.

Espacio

El sorprendente suelo de Marte obliga a cancelar la misión 'del topo'

1

Después de dos años de escasos progresos, la NASA dejará de intentar enterrar su sonda de calor en el planeta rojo. Las inesperadas propiedades del terreno marciano han impedido que la InSight cumpla su objetivo de perforar hasta cinco metros de profundidad

  • por Neel V. Patel | traducido por Ana Milutinovic
  • 26 Enero, 2021

Desde hace dos años, la sonda InSight de la NASA ha estado en la superficie de Marte para excavar hasta una profundidad de cinco metros e instalar la sonda de calor del módulo de aterrizaje. El instrumento debía registrar la temperatura del planeta y ofrecer a los científicos más información sobre la actividad térmica interna y la geología de Marte. 

Pero InSight ni siquiera se ha acercado a lograr ese objetivo. El 14 de enero, la NASA anunció que pondría fin a los intentos de colocar la sonda de calor, conocida como "el topo", bajo la superficie. Fue diseñada para excavar bajo tierra mediante martilleo, pero después del primer mes de misión, solo logró perforar hasta los 35 centímetros de profundidad antes de atascarse. Desde entonces, la NASA ha estado trabajando para encontrar algún tipo de solución, incluso usó el brazo robótico de InSight para presionar al topo con peso adicional para ayudarlo a quitarse algo de tierra y poder seguir excavando.

Pero nunca funcionó. El suelo marciano ha demostrado ser inesperadamente propenso a acumularse, disminuyendo la fricción que el topo necesita para abrirse camino para llegar a más profundidad. Los equipos terrestres hicieron un último esfuerzo recientemente usando el brazo de InSight para colocar un poco de tierra sobre la sonda para presionarla y proporcionar más fricción. Después de intentar con 500 golpes de martillo el 9 de enero, el equipo se dio cuenta de que no había ningún progreso. 

Es una noticia desalentadora, ya que hace poco la NASA decidió prolongar la misión de InSight hasta diciembre de 2022. Durante ese tiempo, la sonda de calor no servirá de mucho. El investigador principal de InSight, Bruce Banerdt, asegura que la temperatura del planeta aún se podría medir en superficie y a unos pocos centímetros de la superficie con algunos de los instrumentos de InSight que aún funcionan. "Esto permitirá determinar la conductividad térmica de la superficie cercana, que puede variar según la estación debido a los cambios de presión atmosférica", explica.

Foto: Una ilustración de cómo se suponía que el topo de InSight se iba a desplegar en Marte. Créditos: DLR

Y aunque el topo no pudo lograr su cometido, esto no se debería ver como un fracaso. Banerdt añade: "Hemos encontrado nuevas propiedades del suelo que nunca antes se habían descubierto en Marte, con una capa superficial gruesa y costrosa que disminuye su volumen sustancialmente cuando se aplasta. Todavía no entendemos todo lo que hemos visto, pero los geólogos estudiarán detenidamente estos datos durante los próximos años, para buscar pistas sobre la historia del medio ambiente marciano en esta ubicación".

InSight continuará con algunas de sus otras investigaciones, especialmente con la medición de la actividad sísmica en Marte. Resulta que el planeta rojo sufre terremotos todo el tiempo.

Espacio

  1. La NASA se suma a la moda del software de código abierto

    Casi todos los programas informáticos de su misión VIPER, que se lanzará en 2023 para recorrer la Luna en busca hielo de agua, estarán disponiblen para que cualquiera pueda usarlos, modificarlos y distribuirlos. Se trata de una tendencia en auge que podría abaratar y acelerar la industria espacial

  2. Rocket Lab amenaza el duopolio espacial de SpaceX y Blue Origin

    Con el anuncio de un nuevo artefacto llamado Neutron, Rocket Lab desafía a la empresa de Jeff Bezos como la principal competencia de Elon Musk. Los vuelos tripulados y la seguridad de los vehículos son algunos de los retos de esta nueva aventura orbital

  3. El cometa Borisnov da una cura de humildad a nuestro sistema solar

    Dos estudios sugieren que podría tratarse de uno de los cometas más intactos y antiguos jamás estudiados y que podría provenir de un sistema estelar parecido al nuestro, lo que indicaría que las condiciones que dan lugar a un planeta habitable como la Tierra son más comunes de lo que creíamos

    Ilustración artística de la superficie del cometa 2I/Borisov