.

Ms Tech | Unsplash, Pixabay

Tecnología y Sociedad

Las personas de origen asiático buscan su sitio en el debate antirracista

1

Las conversaciones contra el racismo suelen centrarse en personas negras o blancas. Por eso, cada vez más jóvenes estadounidenses de origen asiático recurren a nuevas tecnologías como Slack y Carrd para generar foros y animar a sus padres a ampliar su punto de vista

  • por Tanya Basu | traducido por Ana Milutinovic
  • 25 Junio, 2020

Jess Fong se sentía inquieta. Las protestas del movimiento Black Lives Matter ("Las Vidas Negras Importan") a raíz del asesinato de George Floyd se estaban extendiendo, y ella quería ayudar. Así que, en los días posteriores a la muerte de Floyd, empezó a buscar ideas para combatir el racismo entre la gran cantidad de listas de recursos que aparecían online. Le parecían unos consejos limitados, especialmente para la comunidad estadounidense-asiática.

Fong, quien se identifica como estadounidense de origen chino, afirma: "No somos ni negros ni blancos. Muchos de los recursos disponibles para las personas no negras se dirigen a personas blancas. Las recomendaciones de libros y las listas de donaciones están dirigidas a los blancos. Personalmente, me ha sido difícil conectar con ellos".

Lo que Fong encontró útil fue Letters for Black Lives (LFBL), un canal privado de Slack de un sitio web basado en Medium que ha tenido casi 2.000 nuevos usuarios en las últimas semanas. LFBL se creó en 2016 por la etnógrafa de Nueva York (EE. UU.) Christina Xu, después de que Alton Sterling y Philando Castile fueran víctimas de sendos tiroteos en EE. UU.. La prometida de Castile había identificado al tirador como "chino", a pesar de que luego se descubrió que no fue así.

Xu le dijo a NPR que pensó que eso podría causar que los estadounidenses de origen asiático se unieran a la policía contra la comunidad negra, pero también creía que esa situación se podría tratar con delicadeza mediante unas cartas traducidas para ayudar a los estadounidenses asiáticos a hablar con sus familias sobre las posturas en contra de los negros y el antirracismo, algo que suele ser complicado para los hijos de inmigrantes.

Uno de los administradores del grupo de Slack Huy Hong se unió porque necesitaba hablar sobre la raza con su familia de forma sensible pero efectiva. El joven detalla: "Mis padres son refugiados vietnamitas y me siento afortunado de ser estadounidense, pero debo reconocer que han sufrido desgracias y existen razones por las que tienen ciertos prejuicios y distintos puntos de vista. No quiero faltarles al respeto por eso, pero al mismo tiempo, debemos reconocerlo y corregirlo [ese comportamiento]".

Los estadounidenses de origen asiático han sido "triangulados" durante mucho tiempo en las conversaciones de raza en Estados Unidos, según la politóloga de la Universidad de California en Irvine (EE. UU.) Claire Kim, es decir, están separados del debate que se percibe entre negros y blancos. 

Cómo convertirse en aliado

La idea del grupo es muy simple: traducen una plantilla de una carta sencilla dirigida a los miembros de la familia a varios idiomas y dialectos, con el objetivo de compartir el antirracismo y cómo los estadounidenses de origen asiático podrían actuar como aliados de la comunidad negra. Desde que empezaron, se han traducido 31 cartas. El grupo también cuenta con cartas leídas en voz alta en distintas lenguas como una pieza de audio que se publicará en YouTube, ampliando aún más el alcance del proyecto para las personas mayores, ciegas y con discapacidad visual.

Todo lo han organizado a través de Slack, la aplicación de productividad para oficinas que se empezó a usar en 2020 como una herramienta de organización. Se ha utilizado en casas para repartir las tareas domésticas, y por los grupos locales que realizaban compras de alimentos para los vecinos discapacitados y ancianos durante la pandemia del coronavirus. 

Hong explica que, aunque el diseño de Slack ha ayudado a fomentar la conversación y la organización, gran parte de la coordinación para traducir las cartas se mantiene bajo un estricto control. Por un lado, el grupo es privado. Ni siquiera es fácil descubrir cómo pedir el acceso. El joven detalla: "Tenemos un Código de Conducta realmente largo, y en el que la invitación para Slack está prácticamente enterrada. Es algo intencionado. No queremos esconderlo, pero sí frenar el comportamiento de usuarios que podrían enfrentarse a nuestro grupo, y también ayuda a evitar los troles".

Recursos vitales

Slack no es la única herramienta que se utiliza de esta manera. Los sitios de Carrd, donde los usuarios crean páginas web interactivas simples y personalizables, han aparecido en herramientas colaborativas para hablar sobre la razaEste del movimiento Black Lives Matter, por ejemplo, utiliza tarjetas didácticas en las que se puede hacer clic para traducir a diferentes idiomas la información sobre los recursos de trabajo relacionados con el antirracismo.

La hija de unos activistas de Sri Lanka afectados por la guerra civil del país y residente en Australia Prinita Thevarajah cuenta en su Carrd con varias traducciones a distintas lenguas del sur de Asia del vocabulario necesario para las conversaciones contra el racismo. Su nuevo trabajo es el resultado de años dedicados a una profunda contemplación del racismo. Junto con su madre llevaron a cabo la traducción a la lengua tamil, y luego reclutó a amigos y a otros activistas que se comunicaron con ella por Instagram para ayudarle con las demás traducciones.

En LFBL, Fong, quien admite que su fluidez en chino es "mediocre", describe el proceso igualmente elaborado de creación de la carta simplificada en chino. Contribuyeron alrededor de 100 miembros del grupo de Slack, añadiendo frases específicas de la experiencia de los chinos-estadounidenses sobre las microagresiones que mostraban privilegios para las personas de piel más clara (mientras que las versiones del sur de Asia también se referían a la casta y al color de la piel, creando conexiones entre esos comportamientos y el racismo estadounidense).

Los traductores millennials han pedido ayuda a sus propios padres, lo que también ha sido una forma de conectar con ellos y hablar contra el racismo. Fong subraya: "Mi madre me ayudó mucho. Yo le decía: 'Voy a leerte esta frase y tú me dices si te suena bien', y ella me ayudaba a corregirla si resultaba gramaticalmente complicada".

Lo mismo sentía Adrienne Mahsa, una estadounidense de origen iraní. Ella tradujo la carta al persa con su madre "sentada al lado en el sofá" y descubrió que esa experiencia les ayudó a consolidar las posturas que ella y sus hermanos tenían durante décadas sobre los comentarios en contra de los negros, hasta tal punto que cuando un tío suyo expresó su opinión de que la gente simplemente tenía que ser cortés con la policía para poder recibir un buen trato, sus padres le respondieron sin reservas.

Mahsa ahora está pensando en cómo organizar la misma información para TikTok. Ella, junto con muchos otros con los que hablé, reconoce que la carta es solo un primer paso para hablar abiertamente y reconocer el comportamiento en contra de los negros y otras conductas racistas.

Fong asegura que recientemente también ha visto algo parecido en WeChat, la red social china similar a Facebook. Su muro de noticias de WeChat, unido a su domicilio en Nueva Jersey (EE. UU.), suele ser simple, afirma: "En su mayoría son alertas sobre las rebajas en Macy's". Pero poco después del asesinato de George Floyd, notó que aparecían teorías de conspiración que sugerían que Floyd era un respaldo que los activistas de izquierda usaban para socavar a la policía y al Gobierno. Ella destaca que su experiencia con Letters for Black Lives la obligó a actuar, entrando a los enlaces de WeChat para hablar sobre el racismo. Otros han reaccionado igual.

Las noticias en Instagram y WeChat también han sido una forma poderosa de hablar con los inmigrantes sobre el racismo. La voluntaria del grupo comunitario South Asians for Black Lives, con sede en San Francisco (EE. UU.), Garima Raheja afirma: "Instagram nos ayuda a difundir cosas a los miembros de la comunidad, y ellos pueden respondernos. Nuestro grupo aprende bastante de los comentarios que recibe y entendemos mejor las historias complicadas de los distintos acontecimientos cuando las personas ofrecen más ideas".

Raheja destaca que una de esas ideas ha sido la necesidad de gráficos que se puedan compartir en los mensajes de grupos por WhatsApp y Facebook. Y añade: "Queremos asegurarnos de que los gráficos sean de menor formato y fáciles de entender, lo que significa no utilizar jerga académica ni palabras complicadas que podrían alejar a las personas". Para ella, una gran ventaja ha sido la capacidad de llegar a un público más amplio en todas las zonas horarias. Las llamadas por Zoom también han ido cobrando más importancia.

Pero queda mucho trabajo por hacer para un gran número de estadounidenses de origen asiático.  La participante en LFBL que trabaja con el grupo Asian Accountability for Black Lives Emily Lai suele usar memes para hablar y educar sobre la raza. Admite que se trata de un trabajo en progreso; "Mi familia todavía utiliza emoticonos de blancos y rubios. Estoy muy lejos de ellos y sé que la tecnología no es un fin en sí misma. Debemos aprender qué conversaciones se pueden mantener online y cuáles se tienen que hacer en persona".

Raheja está de acuerdo y concluye: "Nuestro objetivo es tener estas conversaciones en persona".

Tecnología y Sociedad

Los avances tecnológicos están cambiando la economía y proporcionando nuevas oportunidades en muchas industrias.

  1. Europa sanciona a hackers rusos, chinos y norcoreanos por primera vez

    Se trata de una medida histórica dirigida a empresas y delincuentes informáticos individuales de los tres países por su participación en algunos de los ciberataques más importantes de la historia, como NotPetya y WannaCry. Los gobiernos de los tres países niegan su participación en los hechos

  2. QAnon, la imparable teoría de la conspiración de la ultraderecha

    Varios expertos coinciden en que las recientes medidas de Twitter y Facebook para frenar este movimiento conspirativo no lograrán limitar su alcance y consideran que su impacto debería ser tratado como el de una secta. Sus campañas coordinadas no hacen más que ganar adeptos

  3. "Las aseguradoras debemos pasar al modelo de prever y predecir"

    Para el Chief Digital Officer de Chubb, Sean Ringsted, en esta etapa de cambios sociales, la industria aseguradora debe aprovechar el poder de los datos para acelerar el ritmo de su transformación digital y lograr una personalización real de las necesidades emergentes de los consumidores