.

NordWood Themes vía Unsplash

Tecnología y Sociedad

QAnon, la imparable teoría de la conspiración de la ultraderecha

1

Varios expertos coinciden en que las recientes medidas de Twitter y Facebook para frenar este movimiento conspirativo no lograrán limitar su alcance y consideran que su impacto debería ser tratado como el de una secta. Sus campañas coordinadas no hacen más que ganar adeptos

  • por Abby Ohlheiser | traducido por Ana Milutinovic
  • 03 Agosto, 2020

Twitter se ha convertido en un altavoz perfecto para la extrema derecha: es fácil convertirse en trending topic, los periodistas pasan muchísimo tiempo en la plataforma y, si hay suerte, el presidente de Estados Unidos podría retuitear.

La teoría de la conspiración pro-Trump en constante evolución, conocida como QAnon, funciona bien en Twitter igual que otras ideologías exitosas creadas en internet. Solo hay que utilizar la plataforma para manipular la información, atención y distribución, todo al mismo tiempo. Por eso, a mediados de julio, Twitter dio un paso para limitar el éxito de QAnon, con la supresión de alrededor de 7.000 cuentas que promueven la conspiración. También calificó a QAnon como "actividad dañina coordinada" e impidió que aparezcan términos relacionados en tendencias y en los resultados de búsqueda.

Twitter anunció: "Suspenderemos de forma permanente las cuentas que tuiteen sobre estos temas que sabemos que participan en la violación de nuestra política de cuentas múltiples, coordinando el abuso en torno a las víctimas individuales, o tratando de esquivar una suspensión anterior". La compañía añadió que habían detectado un aumento en esas actividades en las últimas semanas. 

The New York Times informó que este mes Facebook planea "tomar medidas similares para limitar el alcance del contenido de QAnon en su plataforma", citando a dos empleados de la compañía que hablaron de forma anónima. Y hace poco más de una semana, TikTok bloqueó varios hashtags relacionados con QAnon de sus resultados de búsqueda.

Este reciente impulso para limitar el alcance de QAnon sigue a dos campañas de alto nivel impulsadas por teorías de la conspiración. La primera fue sobre la famosa modelo estadounidense Chrissy Teigen, con más de 13 millones de seguidores en Twitter, que acabó siendo el objetivo de una intensa campaña de acoso. Luego, las cuentas de QAnon se usaron para difundir una falsa teoría de conspiración de tráfico de personas relacionada con el mercado de muebles Wayfair. Las afirmaciones se extendieron desde la barra de tendencias de Twitter a las cuentas de Instagram y TikTok promocionando la teoría entre sus seguidores.

"Esa actividad ha elevado el nivel de un problema que existe desde hace tiempo, el de la coordinación de brigadas. Ese tipo de acoso masivo tiene un gran impacto en la vida de las personas", afirmó la directora de Investigación en el Observatorio de Internet de la Universidad de Stanford (EE. UU.) y experta en desinformación online, Renee DiResta. 

Pero su dominio de Twitter solo representa una pequeña parte de la influencia de QAnone, es y solo un ejemplo de cómo las plataformas amplifican opiniones marginales y actividades dañinas. Según los expertos, frenar realmente a QAnon requeriría mucho más trabajo y coordinación. Si es que aún es posible.

La gran conspiración

QAnon nació a finales de 2017 después de que el presidente de EE. UU., Donald Trump, hiciera una broma en una rueda de prensa sobre la "calma antes de la tormenta" generada por una serie de publicaciones misteriosas en 4chan atribuidas a "Q", prediciendo el próximo arresto de Hillary Clinton. Aunque eso no sucedió, "Q" siguió publicando, afirmando saber todo sobre un plan secreto dirigido por Trump para arrestar a sus enemigos. 

"QAnon tiene su origen en una conversación en varias plataformas que comenzó en las redes sociales, en un entorno de seudónimos, donde no hay consecuencias para el discurso", explica el investigador principal del Proyecto de Tecnología y Cambio Social del Centro Shorenstein de la Universidad de Harvard (EE. UU.) Brian Friedberg. Las publicaciones se han movido de un sitio a otro después de las prohibiciones, y ahora aparecen en un foro de mensajería llamado 8kun.

Las publicaciones han atraído a seguidores que pasan su tiempo interpretando estos mensajes, sacando conclusiones y liderando campañas para ayudar a que los mensajes sean más visibles. Algunos seguidores de QAnon han dirigido campañas coordinadas de acoso contra periodistas, comunidades rivales online, celebridades y políticos liberales. Otros se han presentado en los mítines de Trump llevando puestos algunos productos con "Q". El presidente ha retuiteado mensajes de las cuentas de Twitter relacionadas con Q o con las teorías de conspiración, docenas de veces, aunque no se sabe si está consciente de lo que representa Q, más allá de un movimiento que apoya su presidencia en internet. Y ha habido varios incidentes de violencia en la vida real vinculados a los partidarios de QAnon. 

La comprensión tradicional de QAnon era que sus ideas eran difundidas por un número relativamente pequeño de partidarios a los que se les daba muy bien ejercer la manipulación en redes sociales para obtener la máxima visibilidad. Pero la pandemia de coronavirus lo hizo más complicado, ya que QAnon comenzó a mezclarse con bulos sobre la salud y rápidamente aumentó su presencia en Facebook. 

Ahora, QAnon se ha convertido en una gran teoría de conspiración, asegura DiResta: ya no se trata solo de algunas publicaciones en algún foro de mensajes, es un movimiento generalizado que promueve muchas ideas diferentes y vinculadas. Los investigadores saben que el hecho de creer en una teoría de la conspiración puede conducir a la aceptación de otras, y los poderosos algoritmos de recomendación de las redes sociales han acelerado básicamente ese proceso. Por ejemplo, según DiResta, la investigación ha demostrado que los miembros de los grupos antivacunas de Facebook estaban viendo las recomendaciones para los grupos que promovían la teoría de la conspiración de Pizzagate en 2016. 

"El algoritmo de recomendación parece haber reconocido una correlación entre los usuarios que compartieron la convicción de que el Gobierno estaba ocultando una verdad secreta. Los detalles de la verdad secreta variaban", sostiene. 

Los investigadores saben desde hace años que las diferentes plataformas juegan distintos papeles en las campañas coordinadas. Las personas se coordinan en una aplicación de chat, en un foro de mensajería o en un grupo privado de Facebook, dirigen sus mensajes (incluidos los del acoso y del abuso) en Twitter y publican vídeos sobre el asunto en YouTube.

En este ecosistema de información, Twitter funciona como una campaña de marketing para QAnon: el contenido se crea para ser visto por las personas ajenas para poder interactuar con ellas. Por otro lado, Facebook es un centro neurálgico de coordinación, especialmente para los grupos privados. 

Foto: "Q" ha hecho muchas predicciones incorrectas y sigue promoviendo la creencia de que existe un complot de "estado profundo" en contra de Donald Trump.

Reddit solía ser el lugar principal de actividad de QAnon, hasta que el sitio comenzó a reprimirlo en 2018 por incitar a la violencia y por violar repetidamente sus términos de servicio. Pero en vez de perder su poder, QAnon simplemente se trasladó a otras plataformas de redes sociales convencionales donde su prohibición era menos probable. 

Todo esto significa que cuando una plataforma actúa para bloquear o reducir el impacto de QAnon, solo aborda una parte del problema

Para Friedberg, parece como si las plataformas de redes sociales estuvieran "esperando un acto de violencia masiva" para coordinar un esfuerzo de suspensión más agresivo. Pero el posible daño de QAnon ya es obvio si se deja de considerar como una curiosidad pro-Trump y empieza a verse como lo que realmente es: "un mecanismo de distribución de bulos de diversos tipos", resalta, y sus seguidores están dispuestos a promoverlo abiertamente e identificarse con él, independientemente de las consecuencias.  

"Tres años sin restricciones"

El terapeuta de salud mental y experto en sectas que escapó de la Iglesia de Unificación de Sun Myung Moon, conocida como "Moonies", Steven Hassan, cree que referirse a los grupos como QAnon como si solo fueran un problema de desinformación o de algoritmos no es suficiente. Y añade: "Considero que QAnon representa un tipo de secta. Cuando alguien acaba reclutado para una secta de control mental y lo adoctrinan en un nuevo sistema de creencias... gran parte de su comportamiento está motivado por el miedo". 

"Han tenido tres años de acceso casi ilimitado para desarrollarse y expandirse."

"La gente se puede desconectar. Pero quienes tendrán más éxito serán los familiares y amigos de los seguidores", asegura Hassan. Las personas que ya están cerca de un seguidor de QAnon podrían recibir formación para tener "distintas interacciones con el tiempo" con la esperanza de sacar a esa persona de ahí. 

Y opina que si las plataformas quisieran abordar seriamente las ideologías como QAnon, harían mucho más de lo que hacen.

Primero, Facebook tendría que enseñar a los usuarios no solo cómo detectar las noticias falsas, sino también cómo entender cuándo están siendo manipulados por algunas campañas coordinadas. Los esfuerzos coordinados en redes sociales son un factor importante en el creciente alcance de QAnon en las plataformas principales, según el reciente informe de The Guardian. Este grupo ha adoptado explícitamente la "guerra de información" como una táctica para ganar influencia. En mayo, Facebook eliminó una pequeña cantidad de cuentas asociadas a QAnon por comportamiento no auténtico.

Y, en segundo lugar, Hassan recomienda que las plataformas no permitan que la gente descienda a los túneles algorítmicos o de las recomendaciones relacionadas con QAnon. En lugar de eso, deberían ofrecer contenido sobre personas como él, que han sobrevivido y han escapado de sectas, especialmente de aquellos que fueron arrastrados por QAnon y lograron salir de ahí. 

Friedberg, que ha analizado el movimiento en profundidad, cree que es "absolutamente" demasiado tarde para que las principales plataformas de redes sociales detengan a QAnon. Aunque sí ve algunas cosas que podrían hacer para, por ejemplo, limitar la capacidad de sus seguidores para evangelizar en Twitter.

"Han tenido tres años de acceso casi sin restricciones a ciertas plataformas para desarrollarse y expandirse", destaca Friedberg. Además, los partidarios de QAnon tienen una relación activa con la fuente de la teoría de la conspiración, que constantemente publica nuevos contenidos y menciona a los seguidores de Q en sus publicaciones. Reducir la influencia de QAnon requeriría romper la confianza entre "Q", una figura anónima sin características definitorias, y sus seguidores.

Dado que el largo historial de predicciones erróneas de Q no ha roto esa confianza, será difícil llevarlo a cabo, y la cobertura crítica de los medios de comunicación o la suspensión de las plataformas aún no han hecho mucho en ese frente. En todo caso, solo alimentan a los creyentes de QAnon para pensar que están a punto de descubrir algo

Las mejores ideas para limitar QAnon requerirían un cambio drástico y un examen de conciencia de las personas que dirigen las empresas en cuyas plataformas ha prosperado. Pero, ni siquiera sus recientes medidas son lo suficientemente drásticas como podrían parecer al principio: Twitter aclaró que no aplicaría automáticamente sus nuevas reglas contra los políticos que promueven el contenido de QAnon, incluidos varios promotores que se postulan como candidatos para los puestos más altos en el ejecutivo de Estados Unidos.

Y, según Friedberg, los partidarios de QAnon están "preparados para desafiar estas limitaciones, y ya lo están haciendo". Por ejemplo, Twitter prohibió que se compartieran ciertas URL relacionadas con la conspiración, pero la gente ya tiene otras alternativas para llevarlo a cabo. 

Al final, hacer algo al respecto requeriría "repensar todo el ecosistema de información", sentencia DiResta, y concluye: "Y lo pienso en un sentido mucho más amplio que solo reaccionando a un grupo de conspiración".

Tecnología y Sociedad

Los avances tecnológicos están cambiando la economía y proporcionando nuevas oportunidades en muchas industrias.

  1. Los incendios de California: cambio climático y un siglo de mala gestión

    Cinco de sus 10 mayores incendios de la era moderna han ocurrido a la vez. La histórica práctica del estado de apagar cualquier fuego lo antes posible ha generado enormes montones de material combustible alimentados por veranos cada vez más secos y patrones de lluvia cada vez más extremos

  2. Una persona fallece a causa de un ciberataque por primera vez en la historia

    Una paciente que necesitaba cuidados intensivos tuvo que ser trasladada cuando los sistemas del hospital en el que se encontraba dejaron de funcionar por un ataque ransomware. La policía alemana atribuye su muerte a los piratas informáticos

  3. Brasil podría aprobar la ley más restrictiva de internet en todo el mundo

    En su lucha contra el gran problema de las noticias falsas que indundan el país, su nuevo proyecto de ley podría restringir las libertades digitales de millones de brasileños. El texto deja en manos del Gobierno la decisión de qué contenidos son 'fake news' y permitiría espiar a los usuarios