.

Associated Press

Biotecnología

Las tres claves del éxito de la vacuna de Oxford contra el coronavirus

1

El candidato ha demostrado ser seguro, capaz de generar una fuerte respuesta inmune y generar efectos secundarios leves en un ensayo con 1.077 adultos sanos. Aunque aún es pronto para saber si ofrece protección suficiente contra la COVID-19, Reino Unido ya ha encargado 100 millones de dosis

  • por Charlotte Jee | traducido por Editores de MIT Technology Review en español
  • 22 Julio, 2020

La noticia: un candidato a vacuna contra el coronavirus (COVID-19) desarrollado por la Universidad de Oxford (Reino Unido) y la farmacéutica AstraZeneca ha demostrado ser seguro y capaz de generar una fuerte respuesta inmune en los primeros ensayos clínicos. Los sistemas inmunológicos de los participantes produjeron tanto anticuerpos como células T, y los efectos secundarios observados fueron relativamente leves. Los resultados se fueron publicados el lunes en un artículo en The Lancet.

El estudio: el ensayo contó con la participación de 1.077 adultos sanos de los cuales una parte recibió la vacuna experimental, llamada ChAdOx1 nCoV-19, y la otra una vacuna contra la meningitis. Las respuestas de anticuerpos alcanzaron su punto máximo el día 28 y permanecieron altas hasta el día 56 del ensayo, que fue el último día de la prueba. Un subgrupo de 10 participantes que recibió una segunda dosis produjo una respuesta de anticuerpos aún más fuertes. El séptimo día del experimento, la vacuna ya había generado "aumentos marcados" en las respuestas de las células T, y todavía estaban presentes cuando los investigadores volvieron a analizar a los participantes el último día. Las células T son un tipo de glóbulo blanco que reconoce y ataca a los virus invasores. Provocar una fuerte respuesta de las células T podría ser una capacidad clave, dado que existe una creciente evidencia de que podría ser crucial para producir cualquier forma de inmunidad duradera frente al SARS-CoV-2.

La vacuna causó efectos secundarios menores en el 70 % de los receptores, generalmente fatiga y dolor de cabeza, pero fueron tratables con paracetamol (acetominofeno), según los autores.

También en China: Los resultados iniciales de una segunda vacuna candidata, desarrollada por CanSino Biologics en Wuhan (China) también fueron publicados el lunes en The Lancet. El ensayo con 508 adultos sanos encontró que más del 96 % de los participantes desarrollaron anticuerpos, mientras que más del 90 % generó respuestas de células T.

Y ahora, ¿qué?: aunque los resultados son prometedores, aún es demasiado pronto para saber si alguna de las dos vacunas ofrece protección suficiente contra la infección o cuánto tiempo puede durar dicha protección. Reino Unido ya ha puesto en marcha otros ensayos con la vacuna que involucran a más de 10.000 personas, mientras que otras 30.000 personas están siendo reclutadas en los Estados Unidos, 5.000 en Brasil y 2.000 en Sudáfrica. Reino Unido ya ha encargado 100 millones de dosis de la vacuna.

Biotecnología

Nuevas tecnologías y conocimientos biológicos empiezan a ofrecer opciones sin precedentes para mejorar nuestra salud.

  1. La cruzada para vincular las mutaciones cerebrales con la salud mental

    Durante años, se pensó que el cerebro dejaba de generar neuronas tras el nacimiento. Pero no solo las crea, sino que va acumulando mutaciones genéticas que parecen relacionadas con el alzhéimer, el párkinson y el autismo. Este mosaicismo somático cerebral podría ser clave para encontrar nuevos tratamientos para estas dolencias

  2. Las ocho grandes áreas de investigación para descifrar el cerebro

    Los genes, las conexiones neuronales, el desarrollo y los factores externos modulan el comportamiento de este misterioso órgano e influyen en posibles tratamientos y terapias. Del mismo modo, encontrar el impacto de factores externos y replicar su estructura y funcionamiento en un ordenador nos darían más pistas sobre él

  3. Así es como su cerebro crea su mente

    Su mente es una construcción continua de su cerebro, su cuerpo y el mundo que le rodea. Un cerebro nacido en una cubeta no tendría sistemas corporales que regular, ni sensaciones físicas a las dar sentido. No podría construir valor ni afecto. Por lo tanto, un cerebro incorpóreo no tendría mente.