el grupo al que se le administró el medicamento podían haber estado sesgadas, por ejemplo, pudieron haber escogido a las personas con más probabilidades de mejorar de todas formas, por lo que se necesitan más estudios.

El nuevo cóctel: a finales de mayo, Roche dijo que empezaría un ensayo para combinar su bloqueador de IL-6 con el medicamento antiviral remdesivir, que ha demostrado modestos beneficios y obtuvo la Autorización de Uso en Emergencia en EE. UU. para el tratamiento de la COVID-19. Su función es bloquear la replicación del virus.

Al combinar ambos medicamentos, los médicos podrían conseguir un cóctel capaz de reducir la tasa de letalidad del virus, un paso que ayudaría a la sociedad a volver a la normalidad.

Biotecnología

Nuevas tecnologías y conocimientos biológicos empiezan a ofrecer opciones sin precedentes para mejorar nuestra salud.

  1. Capturar billones de toneladas de CO2 poniendo arena verde en la playa

    La meteorización de minerales consiste en pulverizarlos y esparcirlos para que sean disueltos por el carbono del agua de lluvia para formar productos carbonatados que acaban en el océano, donde se fija de forma permanente en conchas de moluscos. Suena bien, pero todavía hay muchas incógnitas

  2. Inyectar ADN para que el cuerpo fabrique anticuerpos contra la COVID-19

    Este enfoque de terapia génica consiste en encontrar las instrucciones genéticas responsables de producir anticuerpos en la sangre de supervivientes, aislarlas, e inyectarlas en el músculo de pacientes para convertir sus células en biofábricas de inmunoglobulinas contra el coronavirus

  3. Las cuatro grandes incógnitas sobre la inmunidad contra el coronavirus

    Hemos depositado todas nuestras esperanzas en la llegada de una vacuna, pero, para que sea efectiva y saber a quién hay que vacunar, necesitamos responder algunas preguntas clave como cuánto dura la inmunidad, qué grado de protección debería ofrecer y qué factores influyen en la inmunidad